Crisis en el Instituto Universitario de Caldas

La Voz de Caldas: 1926-2019
Instituto Universitario de Caldas. Mitad del siglo XX

Quejas contra el rector y los docentes, panfletos que circularon por la ciudad denunciando problemas internos (supuestamente hechos por profesores y alumnos), notas de periódicos que alarmaron a la ciudadanía por la educación de los jóvenes, cuestionamientos a la instrucción pública, polémicas por la educación técnica o formal, por la financiación de la escuela de artes y oficios… Todo esto hacia parte del clima que vivía Manizales, la educación y el Instituto Universitario de Caldas. Sobre este Instituto se decían muchos cosas, por eso el director de La Voz de Caldas, Eudoro Galarza Ossa, entrevistó a Julio Zuloaga, rector del Instituto Universitario, para que aclarará lo que acontecía en su centro de educación. La entrevista fue publicada bajo el título Con el Rector, estos son algunos apartes…

“Con el Rector

También con el Rector del Instituto hablámos y díjonos las interesantes cosas que en seguida verá el que leyere.

-¿Qué efectos ha causado en la disciplina interna la campaña que contra el Instituto Universitario se ha desatado en estos últimos días?

-Esa campaña por un momento causó en los estudiantes cierto estupor porque alcanzó a pensar que no se explicaban la razón de ella ni de dónde venía ni con qué objeto se hacía. Cuando las hojas sueltas se sucedieron y se repitieron ya los estudiantes fueron entendiendo que la campaña no era alta ni noble y parece que el efecto vino a ser casi nulo. Cuando se dijo en alguna hoja que el Instituto había llegado al máximo del desprestigio varios estudiantes internos de las poblaciones se acercaron a la rectoría a manifestarme temor de que sus estudios no fueran reconocidos en Bogotá debido a que según se afirmaba el establecimiento había perdido su seriedad. Les manifesté que no veía motivo para que llegara a ocurrirles algún percance en sus estudios siendo así que al frente de todas las asignaturas tenía el Instituto el profesorado más honorable y competente que puede conseguirse en Manizales y que es un orgullo no sólo para el Instituto sino para cualquier universidad del país. Los jóvenes atendieron mis reflexiones y estuvieron de acuerdo conmigo en las apreciaciones que acabo de exponer.

-¿En esta campaña habrá elementos estudiantiles del Instituto?

-Yo no lo creo y he venido sosteniendo a todos mis amigos que ningún estudiante del  Instituto es capaz de tomar parte en esa campaña. Puedo decirle que de los trescientos estudiantes que hay actualmente en el plantel no tengo la más mínima queja de deslealtad. (…) Sin embargo se afirma que hay uno o dos estudiantes que dizque han acompañado a los señores organizadores DE LA BELLA LABOR de desacreditar mi persona. Allá ellos si es verdad.

-¿Y si a usted se le llegara a demostrar que algunos estudiantes han tomado parte de ESA BELLA labor, como dice irónicamente, de desacreditar su persona y de desorganizar el Instituto, qué actitud asumiría con respecto a ellos?

-Si llegara a demostrarse esa falta que es sumamente grave yo me vería en la necesidad de solicitar al Consejo Directivo la expulsión definitiva del establecimiento de esos estudiantes (…)

-¿Cuál es el régimen disciplinario que emplea usted en el Instituto?

-Es el más sencillo, el más lógico y el más natural: Tratar de conquistar el afecto de todos los estudiantes al Instituto y a sus superiores. Aquí se trata de acabar con el castigo hasta donde ello sea posible. Se estimula a los estudiantes para que obren bien por convicción y no por obligación impuesta; luchamos porque los estudiantes vean en nosotros compañeros superiores pero no verdugos…

-¿Sobre la alimentación para los internos que puede usted decirnos?

-El Contratista de la alimentación señor José J. Henao cumple su contrato de manera admirable. Esa alimentación es sumamente buena y en ello han estado de acuerdo todas las entidades y todas las personas que han visitado el plantel. Una comisión de la Honorable Asamblea en el año pasado y otra en el presente fueron, sin previo aviso, al comedor y según lo manifestaron, quedaron plenamente convencidos de la alimentación del Instituto Universitario es, sin duda alguna, la mejor de los internados del país”.

Sábado, 29 de mayo de 1926. La Voz de Caldas

1914-2019: 105 años de historia

Instituto Universitario de Caldas. Foto IUC

Cuando se publicó esta entrevista (29 de mayo de 1926) el Instituto Universitario de Caldas tenía 12 años de fundado y su rector era Julio Zuloaga. Hoy, el Instituto tiene 105 años de funcionamiento y en el 2014 fue galardonado con el Escudo de Caldas en Categoría Gran Escudo. Este año, la Alcaldía de Manizales invirtió 3500 millones de pesos en la completa remodelación de la infraestructura del centro educativo. Se mejoraron el laboratorio químico, la sala de profesores, el piso (unos 6 mil metros), los baños, las áreas deportivas, el restaurante… Sin en 1926 eran 300 estudiantes, hoy son 2450 en primaria, básica secundaria y media. Su actual rector es Cristóbal Trujillo Ramírez.

Miércoles 29 de mayo. UMCentral. Sebastián Mejía Osorio

Avisos de ayer

 

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *