Dos tragedias en el Ferrocarril de Caldas

La Voz de Caldas: 1926-2019

Dos hechos fatales ocurrieron en las obras que se adelataban en 1926 en la construcción del Ferrocarril de Caldas, en su tramo Chinchiná – Manizales. Así lo registró LA VOZ DE CALDAS el 8 de julio de 1926:

“Ayer en la línea del Ferrocarril ocurrieron en las horas del tarde, dos tragedias.

La primera tuvo lugar en un punto llamado El Avión, cerca a Rioclaro. Un muchacho, de nombre Salvador Castro, no tuvo la precaución de retirarse a una distancia prudencial mientras explosionaba un taco de dinamita, y una piedra le cayó en la cabeza con tal fuerza que lo dejó instantáneamente muerto. En las horas de esta mañana se le dio sepultura.

La pala excavadora tritura un hombre

La segunda tragedia tuvo lugar  en Campoalegre. La grúa se ocupaba en sacar un derrumbe que había al lado de acá, pero tenía éste tal cantidad de tierra que la pala no alcanzaba a trabajar con éxito. Visto esto por los directores de la empresa se dispuso que aquel derrumbe se sacara con dinamita y se ordenó entonces a la grúa que retrocediera, y efectivamente ésta emprendió viaja de reversa.

A pesar de que la grúa andaba con cuidadosa lentitud a los pocos metros se descarriló a causa de no haber centrado convenientemente la pala. Una vez que la grúa se descarriló se voltió sobre la carrilera en forma espantosa. Le maquinista se quedó en su puesto y gracias a esto no sufrió consecuencias fatales.
Pero el ayudante, un muchacho de apellido Rodríguez, y el fogonero, en vista de que la máquina se volteaba, salieron corriendo pero con tan mala suerte, que cuando cayó la grúa los cogió en el suelo. El ayudante Rodríguez quedó perfectamente triturado; la columna vertebral le fue totalmente destrozada. El otro, el fogonero, sufrió un fuerte golpe en la espalda, pero parece que se salvará.

Para sacar el cadáver de Rodríguez, hubo que hacer un camino especial. Fue hallado con los puños crispados y con un gesto horrible de angustia”.

Jueves, 8 de julio de 1926. La Voz de Caldas

Atrazos en la obra

Construcción del Ferrocarril de Caldas, en el Túnel de La Quiebra

La construcción final del Ferrocarril de Caldas se hizo con muchos problemas. La retención de las traviesas en el Puerto de Buenaventura (Valle del Cauca) retrasó su llegada hasta San Francisco (hoy Chinchiná). Cuando se finalizó ese tramo (en junio de 1926) se planeó que el trayecto final desde San Francisco hasta Manizales estaría listo antes del 20 de julio de 1927, pero los problemas de gerencia del Ferrocarril comenzaron a dudar de esta posibilidad; otras causas del atraso se debían a los múltiples derrumbes y los accidentes.

El 16 de julio de 1915 se inició su construcción en Puerto Caldas (hoy municipio de La Virginia, en Risaralda). Pero la I Guerra Mundial (1914-1918) frenó su construcción. El 2 de julio de 1917 reinició obras, bajo el mando del ingeniero Luis A. Isaza. En 1919 se inauguraron los primeros 10 km desde Cartago (Valle del Cauca); y en 1923 en hasta la estación Villegas se empalmó con el Ferrocarril del Pacífico. El 1 de junio de 1926 el Ferrocarril llegó a San Francisco. El otro tramo (de Nacederos a Armenia) finalizó en 1929.

En 1959 una turba arrancó los rieles del Ferrocarril en Pereira y dejó a Manizales desconectada del sistema. Aquí finalizó su historia.

Estaciones del Ferrocarril de Caldas

Lunes, 8 de julio de 2019. UMCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *