Restaurante del Jardín Botánico de la Universidad de Caldas sigue cerrado por amenazas

Unidiario

POR ANA MARIA VILLEGAS VARGAS

Así quedaron los vidrios luego del primer hostiga- miento
Así quedaron los vidrios luego del primer hostigamiento

“Esto es primera vez que se presenta en la Universidad de Caldas, jamás en la historia de la institución se había presentado”, respondió la coordinadora del Centro de Violencia y Convivencia Social (Cedat), Carolina López Giraldo, luego de que una de las integrantes del proyecto Saberes y Sabores de las Abuelas: una apuesta de reparación, reconciliación y emprendimiento social, recibiera nuevas amenazas contra su vida.

Dichas amenazas iniciaron el viernes 19 de julio del presente año cuando les rompieron los vidrios del restaurante, al lunes siguiente un hombre encapuchado entró al sitio e intimidó a una de las cocineras. El último hostigamiento se presentó el pasado jueves, mientras realizaban el inventario se encontraron un panfleto en el baño del establecimiento.

Hernando Peláez Alarcón, secretario de Gobierno de Manizales, expresó que están en la investigación pertinente y ya hicieron el respectivo consejo de seguridad, pero este tema no se trata de una amenaza a líderes sociales. Según un informe publicado por la Defensoría del Pueblo entre marzo del 2018 y mayo del 2019, unas 480 lideresas sociales o defensoras de derechos humanos fueron agredidas. Del total de los casos, 447 fueron amenazas, 20 homicidios y 13 atentados.

La U. de Caldas, mediante un comunicado de prensa, aseguró que rechaza todo tipo de amenazas en contra de la integrante del proyecto, además manifestó solidaridad con las víctimas del conflicto armado. La institución aseguró que seguirá apoyando iniciativas que aporten a la reconstrucción del tejido social.

Carolina López expresó: “Es evidente que hay personas que no quieren que continúe el proyecto, entonces el asunto ahí es intentar cerrar por un tiempo y ver qué pasa alrededor de este espacio, y de lo que se ha venido presentando en las últimas semanas”. Luego del cierre, algunos de los usuarios han expresado su descontento, como es el caso de Daniela León Marín, estudiante del programa de Sociología, quien solía almorzar allí. “Es realmente desconsolador que el restaurante se haya cerrado porque es muy triste que ese logro alcanzado en el acuerdo de paz de reconocer el papel tan importante de la mujer rural, ahora se vea afectado por los intereses de quienes se han opuesto a la paz”, manifestó.

Alrededor del proyecto, que inició en el 2012, se trabajan temáticas relacionadas con conflicto, memoria, reconciliación y construcción de paz. Según el informe de caracterización de las víctimas del conflicto armado en Manizales, hay 7.085 víctimas y su principal necesidad es el empleo.

Restaurante. Foto Universidad de Caldas
 

Carolina López Giradlo. Foto Daniel Sarmiento/CNMH

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *