Por fin llegó el Ferrocarril a Chinchiná (antes San Francisco)

La Voz de Caldas: 1926-2019

Por fin el Ferrocarril de Caldas llegó a San Franscisco (hoy Chinchiná). Solo llegaría hasta Manizales, su parte final, en 1927. El gobernador de Caldas realizó el viaje desde San Franscisco hasta Cartago, y a su regreso a Manizales dialogó con La Voz de Caldas y le respondió al reportero algunas preguntas que salieron publicadas en la edición del 1 de junio de 1926. Estos fueron algunos  interrogantes y sus respuestas…

Ferrocarril de Caldas, en trocha de 914 mm. Foto SMPM

“¿Cuál es el estado, efectivamente de la Empresa del Ferrocarril de Caldas tanto en su parte en explotación como en la que está en construcción?

(…) hoy mismo se dio principio al servicio desde esa estación (Cartago-San Francisco) para pasajeros y carga. La inauguración oficial y la entrega al gobierno departamental del trayecto construido, para los efectos de la subvención nacional, se hará el 17 de los corrientes, día en que empiezan los festejos oficiales en San Francisco que se prolongarán hasta el 20. Los derrumbes que de la Capilla a San Francisco impidieron la llegada del Ferrocarril en el tiempo fijado por el gobierno están despejados y ya no ofrecen mayores peligros. Con la estación de San Francisco se abre también la estación de Campoalegre en el kilómetro 76. Está construida la bodega de San Francisco y se avanza rápidamente el edificio de la estación que es de cemento armado. Al mismo tiempo se construyen bodegas para la Junta de reconstrucción en San Francisco, Playarrica y otra en el Rosario para el comercio de la ciudad, a fin de aprovechar hasta ese último lugar el camino carreteable para que la tracción animal haga el servicio entre el Rosario y Manizales y evitar así la carestía de los fletes.

La línea de explotación está bien sostenida y diariamente se le introducen mejoras de consideración como las del río Otún y el arreglo del puente de Chapas. Se está ya terminando la construcción de la estación de Cartago y pronto se empezará la nueva bodega de Pereira. Con la llegada del material rodante que está desembarcándose en Buenaventura creo que podemos atender a todas las necesidades del tráfico con tres trenes diarios de pasajeros, en la mañana, el mediodía y la tarde en ambas direcciones. Con la organización que ha impreso al tráfico el nuevo jefe, Dr. Víctor Giraldo, puedo asegurarle que los itinerarios se cumplen religiosamente. Basta decirle que el día que viajé de San Francisco a La Capilla, en una máquina trabajadora, para tomar el tren ordinario, por la demora del almuerzo me retrasé diez minutos y allí encontré que el tren se había marchado y una razón del doctor Giraldo en que me decía que llegada la hora el tren dejaba hasta los gobernadores. Esto le pintará la manera como se cumplen los itinerarios. La congestión de carga, a pesar de que se ha duplicado y triplicado el tráfico, es momentánea en nuestras estaciones debido al inmenso movimiento, pero se moviliza a más tardar el día siguiente. Así pude verlo personalmente. Le ruego decir para desvirtuar especies callejeras que el ferrocarril tiene contratos de leña que lo abastecerán suficientemente”.

Sobre el tramo Nacederos-Armenia dijo que la línea atraviesa “el terreno más difícil, pues en estos diez kilómetros tiene veinticinco obras de arte, entre ellas dos grandes puentes, en El Oso y Consota”, pero que el trabajo se adelanta bien. “Esperamos poder inaugurar la primera estación, que se llamará Arias Mejía, en honor del señor ex-Gobernador, en los primeros días de agosto próximo”.

Y sobre la carretera a La Virginia y otras que se están construyendo, señaló que la carretera de Santa Rosa a Cartago está prestando magnífico servicio, que se balasta de Cartago hacia Pereira. “Dejé para instalar los trabajos con una cuadrilla de cien peones entre Villegas y La Virginia, por donde se acomete igualmente la carretera. Los trabajos del puente avanzan de manera satisfactoria, no obstante que últimamente han estado de parada por falta de cemento. Para que usted se dé cuenta del trabajo le diré de qué se trata de un puente de trescientos veinte metros de luz, que será con seguridad uno de los más grandes del país, y solo le falta ya uno de los estribos, poco más o menos en la mitad del trabajo, pues el otro y los anclajes ya están terminados. En la Virginia dejé ya organizados los trabajos para el saneamiento de ese puerto y para continuar los trabajos de la carretera hacia el Santuario y Apía que estaban suspendidos por falta de fondos”. 

Por último indicó que el Ferrocarril llegará a Villamaría y Manizales antes de un año.

Miércoles, 2 de mayo de 1926. La Voz de Caldas

Breve historia del Ferrocarril de Caldas

En 1888, cuando aún no existía el departamento de Caldas (su territorio era dominado por Antioquia, Tolima y el Cauca), el Gobierno Nacional estudió la posibilidad de construir un ferrocarril que partiera de Buenaventura (Valle del Cauca) y llegara a Manizales. Las guerras civiles frenaron el estudio.

En 1911, cuando ya existía Caldas como departamento, los gobiernos nacional y departamental firmaron un contrato para construir un ferrocarril desde el río Cauca hasta Manizales. El 16 de julio de 1915 se inició su construcción en Puerto Caldas (hoy municipio de La Virginia, en Risaralda). Pero la I Guerra Mundial (1914-1918) frenó su construcción. El 2 de julio de 1917 reinició obras, bajo el mando del ingeniero Luis A. Isaza. En 1919 se inauguraron los primeros 10 km desde Cartago (Valle del Cauca); y en 1923 en hasta la estación Villegas se empalmó con el Ferrocarril del Pacífico. En abril de 1926 debió llegar a San Francisco (hoy Chinchiná) pero solo lo hizo el 1 de junio de 1926. A Villamaría y Manizales llegó en 1927.

El otro tramo (de Nacederos a Armenia) finalizó en 1929. En 1959 una turba arrancó los rieles del Ferrocarril en Pereira y dejó a Manizales desconectada del sistema. Aquí finalizó su historia.

Estaciones (Fotos Jhon James Gutiérrez Gil)

 

Estaciones del Ferrocarril de Caldas

Estación Cartago (valle del Cauca, inicio del Ferrorril de Caldas)

Estación Nacederos (Risaralda)

Estacion Pereira

Estación Santa Rosa de Cabal.

Estación La Capilla (Chinchiná, antes San Francisco)

Estación Chinchiná, a donde llegó el Ferrocarril de Caldas en 1926

Estación Montenegro, Quindío

Estación Armenia

 

 

Estación Manizales. Foto Jhon James Gutiérrez Gil

Domingo, 2 de junio. UMCentral. Sebastián Mejía Osorio

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *