Reinado Estudiantil: Aura, animosa y varonil

La Voz de Caldas: 1926-2019

Sigue La Voz de Caldas presentando a las candidatas al Reinado Estudiantil. En esta ocasión el turno es para Aura Escobar Jaramillo (una chica que en aquellos años fue una de las primeras mujeres caldenses en manejar carro). Antes habían pasado por estas páginas las aspirantes: Carola Ocampo, Matilde Jaramillo y Amalia Ángel. Y a los reporteros (el Negro Bernal, J. Palex y José J. Hoyos) se les sumó un cuarto, que la “interviú” no aclaró quién era. Esta es la entrevista

“Mi comité tiene que ser muy animoso

Los siguientes elementos fueron necesarios para que los chicos de la prensa pudieran  ponerse al habla con doña Aura Escobar Jaramillo: un automóvil, cuatro ases de la interviú; agilidades para saltar por ajenos predios, y una decisión a toda prueba.

Doña Aura vive en la Quinta de los Leones, Avenida Cervantes, dos kilómetros distantes de la Plaza de Bolívar; juega golf y, entre otras cosas, domina un automóvil. Y la mujer que entre nosotros domina un automóvil, domina también un cronista, y dos y tres. Por eso fuimos cuatro. Es más difícil manejar un automóvil que un cronista, porque aquel aparato recibe con aspereza la presión que se guarda bajo la seda de una mano femenina, ye l cronista queda aturdido bajo el fuego de la mirada de una mujer fuerte como esta doña Aura Escobar Jaramillo. Sinembargo, doña Aura, sin tempos a las curvas del camino, maneja un automóvil con destreza.

Pero ese adjetivo de FUERTE necesita seguramente una explicación para que no vaya a dársele una interpretación distinta a la que hemos querido nosotros darle.

El Diccionario de Rodríguez Navas, dice al definir la palabra fuerte: “Fuerte”. Que tiene fuerza y resistencia. Robusto, corpulento, forzudo. Animoso, varonil. Duro para labrarse. Terrible. Grave”, y en fin otras acepciones tiene el vocablo pero bastan las trascritas para nuestro empeño.

Una mujer “fuerte” en este ambiente nuestro, es un caso raro de sociología. Aura Escobar Jaramillo no tiene algunos de los atributos físicos que trae la definición de la palabreja aquella, como el de robusto y corpulento, porque es, al contrario, el suyo un cuerpo bien proporcionado: ni muy alto ni ancho. Pero tiene, en cambio, otros atributos, como el de animosa y varonil; es una mujer de resistencia extraordinaria para el golf; tiene fuerza suficiente en el cerebro y en el corazón: en el cerebro para pensar lo que va a decir, y en el corazón para dominar las emociones hijas del sentimentalismo lloricón del siglo pasado que vierte lágrimas bajo la ondulancia de los sauces y que se torna en cántara de miel al eco afligido de las mentiras del amor.

Es superior al ambiente de timidez que reina en nuestra sociedad.

Divagábamos de esta manera cuando vimos, en la manga de Belén, un grupo de golfistas. Dos mujeres y seis hombres. La una era Aura Escobar Jaramillo.

Nos bajamos del automóvil y saltamos a la manga como unos lebreles ligeros. Enviámosle un emisario y vínose armada de su mazo hasta la mitad del camino, donde nos encontramos con ella.

-El Comité Central, encargado de organizar el debate eleccionario para Reina de los Estudiantes, al saber muy complacidamente que aceptó usted la candidatura, quiere que usted  misma,  designe su Comité de Propaganda fueron las palabras con que la saludó el más viejo de los cuatro.

-Mi Comité tiene que ser muy animoso.

-Por eso mismo se quiere que lo nombre usted, doña Aura, que posiblemente sea más conocedora del personal.

-Me gusta Jaime Ángel.

-Bueno: Jaime Ángel.

-… Silvio Villegas.

-Bueno: Silvio Villegas.

-…….

-Guillermo A. Camargo.

-Es muy bueno, sabe mucho de propaganda, es inteligente, animoso y laborioso. Pero quién sabe si ahora me ayudaría

-Entonces diga otro.

-Gilberto Gutiérrez. No somos muy amigos, solo relacionados, pero me parece muy bueno para mi Comité.

-Bueno, ya está. Otro.

-….

-Agustín Gutiérrez, quizás.

-Se tan seriote…

-La candidata miró hacia el lugar donde estaban sus compañeros de golf. Guardó silencio unos momentos. Luego volviéndose hacia nosotros dijo en voz alta:

-El otro… el otro… es el doctor Angelo Papio.

Al oír el aludido mencionar su nombre en la boca femenina, llegóse intrigado al grupo a inquirir lo que era.

-Pues que lo han nombrado a usted miembro del Comité de propaganda de la candadita…

-Y eso cuesta mucho… trabajo?

-La candidata es la señorita Aura Escobar Jaramillo, a quien tenemos el gusto de presentarle.

-Oh! Y así estaba yo con el sombrero puesto. Me costará mil dólares su candidatura y acepto con verdadero entusiasmo en la seguridad de que la sacaremos triunfante.

-Por mí no votará nadie. Yo misma tendré que poner en mi carro una bandera que vaya diciendo por todas partes: “Vote usted por Aura Escobar”.

-No lo creemos.

-Dice la gente que al que se meta conmigo le tiene que levantar una estatua de sal.

No damos fe de que eso lo haya dicho alguno., ni de que sea verdad. De lo que sí damos fe es que esta doña Aura, princesa en virtud de haber sido lanzada candidata, sería reina en Holanda donde tienen las mujeres el don precioso del dominio.

Los Señores Cuatro”

Lunes, 14 de junio de 1926. La Voz de Caldas

 

Aura varonil

El presidente Miguel Abadia Méndez y Aura Escobar, reina de los carnavales, 1927. Foto Villegas Editores

La candidata Aura era hija (según los portales Genealogías de Colombia y myheritage.com) de Pedro Pablo Antonio Escobar Jaramillo y Lucrecia Jaramillo Álvarez (de Sonsón, Antioquia). Tuvo otros seis hermanos (entre ellos Rubén, Sara y Alberto, Pedro José). Aura se casó con Alberto Hoyos Arango, y fue madre de Luis Fernando y Valerio. En 1927 fue la Reina de los Carnavales, y como tal acompañó al presidente de Colombia de entonces (Miguel Abadía Méndez).

En 1955 se le otorgó la Medalla del Civismo. El ensayo Mujeres forjadoras de civilidad, de la autora Claudia Torres Arango, sostiene que estas condecoraciones generaban resistencia entre determinadas figuras. Una de ellas fue la escritora Blanca Isaza de Jaramillo Meza, quien reflexiona sobre estos reconocimientos: “´(…) a mí no me seduce eso de que haya dos Medallas para los temas del civismo: una para varones y otra para las damas; la gracia es conquistar la Medalla, la única´. Así manifiesta ella que existe el concepto de elogiar a la mujer ´por cualquier nadería, que la más chica empresa que realicemos, los hombres por galantería y por estímulo nos la juzgan con lente de aumento´, es así como existen dos medallas porque se cree imposible que una mujer alcance la Medalla, sin tener en cuenta sus capacidades y la labor cultural y social que realiza. Si sólo hubiera una los hombres se afanarían más por la ciudad. Justa queja en una época donde las mujeres están luchando por alcanzar el manejo sobre sus bienes y la independencia”.

Otro dato interesante es la figura del italiano Angelo Papio, quien es incorporado al Comité de Propaganda de la candidata Aura. Papio fue arquitecto e ingeniero. En Colón (Panamá) abrió la empresa Papio Construcciones, pero en 1925 se trasladó a Manizales junto a su familia luego de los de 1925 y 1926 y fundó la empresa Papio Bonarda & Co (junto a Giancarlo Bonarda, arquitecto e ingeniero, que vivía en Ecuador). La empresa de Papio Bonarda & Co fue la encargada de construir la Catedral de Manizales, la Gobernación de Caldas y otras casas, como las de Aquilino Villegas, Estrada, Sanz…

Viernes, 14 de junio de 2019. UMCentral

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *