Lavanderas, un oficio de riesgo en 1926

La Voz de Caldas: 1926-2019

La Voz de Caldas en junio de 1926 denunció constantemente los problemas que enfrentaban las lavanderas. Ellas solicitaban la creación de lavaderos públicos de ropa en la ciudad y que se llevara un control de este oficio que, en siglo XXI, tiende a desaparecer. Esta es la nota:

“Sobre lavaderos

Por teléfono recibimos el viernes la queja de una dama de esta sociedad, la cual nos decía que a uno de los lavaderos de las cercanías había llegado uno de los días de esta semana una mujer con una ropa toda cubierta de sangre y que se hizo a lavarla al lado de arriba de donde estaban otras lavando.

Las lavanderas protestaron contra aquella mujer y al fin logró averiguarse que la ropa correspondía a un tísico.

El denuncio es demasiado grave. Nos permitimos rogar muy encarecidamente a la autoridad que despliegue su vigilancia en ese asunto con el objeto de ver cómo en lo posible se evitan los contagios. El Concejo debe ir pensando en establecer lavaderos públicos controlados por él”.

Lavanderas en la orilla del río Medellín a comienzos del siglo XX. Foto tomada de twitter.com/ColombiaAntigua

 

Sábado, 26 de junio de 1926. La Voz de Caldas

Las lavanderas, oficio sin casi oficio

Paisaje con lavanderas. Óleo de Domingo Moreno Otero

Las lavanderas de 1926 se habían manifestado antes porque hacían falta lavaderos públicos. “Las mujeres que se encargan de la lavandería lo hacen en los arroyos vecinos y en las quebradas que rodean la ciudad. Esas aguas son generalmente sucias y sucede el caso, que en corto trayecto, trabajan varia lavanderas, lo que constituye manifiesto inconveniente para la limpieza de las ropas”. Aseguraron ellas a La Voz, por eso exigían que el Municipio mandara a construir lavaderos públicos ya que se estaba adelantando la modernización del acueducto.

Manizales en aquellos años vivía el problema del agua potable. Los incendios de 1922, 1925 y 1926 dañaron parte de la infraestructura de alcantarillado y acueducto, y pusieron en evidencia la carencia de agua y de su tratamiento para enfrentar los incendios (muchos ciudadanos se bañaban en las quebradas).

Cuando el comandante Guizado llega a Manizales para modernizar el cuerpo de bomberos, plantea que es urgente acelerar la construcción de un acueducto útil, con el número de hidrantes y el volumen de agua necesario para proteger la ciudad. Dentro de su proyecto estaba la construcción de pozos de agua en varios puntos de la ciudad. Esta idea llenó de optimismo a las lavanderas.

Hoy este oficio tiende a desaparecer. Las lavadoras y los negocios de lavandería han provocado casi su extinción.

Sobre la tisis o tuberculosis existía pánico por su propagación, por eso el miedo de las lavanderas. La tisis es una infección bacteriana contagiosa que afecta principalmente a los pulmones, pero puede propagarse a otros órganos. ​No tiene cura.

Jueves, 27 de junio de 2019. UMCentral. Mateo Peláez

 

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *