No todas venimos en el mismo molde

Página

Un recorrido histórico por lo que se acepta como belleza en el mundo y cómo las modelos de tallas grandes han roto paradigmas.

¿Qué es una modelo curvy o plus size?, el mundo del espectáculo y las pasarelas pasó de esas mujeres delgadas, casi enfermas como el caso de la francesa Isabelle Caro, quien murió de 28 años en el 2011, quien nunca superó los 30 kilos de peso a chicas que no quieren ser 60-90-60.

Estas situaciones han hecho que algunos estereotipos no sean los mismos, ahora buscan mujeres normales y únicas, con más caderas, bustos más grandes y abdómenes más reales.

Pero aún no es claro qué es ser una modelo curvy. En abril, Victoria´s Secret presentó a Barbara Palvin, una modelo húngara que pesa 55 kilos en esta categoría.  No había pasado ni media hora del lanzamiento cuando las críticas llovieron. ¿Cómo era posible que catalogaran a una mujer con un cuerpo delgado de esta manera, muchas mujeres nos preguntamos “si ella es modelo curvy, ¿qué soy yo? ¿redondy?”

El paradigma histórico

Según la revista española Yorokobu, en la prehistoria, por ejemplo, se consideraban a las mujeres gorditas como íconos de belleza, en el imaginario de los hombres ellas eran organismos más fértiles y por tanto, aseguraban el futuro de la descendencia en su población. Antes y durante la Dinastía Han, entre los años 206 A.C y 220 D.C, la baja estatura estuvo reconocida como una señal de buena salud, acompañada de una sensación de fragilidad y suavidad.

Ya para la época Victoriana, durante el siglo XIX, lo que en verdad llamó la atención fue el uso de corsés para estrechar al máximo la cintura y realzar el busto y las caderas. Estos apretados elementos las dejó muchas veces sin aliento, provocando desmayos y muertes por la deformación del tórax, por verse “bien” el orden de los órganos internos se alteraban.

Aún hoy, algunos ideales de belleza relacionados con el físico están fuertemente ligados a contextos de cultura y tradición.  En Mauritania, ubicado en el noreste de África, el lebluh o práctica de alimentar a la fuerza a niñas entre los cinco y 19 años, asegura las posibilidades de un matrimonio próspero y duradero. Desde muy pequeñas, son enviadas a lugares de retiro en los que deben consumir al menos 10.000 calorías al día para que a sus 12 años alcancen un peso entre los 80 y 100 kilos.“Una mujer grande ocupa un mayor lugar en el corazón de un hombre, mientras que las delgadas solo ocupan un lugar pequeño”, así lo expresó una de las madres de las jovencitas en un reportaje publicado por el periódico español ABC. La línea entre la “belleza”, el maltrato y lo insalubre es, en ocasiones, tenue.

En Europa, el cambio de paradigma de la belleza ya lleva algunos años pero en Colombia apenas se hace visible. Ellas son modelos curvy y plus size 100 % criollas.

Sara Bernal

El reconocido fotógrafo peruano, Mario Testino, buscó a Sara para fotografiarla. Foto por Luisa Llano

Amorosa y comprensiva son los adjetivos con los que se define la modelo manizaleña Sara Bernal Mejía. La estudiante de octavo semestre de Diseño de Moda de la Universidad Autónoma de Manizales inició su carrera cuando aceptó entrar al mundo del modelaje, hoy es la única plus size de la ciudad. “Recuerdo que los amigos de mi mamá me decían que yo iba a ser reina porque tenía una cara muy linda pero con el pasar del tiempo yo era gordita entonces no fue algo que estuviera en mis planes”, dijo Bernal Mejía.

Ella, a diferencia de Camila y Laura, trabaja de forma independiente y ha modelado para algunas marcas locales como Bata, Calzado Triunfo, Motina y Suzette. También ha hecho parte de Colombiamoda y Manizales se viste de moda en el 2017 y 2018. Ahora, con 23 años, alterna sus estudios con el diseño de vestidos y es activista por el derecho a verse como uno quiera.

“Disfruto poder ayudar a las mujeres que viven tristes o infelices con el cuerpo que tienen. La belleza está en lo imperfecto, ahí es donde está lo lindo y ahí es donde tenemos que rescatar todas nuestras cualidades. De eso nos tenemos que sentir orgullosos, de ser diferentes”.

Como Camila, Laura o Sara son muchas más las mujeres que se han vinculado con el modelaje plus size. Grandes referentes como la estadounidense Ashley Graham, Tess Holliday o Candice Huffine rompen con las medidas de 90 -60-90 y recrean el ideal de belleza, en el que lo vale es de qué estamos hechas.

Laura González
Estatura: 163 cm
Busto: 110 cm
Cintura: 93  cm
Cadera: 118 cm
Laura González Barbosa o mejor conocida como LauraTutorials, es una influencer y creadora de contenido motivador en las redes sociales.  En su canal de Youtube, que no lleva más de un año, la bogotana de 25 años comparte tips de belleza y maquillaje. Uno de los primeros videos en publicarse lo tituló No más bullying, una campaña con la que buscó hacer eco a la aceptación por el cuerpo  femenino.
Laura  también es docente y licenciada en diseño tecnológico de la Universidad Pedagógica Nacional. Al igual que Camila, hace parte de la compañía Plus Fashion Agency hace dos años. Ella no cataloga como modelo plus size precisamente sino como curvy. La diferencia entre estas radica en que la primera son mujeres con tallas de 14 en adelante mientras que la segunda se mantienen en un tallaje de 10 a 14 para el caso de Colombia.
“Mi experiencia como modelo curvy ha hecho que cambie mi perspectiva sobre cómo debemos vernos y debemos ser según lo que nos dice la sociedad. Aprendí a amarme, a quererme, a ser fuerte, a cumplir mis sueños. Ahora tengo un cuerpo libre de prejuicios, una mente llena de cosas positivas… nada más”, resaltó González Barbosa.
Con su contenido en YouTube, Laura busca que más mujeres realcen sus atributos y dejen atrás sus inseguridades.

Foto de portada  y ésta cortesía de Laura González

Camila Sepúlveda
Estatura: 167 cm
Busto: 102 cm
Cintura: 89 cm
Cadera: 118 cm
La modelo paisa de 22 años, Camila Sepúlveda Ospina, es amante a la escritura y a la lectura. Pensar que sus actores hacen parte de un mundo diferente en cada una de sus novelas es lo que soñó y planteó dedicarse el resto de vida. En 2017, presentó un casting con Plus Fashion Agency, la primera agencia de modelaje enfocada en formar y promover modelos de tallas grandes en Colombia. Ahora hace parte de la reducida lista de modelos oficiales y es la primera entre las 18 en visualizarse fácilmente cuando se consulta en el sitio web de la compañía.
Crecer  y desenvolverse en una ciudad como Medellín la desanimó a ejercer la carrera de modelaje. Tres meses después de firmar con la empresa, se trasladó a Madrid y observó que las mujeres plus size usaban su vestimenta favorita sin miedo a las críticas y al rechazo, fue entonces cuando se motivó y creció el amor por sí misma y por su cuerpo. “Me daba pavor en una ciudad como esta. Crecí viendo modelos con el cuerpo perfecto y deseé mucho ser como ellas en mi niñez pero luego entendí que mi cuerpo también era perfecto. No todas las mujeres venimos en el mismo molde”, comentó Sepúlveda Ospina.
Kinira Swimwear es una marca colombiana de vestidos de baño para mujeres de tallas grandes. Van desde la L a la 5XL (de la 14 a la 24 en tallas americanas) y sus bikinis, monokinis y tankinis tienen sistema de control de abdomen y una copa interna que ayuda a levantar el busto. En el más reciente Colombiamoda, Kinira Swimwear contactó a Camila para desfilar su más reciente colección inspirada en los tonos rosas y terracotas. “Las marcas y tiendas en Medellín están dejando atrás el prototipo de mujer delgada y están buscando que los consumidores se identifiquen con sus prendas. Sé que falta mucho por lograr que las mujeres plus size sean iguales a las demás, pero creo que vamos por buen camino”, destacó la modelo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *