Las guacas podrían ser de los quimbayas

La Voz de Caldas: 1926-2019
Ollas halladas en guacas en caldas. Foto Luis Fernando Rodriguez

Un experto, quien solo se identifica con una C, envió una carta al director de La Voz de Caldas, Eudoro Galarza Ossa, para informar sobre el asunto de las guacas halladas por el trabajo del banqueo (nivelación de las calles) que se adelantan en diferentes puntos de Manizales. Dice que…

-Enl actual hospital se halló una guaca con tiestos que los presos rompieron y una piedra de moler pequeña en forma de canoa, “la cual compré a un precio por 50 centavos y la conservo en el patio de mi casa”.

-En el actual matadero (el nuevo de la época): se halló otra guaca con trastes u ollas, y huesos.

-En el matadero viejo, a tres metros de profundidad, se encontraron empedrados de dos metros en cuadro más o menos, sobre los cuales se había prendido fuego, pues las piedras estaban ennegrecidas. No se advertía que la tierra que cubría los empedrados se hubiera removido. “Los trabajadores no dieron cuenta de esto hasta un día que debido a una fuerte lluvia se encontró una argollita de oro, entonces dijeron que habían callado en la esperanza de encontrar algo si seguían los banqueos. Estos se suspendieron y no se sabe lo que habrá allí”.

-En la plaza de los Fundadores se encontraron 17 guacas. El señor Tomás Hurtado guardó alguno de los trastos encontrados allí.

-En la calle 16, cruce con la carrera 7a, “donde está la casa del señor Ramón Jiménez, se encontró una cañería a 10 metros de profundidad, la cual se separaba de la esquina unos tres metros en dirección a la calle 17, esto es, de oriente a occidente, saliendo al corte o banqueo de la calle 17, con unos dos metros de profundidad, separándose de la esquina unos ocho o diez metros. “…es indudable, es que esa obra fue hecha por los Indios, lo que más nos llamó la atención fue el propósito de construirla en terreno con un desnivel por lo menos de 15 por 100, y que a medida que bajaba, se profundizaba más como evitando la salida a la superficie del terreno”.

-En la cárcel de hombres, en límites con la cárcel de mujeres, descubrieron un horno de tejar, hecho de adobes, muy bien construido, con un metro de radio, cargado con tejas. “En ese terreno vivía la señora María Cortés, desde la fundación de Manizales hasta que el Gobierno le compró para agregarlo al terreno donde se iba a edificar la cárcel, y tanto ella como don Manuel Grisales, a quien llevé a mostrarle el horno, dijeron no tenían noticia de que allí hubiera existido dicho tejar. Es de advertir que tanto en los empedrados como en el horno, el terreno que los cubría era tan firme, que no denunciaba que hubiera sido removido o excavado”.

Luego el señor C recuerda que los Quimbayas conquistaron otra tribu, o la desalojaron del territorio que ocupaban muchos años antes de la conquista. “Los límites de su territorio eran: al Norte, el río Chinchiná (Zacurumbí) desde su origen en la cordillera hasta su desagüe en el Cauca, que separaba esta tribu de la Irra, colocada como un guión entre ella y la de los carrapas; al Oriente, el ramal de la Cordillera Central que separa hoy los departamentos Tolima, desde las fuentes del Chinchiná hasta el nacimiento del río de La Paila. En esta parte de la cordillera habitaban los Pijaos y los Pulimáes. Al Sur el río de la Paila hasta su desembocadura, las separaba de los Bugas; al Occidente el río Cauca, en su curso comprendido entre las bocas del río La Paila y el Chinchiná.  En la margen opuesta quedaba la provincia de Umbra perteneciente a los Ansermas”.

Por último se quejó del poco cuidado de los ciudadanos para conservar los objetos que se han sacado al hacer excavaciones. “Por ejemplo: en la Plaza de los Fundadores y en Versalles, se debió estudiar la forma de las guacas y comparar con las de los Quimbayas”.

Para este experto no era difícil que los Quimbayas o sus antecesores atravesaran el Chinchiná para venir a morir aquí, en Manizales, de pobres.

Manuel Grisales, uno de los fundadores de Manizales. Foto Villegas Editores

 

 

Miércoles, 23 de junio de 1926. La Voz de Caldas

Guacas

La palabra guaca, término que en quechua es “huaca”, se popularizó como sinónimo de “tumba”, “olla” o “vasija”.

A comienzos del 2018, en las excavaciones de la variante La Paz, del concesionario Autopistas del Café, fueron hallados fragmentos de vasijas y tumbas; otras fueron encontradas en Aero Café, Pacífico III y en el Campus Sancancio de la Universidad de Caldas (vía a Fátima). La Universidad de Caldas propuso exponer estos hallazgos en su Museo Arqueológico. Esta Universidad también realizó otros descubrimientos en el 2003 en las sedes de la Granja Tesorito, La Cruz y Montelindo, en esta última se obtuvo mayor densidad de materiales puesto que de los 12.019 fragmentos recobrados en las tres fincas, Montelindo proporcionó el 98% de la muestra.

Las guacas continúan siendo motivo de curiosidad y aventura no solo para los arqueólogos sino también para campesinos y los tradicionales guaqueros, que esperan impacientes la Semana Santa o el mes de las Ánimas (noviembre) para ir en busca de los tesoros que dejaron los indígenas precolombinos. La superstición dice que en estas fechas, sobre el lugar en donde hay enterrada una guaca, se enciende unas luces.

La ley colombiana establece ante todos estos hallazgos lo siguiente: “Los bienes muebles e inmuebles de carácter arqueológico, la información arqueológica y/o en general el contexto arqueológico integran el patrimonio arqueológico, el cual pertenece a la Nación, es inalienable, imprescriptible e inembargable” (Artículo 3º del Decreto 833 de 2002).

Domingo, 23 de junio de 2019. UMCentral. Mateo Peláez

 

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *