De Manizales a Asunción, cuatro fronteras para ver el fútbol del Once Caldas

En portada
Largas horas de viaje, montañas, páramos, el desierto y el mar hacen parte de la travesía para llegar por tierra desde Manizales hasta Asunción, Paraguay. Un grupo de jóvenes lo hizo por una pasión, el fútbol. En el camino se tropezaron con problemas migratorios, poco dinero y días sin dormir.

Para viajar por Suramérica se necesita el pasaporte o la cédula de ciudadanía. Los viajeros se fueron todos con pasaportes para ingresar con mayor agilidad a los países por donde iban a circular.

Día 1

Manizales, la partida. Foto portal Encolombia

Andrés Felipe Sandoval López y Julián Marulanda Marín hacen parte del grupo de 38 personas que, el lunes 28 de enero, emprendieron una aventura por tierra hacia Asunción, Paraguay. El viaje empezó temprano. Salieron desde Manizales, ansiosos, con mochilas, maletas y comida a completar un recorrido de 6.300 kilómetros para poder ver, durante 90 minutos, a su equipo de fútbol Once Caldas. El destino, un país al que pocas barras de Colombia han llegado en grupos de más de 100 personas.

Paraguay está en la zona central de América del Sur; limita con Bolivia, Brasil y Argentina. Por vía terrestre, hay dos maneras de llegar. La primera es pasar de Ecuador, Perú, Bolivia y, finalmente, Asunción. La segunda, un poco más larga, es viajar por esos mismos países pero entrar por la ciudad argentina de Formosa y seguir por la vía de las Cataratas de Iguazú, en territorio paraguayo.

Día 2

Quito, bella capital de Ecuador. Foto National Geographic

La mañana del martes 29 de enero, el grupo con el que viajaban Sandoval y Marulanda llegó a la frontera con Ecuador. Después de sellar sus pasaportes, encontraron con el primer problema, al bus le faltó un papel para transitar por territorio ecuatoriano. Según Sandoval, los policías del país vecino les pidieron 1.290 dólares (4 millones de pesos) para que el vehículo pudiera continuar el trayecto. Cada uno puso entre 60 y 80 mil pesos. Al tercer día, el recorrido continuó.

Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina y Paraguay hacen parte del acuerdo Mercosur (Mercado Común del Sur), un organismo que facilita la relaciones migratorias y económicas de los países. Las personas que pertenecen a estos territorios pueden viajar con pasaporte válido y vigente, tiquetes de ida y vuelta, reserva de alojamiento válida y vigente o carta de invitación original y un documento que justifique el viaje (turismo, eventos o conferencias).

Día 4

Playas de Mancora, en el departamento de Piura, Perú. Frontera con Ecuador. Foto portal La Ventana

Jueves en la mañana. El grupo llegó a Perú, pasó por Migración y se percató de que el permiso que tenía para el bus solo aplicaba en Ecuador. Nuevamente, fue necesario recoger dinero (1.300 dólares) y tramitar el documento, que estaría listo al día siguiente. 11:00 p.m. Siete personas, entre esas Andrés Sandoval y Julián Marulanda, decidieron seguir independiente del resto del grupo. En la  madrugada, pasaron la frontera. A las 7:00 a.m. tomaron un bus y llegaron a Mancora, ciudad costera de Perú en la frontera con Ecuador.

Día 6

La Paz, capital de Bolivia. Foto portal alaskaguide.club

Domingo. Llegaron a Lima, siguieron hacia la ciudad de Puno (frontera  con Bolivia), pasando por Arequipa. A las 2 de la mañana llegaron a La Paz, allí se dieron cuenta de que estaban devolviendo a algunos en la frontera con Paraguay, así que decidieron irse por Argentina; en ese último país pasaron con la cédula.

Día 9

El miércoles 6 de febrero por fin llegaron a Paraguay.

Asunción (Paraguay), destino final. Foto web midwivesparaguay

Día 10

Faltaban pocas horas para el partido entre el Once Caldas y Deportivo Santaní, pero los viajeros resultaron en una estación de Policía. Esa mañana salieron a conocer Asunción pero unos agentes les pidieron sus pasaportes y como no tenían todos los sellos requeridos, los llevaron a una comisaría cercana. Después de pagar 300 dólares, lograron salir.

Durante el espectáculo hubo fervor y alegría por haberse reunido con quienes salieron una semana antes. A pesar del cansancio, los jóvenes disfrutaron el partido, que terminó empatado a un gol. Al día siguiente, quisieron pasar por los mismos países pero no pudieron. Fueron al Consulado de Colombia y acordaron salir del país rumbo a Santa Cruz de la Sierra, Bolivia; después a Perú y por último, a la frontera con Ecuador. “Ha sido de las mejores experiencias de la vida, con cosas buenas y malas, pero cumplí un sueño”, comentó Sandoval.

Hinchas del Once en el estadio de Santani. 1-1 fue el marcador. Foto Juan Andrés Restrepo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *