Dos hechos de sangre en aquel julio de 1926

La Voz de Caldas: 1926-2019

Dos hechos de sangre fueron publicados en LA VOZ DE CALDAS del lunes 12 de julio de 1926. Estos fueron:

“La policía de María da muerte a Raúl Medina

Raúl Medina fue ayer de Manizales a la vecina población de María en ejercicio de su profesión de rata, y entró a una tienda y cuando el dueño tuvo el menor descuido se alzó con un corte de paño.

Pero si el dueño no lo vio hubo en cambio quién lo viera e inmediatamente lo delatara. Medina salió huyendo por la calle real, y al verlo a la carrera la policía le disparó, aunque bien pudo haberse capturado sin hacerle daño, y un proyectil lo hirió en la nunca causándole la muerte inmediata.

No se supo en Villamaría quién era este hombre, sólo que había ido de Manizales. El Alcalde dispuso enviarlo a esta ciudad de Manizales, en donde estuvo gran parte del día de ayer en la Plaza de los Fundadores en exhibición, con el objeto de que alguno de sus dolientes le reconociera. Ya por la tarde vino uno de ellos y lo recogió para darle sepultura.

Se suicida José Jurado

Puso fin a sus días en el paraje de La Enea, el señor José Jurado, quien en anteriores años había pretendido hacer lo mismo. Jurado estaba embriagado desde temprano y todo el día se lo pasó amenazando con que iba a quitarse la vida. Sus amigos trataron de impedirlo pero como Jurado era hombre valerosísimo no insistían mucho por temor a ser agredidos. El sábado en la noche entró a la tienda de Antonio Cuervo y se tomó allí el último trago de aguardiente. Llegó a su casa y allí hizo ademán de dispararse con un revólver de calibre 38 que portaba. Su hermana Ana Rosa le cogió la mano y en este estado disparó dos tiros que se incrustaron en el techo de la habitación. Pero Ana Rosa no pudo lograr que se desviará el tercer disparo, el cual hirió a Jurado en uno de los occipitales, en forma tan grave que cayó muerto.

Tenía 24 años de edad“.

Lunes, 12 de julio de 1926. La Voz de Caldas

9.7 por cada 100 habitantes

Suicide, vintage engraved illustration. Le Tour du Monde, Travel Journal, (1872).

El suicidio, como en el caso de José Jurado, siempre ha generado cuestionamientos en la sociedad manizaleña. En el 2019, la Red de Ciudades Cómo Vamos informó que Manizales tiene la tasa de suicidios más alta de Colombia, con 9.7 por cada 100 mil habitantes. El promedio nacional es de 4.9 por cada 100 mil habitantes, dijo Natalia Escobar Santander, directora de Manizales Cómo Vamos. El alcalde Octavio Cardona León sostuvo en el 2019 se “se han presentado 14 suicidios, dos más que el año anterior”.

Un hecho particular en esos días de 1926 era el robo de telas de los almacenes. La explicación puede ser que este material era costoso y se comercializaba bien. Otro asunto que llama la atención era la exhibición en espacio público y abierto del cadáver del señor Medina, quien había muerto en María, como le decían a Villamaría en aquellos tiempos.

El texto Progreso y delincuencia:mecanismos de control social en Manizales (Colombia), c. 1910-1940, de Miguel Antonio Suárez Araméndix, Edwin Andrés Monsalvo Mendoza y  Sebastián Martínez Botero, sostiene que el progreso trajo el crecimiento demográfico de la ciudad, y muchas preocupaciones. Eudoro Galarza Ossa, director de LA VOZ DE CALDAS, manifestó su intranquilidad por dicha migración, “cuestión que para él no solo generaba un problema social (¿Dónde pueden vivir? ¿Qué costumbres tienen? ¿Dónde pueden trabajar?), sino que ocasionaba un desbalance en la oferta y la demanda de la ciudad”.

Con los foráneos crecieron los actos delictivos. Dice la investigación que en 1913 Manizales tenía 33.251 habitantes y 129 prisioneros. “Una década después con una población de 51.838 habitantes la cifra alcanzó los 4.199 prisioneros. Es decir, que la cifra de delincuentes aumentó proporcionalmente más que la de la población”. Los delitos que más impactaban eran los de robo y hurto, “que tanto complicaban la tranquilidad de la ciudad y hacían temer a los vecinos por sus pertenencias, ya que la mayoría de hurtos involucraban a más de un delincuente y a veces actuaban en bandas de malhechores”.

Viernes, 12 de julio de 2019. UMCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *