Antes, Hotel Regina; hoy, un edificio más

La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

Un nuevo hotel se inaugurará a finales de junio de 1926. Es el Hotel Regina, propiedad de don Francisco Jaramillo Ochoa. La Voz de Caldas visita sus instalaciones en lo que hoy es la carrera 20 entre las calles 19 y 20. Esta es la crónica del recorrido que hace el diario por la nueva edificación.

“Una visita al Hotel Regina

El aspecto del edificio es bastante a hacerle suponer a uno, que sí tiene que ser aquél un hotel a la moderna. Es todo de cemento armado, de tres pisos y se levanta en la 3ª calle real; la más central de la ciudad. El edificio es de propiedad de don Francisco Jaramillo Ochoa.

Entramos y nos reciben don Francisco Velásquez, propietario del hotel, un caballero a carta cabal,  y don William Moritz, administrador; don William es un ciudadano alemán, joven y atento, aunque no habla el español con propiedad, sí entiende perfectamente lo que se le habla.

-Cuándo se dará el hotel al servicio, señor Velásquez?

-En los último días de este mes.

Ciceroneado por los dos, propietario y administrador, nos encaminamos a recorrer el hotel de una a otra parte. El reparto de piezas y las instalaciones, tanto de agua como de luz, se advierte que son hechas expresamente para hotel.

De apartamento en apartamento pudimos contar cuarenta y cinco, entre ellos diez de lujo; los otros treinta y cinco, que no son calificados de lujo, ya quisiéramos haberlos tendido como de lujo en cualquiera de nuestros hoteles de antes y de ahora. Todos con mucha luz, y mucha y buena agua, caliente y fría, en lavados modernos. Tres comedores, con comodidad para doscientas personas; doce baños de ducha con agua fría y caliente, un salón especial para banquetes, bailes, etc.; un bar o cantina muy bien surtida; una pianola. Semanalmente habrá orquesta para solaz de los clientes del establecimiento. La cocina será internacional, y dirigida por el señor Moritz, quien ha trabajado por más de doce años en los principales hoteles de las capitales europeas. La vajilla, los catres, la ropa de cama, el mobiliario, todo es de primera calidad

Ya que todo lo vimos, que todo lo admiramos, nos despedimos de los señores, propietario y administrador; pero sintiendo que nuestro regocijo era algo, que pudiera calificarse de amor patrio. Sí, nos provocaba gritar: ya Manizales va a tener, tiene, una de las cosas que más falta le hacía, y que viene a ser lo que la caracterizará como ciudad moderna: Un magnífico hotel con todo el confort y comodidades modernas. Una casa especial para recibir a sus huéspedes.

R.P.”

 

Miércoles, 16 de junio de 1926. La Voz de Caldas

Ayer hotel, hoy un edificio más

 

Hotel Regina. Retografía José Rincón

Publicidad hecha al Hotel Regina o Reina

Hoy, no hay hotel y perdió el frontón triangular.  En el primer piso funciona dos tiendas (Calzado Bucaramga y Stop Jeans). Foto C. F. H. Giraldo M.

Don Francisco Jaramillo Ochoa decidió construir el Hotel Regina en su casa, en la calle Real 3ª (hoy ubicado sobre la carrera 22, entre las calles 19 y 20). Fue el primer hotel que se levantó en Manizales después de los incendios de 1925 y 1926.

La investigación Memorial de la Arquitectura Republicana Manizales, del arquitecto Hernán Giraldo Mejía, sostiene: “La competencia empezó siendo brava, venia dada por el Hotel Regina o Reina, luego de que en el mismo edificio funcionó por un tiempo una extensión del Hotel Europa hacia 1930. Es un diseño del bogotano Ingeniero Benjamín Eduardo Dussan Canals, de 1926 para el comerciante cafetero don Francisco Jaramillo Ochoa; que en forma astuta fue el primero que empezó a funcionar después de los incendios; situado entre medianeras (atravesado) en la tercera Calle Real y donde su fachada de divide en tres secciones: dos laterales iguales y una central en falso avant corp, con pórtico de orden monumental en sus tres niveles; compuesto en forma doble por pilastras al fondo y columnas adosadas por delante, capiteles de orden corintio y entablamento, que soportan un frontón triangular, a la altura del segundo piso (hoy desaparecido); y rematado por un ático, con una baranda en balaustradas; todo el cuerpo resalta el acceso”.

En este Hotel se hospedaban artistas, en 1935 fueron moradores Carlos Gardel y la actriz Rosita Moreno. La investigación Memorial de la Arquitectura Republicana Manizales puntualiza: “Qué lejos estaban ya el Hotel Manizales y el Bogotá, con su primer café atendido directamente por su propietario don Ernesto Mogollón, en el marco de la primera Plaza del Libertador, hacia 1875”.

Sobre don Francisco

Francisco Jaramillo Ochoa y su familia. Foto del historiayregion

Francisco Jaramillo Ochoa nació en Envigado (Antioquia) en 1865. Fue un viajero negociante. Don Pacho, así lo llamaban, fue alumno de Marco Fidel Suárez (presidente de Colombia entre 1918-1921). Estudió ingeniería en la Escuela de Minas de Medellín; buscó oro en Caramanta y en el Urabá (Antioquia) y obtuvo una gran fortuna con una sociedad rematadora de rentas que operó en Marmato (Caldas) y en el Valle del Cauca.

Luego se estableció en Manizales, aquí fue director del Ferrocarril de Caldas durante varios meses. Además fue socio fundador de la fábrica Cementos Valle, contratista de obras civiles como la carretera de Cali al mar; desvió el río Risaralda para proteger el puerto de La Virginia de inundaciones; montó trilladoras de café y dio impulso al puerto de La Dorada.

Como director del Ferrocarril concibió la idea de conectar a Cartago (Valle del Cauca) con Medellín. En 1926 finalizó la construcción de la malla ferroviaria que unió a las tres ciudades principales del Antiguo Caldas (Manizales, Pereira y Armenia) y a las tres con Cali y Buenaventura. Así benefició a la región durante 33 años, hasta que, en 1959, el Ferrocarril de Caldas dejó de funcionar.

En honor de este hombre, en La Virginia (Risaralda) hay un puente sobre el río Cauca que lleva su nombre.

En muchas páginas de la novela Risaralda, Bernardo Arias Trujillo, se estamparon los recuerdos de este empresario con corazón de arriero, que cansado de realizar proyectos entregó en Medellín su alma al Creador el 28 de septiembre de 1951. El presidente Lleras Camargo reconoció la labor de Francisco Jaramillo Ochoa al condecorarlo con la Cruz de Boyacá;

Información tomada del texto Francisco Jaramillo Ochoa y el valle del Risaralda, de Alfredo Cardona Tobón (historiayregion.blogspot.com)

Lunes, 17 de junio de 2019. UMCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *