Carola: reina de los estudiantes 1926-1927

La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

Luego de muchos enredos, renuncias, textos apócrifos y agresiones, se eligió la Reina de los Estudiantes. El título recayó en Carola  Ocampo Avendaño, después de que renunciara su única contrincante Aura Escobar, y de que la misma Carola también renunciara. Así registró esta noticia La Voz de Caldas el 25 de junio de 1926.

“Solemne Proclamación de doña Carola Ocampo, como Reina de los Estudiantes

Antecedentes. Los estudiantes se encontraban manifiestamente contrariados con el extraño rumbo que tomaron a última hora los asuntos relativos a su simpática fiesta.

Una hoja volante. Apareció en la tarde de ayer, en que rezaban unas proposiciones apócrifas, atribuidas a la Asamblea de Estudiantes y que decían que por este año se omitía el nombramiento de reina, y que un comité de damas se encargaría de celebrar la fiesta. Ello alarmó a los estudiantes, quienes protestaron de palabra de este atropello a sus prerrogativas.

La voz pópuli. Desde el mismo momento en que aparecieron las renuncias de candidatas, los estudiantes que fueron adictos a la candidatura de doña Carola, formaron el propósito de proclamarla su Reina, sin otras consideraciones que la de cerrar con broche de oro la agitada contienda; y así nos lo hicieron saber y por ello publicamos un suelto relativo en nuestra edición de ayer lo que contribuyó a levantar considerablemente los ánimos en todos los carolistas.

La retreta. Organizada por los alumnos de la Escuela Normal, partidarios de doña Carola, se comenzó a las seis, ante una gran concurrencia; desde el momento, empezaron a volar unas escarapelas, para esta leyenda: ES EL MOMENTO DE PROCLAMAR REINA A LA PRINCESA CAROLA; y la agitación se hizo visible y emocionada. Cuando apareció doña Carola en la ventana, una prolongada sucesión de aplausos y vivas conmovió a la multitud. El joven normalista Rafael López, le hizo el ofrecimiento de la retreta y de un precioso bouquet, e hizo una proclamación en discurso correcto y entusiasta. El estudiante Bernardo Álvarez, gritó por tres veces: ¡¡VIVA CAROLA REINA!! y la gran concurrencia vivó frenéticamente a la bella mujer. Don Ricardo Arango Franco recitó un soneto que el público le aplaudió seguidamente; el poeta Jorge S. Robledo declamó con la maestría que le es peculiar la artística poesía que a la cabeza de ésta líneas trascribimos. Y el estudiante normalista Luis Ángel Ochoa, le declamó otros versos galantes.

Terminada la retreta la gran concurrencia la aclamó por largo rato, constatando el triunfo indudable de doña Carola, la candidata que tiene más adeptos y que llegó a ser sangre y corazón del pueblo. De esta manera quedó solemnemente proclamada doña Carola para llevar la corona de Reina de los Estudiantes, con la complacencia general.

La noticia en la ciudad. Corrió con toda rapidez; en los cafés y centros de reunión no se habló de otra cosa durante las primeras horas de la noche. Cuando se supo lo acaecido en la Normal de Señoritas, las colegialas prorrumpieron en vivas a doña Carola, Reina de los Estudiantes.

De ésta manera queda definitivamente terminado el debate, los estudiantes con su reina y las festividades venideras del día clásico con admirables perspectivas”.

Viernes, 25 de junio de 1926. La Voz de Caldas

Reinado polémico

Este reinado o debate (así se le decía) fue organizado por la Asamblea de Estudiantes del Instituto Universitario, de la Normal de Varones y de Señoritas, y hacían parte de él, entre otros, Fernando Londoño L. y Gilberto Alzate (futuros políticos nacionales). Esta Asamblea nombró una comisión para que buscara a las candidatas, y estuvo conformada José J. Hoyos; R. Isaza Salom; Roberto Bernal, Juan Pablo Araque y Gabriel Jaramillo B. Pero ocurrieron varios hechos que obstaculizaron el reinado o debate.

  1. Solo convencieron a dos señoritas para ser candidatas. Ellas fueron: Carola Ocampo Avendaño y Aura Escobar Jaramillo.
  2. La candidata Aura no tenía programa de gobierno. Luego de su renuncia manifestó que sí tenía un programa “que a nadie dije para que no calificaran de ´pomposo´ mi programa”.
  3. No era claro el proceso de expendio de votos y cómo serían los escrutinios. Los votos se vendían. Ante esto desde Medellín, Carlos E. Restrepo (otro líder político, ex presidente de Colombia) quien era corresponsal de La Voz de Caldas, manifestó que solamente los estudiantes deberían elegir a la reina y sin pagar por los votos “porque eso contribuye a quitarle el idealismo que deben tener esas elecciones”.
  4. La pasión que generó este reinado llevó al extremo de las agresiones, de que circularan panfletos en contra de algunas de las candidatas (sobre todo contra Aura), de la Asamblea y la Comisión.
  5. El evento que organizó el Comité de Propaganda y el Comité Femenino Aurista (de Aura) de salir del Instituto Universitario con sus seguidores para ir a la Plaza de Bolívar y ayudar en el banqueo (nivelación del terreno) no se realizó, al parecer porque fue boicoteado por los seguidores de Carola.

Este incidente llevó a la renuncia de Aura y de sus dos comités. Luego, en solidaridad con Aura, renuncia Carola, quien escribió para La Voz: “(…) creo deber de elemental cortesía, presentar a ustedes renuncia irrevocable de mi candidatura, dado el aspecto que ha tomado el ardentísimo debate, pues me es muy duro tolerar que mis adictos partidarios, llevados de entusiasmo, puedan zaherir en lo más mínimo a mi digna y gentil contendora, cuyas virtudes me complazco alabar”.

En desagravió, se le rindieron honores a Aura, a quien se le entregó una medalla de oro, y a la comisión organizadora del reinado. Aura Escobar Jaramillo fue la primera mujer que manejó carro en Manizales y en 1927 fue Reina de los Carnavales, y como tal acompañó al presidente de Colombia de entonces (Miguel Abadía Méndez).

En 1928 Carola, prima de Gilberto Alzate Avendaño, se casó con el político y amigo de ex presidentes de Colombia Arturo Robledo Arias. Tuvieron hijos y uno de ellos, Arturo, fue uno de los grandes arquitectos del país (diseñó el Parque Simón Bolívar; y los proyectos de la Siderúrgica Nacional de Paz de Río –Boyacá- y Palacio de Justicia). La familia vivió en Brasil, en donde el padre cumplió funciones diplomáticas; luego vivió en Medellín (tanto Arturo como Carola eran descendientes de familias de Sonsón y Abejorral) y después en Bogotá porque Arturo padre es nombrado Secretario de Gobierno del presidente Eduardo Santos (1938-1942).

El presidente Miguel Abadia Méndez y Aura Escobar, reina de los carnavales. Foto Villegas Editores

 

Miércoles, 26 de junio de 2019. UMCentral. Mateo Peláez

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *