Manizales al mar en 18 horas

La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

La llegada del ferrocarril de Caldas a San Francisco (hoy Chinchiná) despertó mucho optimismo en Manizales porque el mar de Buenaventura en el Pacífico ya le quedaba a 18 horas. Así se manifiesta en el editorial que La Voz de Caldas publicó el 2 de junio de 1926. Bajo el título Manizales al mar en 18 horas, este diario se llena de expectativas por lo que puede servir estas cortas distancias para el desarrollo de la ciudad y el departamento de Caldas.

El tren acercó a Manizales con el mar de Buenaventura

Transcribimos algunos apartes de este editorial:

“Manizales es la ciudad que menos se ha ocupado de las carreteras. Parece que no les tuviera confianza. Ha construido unos pocos kilómetros, por aquí en las cercanías, costándole un ojo de la cara. Y he aquí que cuando menos lo piensa está comunicada con el puerto marítimo de Buenaventura, sobre el Pacífico, por medio de un carreteable hasta la ciudad de Cali, y de unas pocas horas de tren hasta aquel puerto mencionado. Es decir, a 18 horas del mar. Del mar que es la grande aspiración de la ciudad de Medellín y del cual la separan unos cuatrocientos kilómetros.

Hasta hace poco tiempo el viaje normal a Buenaventura se verificaba en 5 días. Hoy se ha hecho en diez y ocho horas.

El chofer don Antonio Gallo salió el 27 del mes pasado, a las cinco de la tarde en dirección a la ciudad de Cali con los señores Manuel Mejía J., Gonzalo Villegas, Ernesto Botero y Antonio González, en un automóvil marca Buick. En la ciudad de Pereira tuvieron una demora de consideración, y continuaron el viaje a las nueve y media de la noche, y a las cinco y media de la mañana arribaron a Cali. El señor Mejía iba para el exterior, compró su tiquete de ferrocarril, y a las doce llegó a Buenaventura. Total, que de Manizales a este puerto se puso en diez y ocho horas, sin percances de ninguna naturaleza.

Es decir, cuando nosotros lo tuvimos mas lejos de nuestro pensamiento nos vimos, con gratísima sorpresa, colocados en materia de comunicaciones, en las condiciones más ventajosas que nos ofrecen y nos garantizan una posición superior para el comercio y para la ciudad.

Ya lo dijimos. Esa posición representa para Manizales una condición de superioridad extraordinaria, que no sólo estamos obligados a aprovechar, sino a sostener y mejorar”.

Por lo anterior expresado, el editorial llama la atención al gobierno departamental para que presione la construcción de la carretera entre Manizales y San Francisco que adelanta la Casa Ulen (compañía de Estados Unidos encargada por el gobierno nacional para la reconstrucción de Manizales luego de los incendios de 1922, 1925 y 1926). Advierte que si esta Casa no puede hacerlo, entonces que la construción la haga el Gobierno.

El editorial presagia el progreso que llegará a Manizales por todas las vías de comunicación que adelanta, sumándole al Ferrocarril de Caldas, las carreteras y los cables al Chocó, al norte del Departamento y a La Dorada.

Don Antonio Gallo, su chofer y amigos viajaron hacia Cali en automóvil Buick.

 

Miércoles, 2 de mayo de 1926. La Voz de Caldas

Manizales, no tan cerca del mar

Antes el mar de Buenaventura estaba a 5 días de Manizales, en 1926 gracias al Ferrocarril de Caldas y del Pacífico llegó a estar a 18 horas. Hoy nos separa 5 horas por la carretera Panamericana, sin usar los ferrocarriles porque ya no existen. No obstante es una ciudad que está muy aislada del país. Los cables dejaron de funcionar, igual que los ferrocarriles y viajar por las carreteras no deja de ser un riesgo por los continuos derrumbes y por el mal estado de las vías. Además tenemos un aeropuerto -La Nubia- que permanece cerrado cada que llueve o cuando nos invanden las nubes, razón por la cuál las líneas aéreas se compromenten poco a establecer vuelos directos desde Manizales hacia otros ciudades.

Una buena noticia se conoció el pasado 15 de mayo, cuando la Aeronáutica Civil aprobó la operación -desde el último trimestre del 2019-, de la aerolínea EasyFly desde Manizales a Cartagena y Cali, con tres frecuencias semanales los lunes, miércoles y viernes.  Si esto es cierto tendremos los mares de Buenaventura y Cartagena en menos de una hora.

Lunes, 3 de junio. UMCentral. Sebastián Mejía Osorio

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *