El arte en las calles de Manizales

Página

Trucos, danzas, malabares artesanías, entre otras, de eso viven miles de colombianos que están en la informalidad. Según Manizales Cómo Vamos, en la ciudad este tema es menor que en el resto del país , de los 354.025 habitantes aptos para trabajar, 79.010 eran informales en el 2018. Aquí, cuatro historias de las esquinas manizaleñas.

Federico Bevilacqua. Vive en Colombia hace seis meses y en Manizales, dos. El skate es su deporte favorito pero también le gusta el arte como los malabares, de eso vive. “Este es mi estilo, el amor al arte, aunque a veces toca aprender a tener hambre”, afirmó. En un día puede recoger entre 15 mil a 60 mil pesos en los semáforos de la ciudad.

Javier Estrella. Con instrumentos de viento como la quena y la zampoña, de origen peruano y boliviano interpreta música
en una esquina de la catedral de Manizales. Hace sus propios instrumentos. “Cada nota, cada frecuencia llegará a la parte espiritual
de tu yo interno, reviviendo y recordando la herencia de nuestra raza”, expresó.

Luz Leira, viene de Pueblo Rico en Caldas. Junto a su cuñada y dos sobrinas, viven de la venta de los collares de la cultura Emberá-Chamí que se fabrican en su pueblo. Su elaboraciones toman una semana, cuestan desde 35 mil hasta 70 mil pesos. Lleva una semana en Manizales y de las ventas que haga al día, ella paga su arriendo y comida. “Muchas veces, solo compran un collar; o muchas veces nada”, afirma.

 

Kena Torrez. Venezolano, le encanta viajar por el mundo con su perrita Pai. Lleva dos semanas en Manizales, “Me gusta ser artista callejero porque con esto me gano la vida y muchas sonrisas también”, contó. Sin embargo, aclaró, que la vida de artista callejero no es fácil. “Hay días en que puedo recoger 30 mil pesos para dormir, como hay días en que no te haces casi nada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *