Alicia I y sus obreros a trabajar en el Plaza de Bolívar

La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

Manizales en aquellos días de junio de 1926 giraba alrededor de varios temas: el Ferrocarril de Caldas, la Casa Ulen y sus incumplimientos en la reconstrucción de la ciudad, las guacas halladas, el reinado estudiantil, las fiestas en San Francisco (Chinchiná) y el banqueo de las calles y parques. En relación a este último asunto (la nivelación de los terrenos) apareció en las páginas de La Voz de Caldas la Flor del Trabajo de Caldas, la señorita Alicia Villa.

Ella, su padre y don Rafael Botero le pidieron a este diario su apoyo para presionar al Concejo Municipal el inicio del banqueo del Parque de Caldas. Dice el periodista De Ávila que mientras conversaba con Alicia I “nos sentimos influidos por ese atractivo refinado que se siente únicamente ante una flor: Su cuerpo delgado, fino; su texto blanca; sus ojos verdes-claros; su boca, ¡ah! Su boca flor de una flor”.

Sostuvo que Alicia I, la Flor del Trabajo, envió un memorial al Concejo pidiendo que dictara el acuerdo que efectuara el banqueo, “y para el efecto ella ofrecía el contingente de los obreros, sus súbditos, para trabajar en dicha obra”. Lo que buscaba la Flor era que sus obreros fueran los primeros trabajadores en dicha obra, y para esto “está organizando un entusiasta desfile para el día que se dé principio al banqueo del parque, cuyo desfile partirá de su residencia a la plaza de Bolívar”, presidido por ella.

Martes, 15 de junio de 1926. La Voz de Caldas

Una Flor obrera

El título de Flor del Trabajo fue otorgado por primera vez el 1 de mayo de 1925, por artesanos, contratistas y maestros de obra a María Cano, líder y activista política de Medellín. María Cano se destacaba por sus ideales comunistas y la defensa de los derechos de los trabajadores, por este rol fue electa Flor del Trabajo de Colombia en 1926. Ese año visitó a Manizales y ofreció un discurso emocionado al público que reclamaba la igualdad y la justicia para los obreros y atacaba la indiferencia de los gobernantes. Ese discurso fue visto por las autoridades locales como un conato de rebeldía, y hasta hubo disparos para dispersar a los asistentes, pero fue inútil. Nadie podía silenciar a María Cano. Ella finalizó su discurso y tuvo que ser escoltada al lugar donde se hospedaba. Estas luchas la llevaron a prisión por siete meses, en 1929. Por lo anterior ser Flor de Trabajo era diferente a ser una reina tradicional, pues el aspecto físico era lo menos importante.

Alicia Villa fue electa Flor del Trabajo de Caldas. Entre los objetivos de su gestión estaban: Fundar la caja de ahorros del obrero, para que en “casos de emergencia de enfermedad o de accidentes de trabajo tenga respaldo y no vaya a los hospitales públicos en busca de la salud perdida”; fundar La Casa del Obrero, “interpretando así el pensamiento de la Flor del Trabajo de Medellín, señorita María Cano, para que bajo su alero hospitalario y el amor de los libros se incurre a la fraternidad y se rompan las pequeñas divergencias que existen en la actualidad entre vosotros”; fortalecer cada gremio de obreros para que formen sus sindicatos; exigir al Concejo de Manizales que en la obra de reconstrucción de la ciudad prime la contratación de “los obreros caldenses y antioqueños, quienes han puesto los más grandes y hermosos jalones de nuestras ciudades”, por encima de los trabajadores extranjeros.

Lunes, 17 de junio de 2019. UMCentral

 

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *