Mercado negro de dispositivos móviles

En portada

 Según el Sistema Global para las Comunicaciones Móviles (Gsma) en Colombia se mueven cerca de 830 mil millones de pesos al año por robo de teléfonos móviles. Es como si se robaran 189 celulares Iphone último modelo. Parece una dinámica de nunca acabar. En Manizales, por ejemplo, este es el producto que más se vende en el mercado negro. 

Los establecimientos que comercializan celulares sin los requisitos legales, terminan haciendo parte de toda una cadena delictiva. Para algunos, resulta más fácil y rentable dedicarse a esta modalidad, como lo comentó un comerciante en el Centro Galerías Plaza de Mercado de la ciudad. 

De su bolsillo a una vitrina

Luego de un golpe en la cara, con el mango de una navaja, dos ladrones le quitaron  Samsung Galaxy Grand Prime J2 a Sergio Daniel Rivera Villa, de 25 años, quien estaba cerca de la Gobernación de Caldas. Él se rehusó y el ladrón lo agredió con un arma cortopunzante. Rivera cayó en la puerta de una residencia; luego, salió corriendo del susto, sin su celular recién comprado.

Un día después, mientras caminaba por la carrera 23, el joven entró a un reconocido almacén de comercio de equipos móviles, ubicado en el Centro Histórico de la ciudad. Para su sorpresa, encontró su celular en uno de los mostradores. “Lo reconocí porque tenía la marca que le había hecho con un compás”, manifestó. A él le costó más de 300 mil pesos, y allí lo estaban vendiendo por 180 mil.

 Según la Ley 1453 de 2011, en el artículo 105, toda persona que “manipule, reprograme, remarque o modifique los terminales móviles de los servicios de comunicaciones en cualquiera de sus componentes (…), incurrirá en delito con pena de seis a ocho años de prisión”. También deberá pagar una multa de 6 hasta 7 salarios mínimos legales mensuales vigentes (entre 5 y 6 millones de pesos). 

 

El mercado y la ilegalidad 

Todo comienza con los ladrones, el eslabón más bajo de la cadena. Por lo general, son personas que atracan a solas, o en ocasiones, con un cómplice. Así mismo, son quienes más se exponen y menos ganan.

Entre el tránsito diario, donde los delincuentes se camuflan con las personas, está ‘Cachorro’, un hombre de 21 años, con tez morena y cejas pobladas. Él asegura que únicamente roba celulares. “Cuando robo, tengo que vender el celular lo más rápido posible;  donde más se vende es por la carrera 21, justo en el sector de la Galería”, dice ‘Cachorro’.

El segundo peldaño de esta suerte de organización, son los locales comerciales. Según la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), para la compra o venta de celulares usados, es necesario llenar un formato que incluye los datos personales tanto del comprador como del vendedor. En caso de algún problema con el dispositivo, se verifica su procedencia.

Una caja de flasheo cuesta entre 400 y 600 mil pesos. Para este procedimiento, basta con cambiar el número de la Identidad Internacional de Equipo Móvil, IMEI, por sus siglas en inglés.

Cuidado en el centro

Según un reporte de la Policía Metropolitana de Manizales, el año pasado se registraron 1.189 celulares robados y 165 capturas por dicho delito. En el 2019, la cifra va en 376 (robos) y 65  (capturas). Según el investigador criminológico de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín), Luis Fernando Zúñiga Marín, el sector del Centro es donde se presentan más robos de móviles.

La ganancia de los celulares depende de quién los lleva al establecimiento. “Normalmente, uno lo compra en 40 o 50 mil pesos y se venden en 400 o 500 mil pesos, ya depende el marrano. Cuando el man es muy gamín, muy vicioso, se puede comprar entre 10 y 20 mil pesos”, comentó un comerciante que prefirió reservar su identidad. Después de tener el equipo, hay dos opciones: utilizar las partes para repuestos o hacer un flasheo, que consiste en volver a instalar el software al equipo.

 Si el serial del equipo está reportado, se cambia un solo número y vuelve a funcionar, explicó Alejandro Peláez Marín, ingeniero de sistemas y técnico de un establecimiento de la ciudad, quien añadió que “estos métodos salen en internet y “cualquier persona puede ir averiguando cómo es que hace”.

Los dispositivos que no pueden ser desbloqueados en Colombia, son enviados a países vecinos, donde los operadores son distintos y se hace más fácil la activación. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *