Primer accidente del Cuerpo de Bomberos de Manizales: 1926

La Voz de Caldas: 1926-2019

“Se cae una escalera con veintitrés miembros voluntarios del cuerpo de bomberos. Los heridos”, fue el títular de LA VOZ DE CALDAS, del lunes 28 de junio de 1926. Informó el diario que ayer (domingo 27 de junio de ese año) salieron hacía La Lorena (afueras de Manizales) los miembros voluntarios del Cuerpo de Bomberos para realizar una revista acrobática. Los acompañaban José Manuel Gutiérrez, alcalde de Manizales; Roberto Zuluaga, Inspector de Seguridad; los instructores panameños Cenón Ramírez y Fabio Crosthwaith; y Jesús Correa Uribe, capitán del Cuerpo de Voluntarios.

En La Lorena comenzaron a realizar la revista ante una numerosa concurrencia que aplaudió las hazañas que ejecutaron los voluntarios con las escaleras y las máquinas “pero lastimosamente como que en cuestiones de disciplina no andan todavía muy diestros”, opinó La VOZ. Esto aconteció:

El Sargento Ramírez ordenó construir con las escaleras una pirámide de 42 pies de altura (unos 13 metros). Las escaleras se armaron con toda seguridad. “Ya armadas los bomberos quisieron subir todos de una vez a la mayor altura, sin reflexionar sobre el peso máximo que podía resistir. El Sargento quería distribuir convenientemente el peso, pero en un abrir y cerrar de ojos ascendieron por la escalera unos 22 o 23 bomberos de una vez. Ya arriba empezaron a hacer piruetas y a fingir que estaban haciendo temblor de tierra, sacudiendo con las manos las escaleras. Esto y el peso contribuyeron a que la pirámide se venciera y se fuera al peso con todos los bomberos que estaban encaramados”.

La estructura se cayó lentamente y dio tiempo “a que algunos lograran ponerse a salvo y los otros no hubieran caído muertos”.

Los heridos fueron atendidos en la casa de Martiniano Gutiérrez y su esposa Pastora Mejía por los médicos Nicolás Restrepo Escobar, Ricardo Jaramillo Arango y Julio Zuloaga. Los más delicados fueron: Braulio Nicholls, había subió a la máxima altura; Augusto Ramírez, fractura en una pierna; Filiberto Gutiérrez, luxación en un brazo; Jorge Tobón y Alberto Gómez, aporreaduras en el cuerpo; y David Tobón, quien bajó sin sufrir daños, “pero dio la mala suerte de que le cayó encima todo el andamiaje, causándole graves aporreaduras en la cabeza; su estado de salud no es satisfactorio”.

Los heridos fueron conducidos a la ciudad, menos David Tobón por prescripción del doctor Zuloaga. Su madre Ana Joaquina Álvarez de Tobón “dispuso que un sacerdote le diera los auxilios espirituales correspondientes y efectivamente el padre Botero fue hasta La Lorena y lo confesó”. En la tarde fue remitido a la ciudad.

Lunes, 28 de junio de 1926. La Voz de Caldas

Hoy hay más seguridad

Ilustración de una tragedia ocurrida el 18 de agosto de 1887 en Lima (Perú). La Compañía de Bomberos Roma armó una pirámide de escaleras de casi 20 metros. La estructura se desbarató. Murieron 3 bomberos. Revista El Perú Ilustrado (# 18, de 1887).

Luego de los incendios de 1922, 1925 y 1926 llegó el 6 de mayo de 1926, desde Panamá, Juan A. Guizado para profesionalizar el cuerpo de bomberos. Arribó con un hijo, ingeniero electricista, y dos bomberos (Cenón Ramírez y Fabio Crosthwaith).

Guizado conformó un cuerpo de Bomberos dividido en un servicio acuartelado que recibía remuneración mensual y en tres compañías de voluntarios que prestaban sus servicios sin remuneración (los accidentados en La Lorena). Ver balance de la gestión de Guizado en 1926. http://umcentral.umanizales.edu.co/index.php/2019/06/01/comandante-guizado-rinde-informe-sobre-el-cuerpo-de-bomberos-de-manizales/

Hoy, el bombero Jhonattan Gaviria Marín dice que para su trabajo es de gran ayuda los bomberos voluntarios, “estos son netamente contratados para esas labores de apoyo en temas de incendio, en atención prehospitalaria, en revisión de infraestructura, pero siempre están regidos a lo que el bombero oficial diga”.

En relación el hecho ocurrido en 1926, Jorge Iván Quintero, comandante del Cuerpo de Bomberos de Manizales, sostiene que antes se hacían prácticas para mostrarles a los habitantes cómo se realizaban los procedimientos. Una de ellas era que “algunos hombres tenían la escalera abajo mientras que otros se subían y con la escalera realizaban muestras a la población”. Pero esos ejercicios públicos se abolieron “porque son actos inseguros por el riesgo inminente que generan”, y porque el Cuerpo adoptó los temas de salud y seguridad en el trabajo.

La institución tiene carros escaleras para los procedimientos en caso de emergencia, y cuenta con procedimientos operativos normalizados que les indica cómo realizar las labores dependiendo de la emergencia. Sostiene Quintero que los protocolos para trabajo en alturas impiden que se repita lo que pasó en 1926.

Viernes, 28 de junio de 2019. UMCentral. Fernanda Hilarión

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *