Informe especial: Manizales y la bicicleta

UMCentral Unidiario

Desde 2015, la Alcaldía municipal se ha propuesto mejorar la movilidad y el medio ambiente a través del proyecto Manizales en Bici, el cual propone préstamos para el uso de este transporte alternativo. La bicicleta es uno de los principales medios para trasladarse en la ciudad; su uso trae beneficios para la salud física y mental.

Se registran 48 mil recorridos por día en la ciudad

Manizales, comprometida con el uso de la bicicleta

El servicio se había interrumpido a finales de 2018. Foto: Sergio Luis Gutiérrez

Según el director del programa de Manizales en Bici, Mauricio Molina Gómez, quien lidera un proyecto que busca fomentar el uso de bicicletas en la capital caldense, “Manizales es el segundo municipio con acceso a bicicletas públicas y es el único sistema de movilidad enfocado 100 % a la favorabilidad ambiental”.

La ciudad tiene ocho estaciones que van desde el Parque del Agua, pasando por la avenida Santander hasta el barrio Milán. En la actualidad, 165 bicicletas ruedan a diario y se espera que, finalizando este mes, se pongan en funcionamiento 26 electroasistidas, cuando estén listas las estaciones con los módulos de carga.

De acuerdo con un informe de Manizales Cómo Vamos en 2016, la gran mayoría de habitantes de la ciudad se desplaza a pie o en bicicleta, sin especificar una cifra concreta. Manizales en Bici inició en 2015 con 135 de estos vehículos alternativos repartidos en las ocho estaciones. Para marzo de 2016, el sistema ya contaba con más de dos mil  viajes mensuales.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, en una urbe como la capital caldense, el promedio de desplazamiento en bicicletas al día es de 48 mil viajes. Mientras tanto, Bogotá se convierte en la ciudad de América Latina con más biciusuarios: 611.472 diarios.

Los beneficios de la práctica del ciclismo, según Javier Gutiérrez Patiño, médico general, son el ejercicio en los miembros inferiores, la zona lumbar, abdominal y los hombros. “Es un deporte de bajo impacto sobre las articulaciones; por lo tanto, produce poco desgaste en las mismas. Fortalece y mejora el equilibrio, quema calorías y grasas, disminuye el riesgo de las enfermedades cardiovasculares, metabólicas y pulmonares; además, ayuda a la salud mental, reduciendo el estrés y la ansiedad”.

Las dificultades del programa Manizales en Bici

El programa instalará una nueva estación en Chipre. Foto: Manizales en Bici

Sergio Ramírez Castañeda es estudiante de música de la Universidad de Caldas, sede Bellas Artes. Él quiere movilizarse hasta el centro educativo sin gastar dinero en transporte público, pero expresa que el sistema de Manizales en Bici le parece muy enredado y no quiere responsabilizarse de un bien municipal, en caso de robo o daño al vehículo. “Yo no quiero meterme con esas bicicletas porque luego a uno lo roban o uno se accidenta, y es uno quien responde”, afirmó. Él es uno de los muchos universitarios que se quejan del programa de la Alcaldía de Manizales.

Otro de los problemas es la ubicación de las estaciones. La Universidad de Caldas es la única que cuenta con un punto de bicicletas municipales en su sede principal, las demás no han podido establecer un convenio para construir los sitios de alquiler en sus instituciones.

“La Universidad Autónoma decidió que el proyecto de la estación en su sede era muy costoso, por lo que no se realizó la instalación, y la Universidad Nacional pedía señalización completa de las vías que limitan con la institución para poner el puesto, situación que fue inviable”, declaró el director del programa Manizales En Bici, Mauricio Molina Gómez.

En la Universidad de Manizales, el proyecto tuvo problemas por litigios con la comunidad respecto al terreno planteado para usarse en la entrada vehicular de la carrera 10. “Se hicieron las propuestas hace un par de años, pero las personas aledañas se opusieron al proyecto porque tenían en el terreno unas plantas de su propiedad, debido a ese conflicto, la idea se enfrió”, señaló Luis Guillermo Valencia Osorio, abogado de la Secretaría General de esta Universidad.

De otro lado, sobre la responsabilidad del usuario en caso de accidente o robo, el director de Manizales en Bici concluyó: “En caso de que suceda un robo o un accidente, el usuario no tendrá que pagar por el perjuicio; nosotros realizamos los reportes del daño a la Alcaldía y se realiza la reparación de la bici”. Molina Gómez agregó que desde el inició del programa no se ha presentado ningún accidente.

Las bicicletas en las universidades

La gran mayoría de habitantes de Manizales se movilizan a pie o en bicicleta, según Manizales Cómo Vamos. Foto: Santiago Carmona

Dentro de los acercamientos entre el programa Manizales en Bici y las universidades, se han planteado proyectos para promover el uso de este tipo de transporte, que contribuya a la creación de una estabilidad ambiental, según Mauricio Molina Gómez, director del proyecto municipal.

Para aquellos que deseen inscribirse al servicio de bicicletas, basta con presentar, en las estaciones, una factura de agua o luz y firmar un consentimiento. Si la persona es menor de edad, la autorización debe ser firmada por sus padres o representante legal; sin embargo, debe tener un mínimo de 14 años para acceder al beneficio.

Para retirar la bicicleta, se emplea un sistema biométrico que analiza la huella del beneficiario y confirma la salida del vehículo. “En ciudades como Bogotá, este sistema se trabaja con tarjetas, pero estas han sido robadas. A pesar de que el responsable debe pagar el valor de la tarjeta, el ladrón puede retirar la bicicleta sin ningún problema. Es un arma de doble filo, pero Manizales tiene el beneficio de usar la huella como medio de verificación”, afirmó Molina Gómez.

Para aquellos que poseen bicicleta propia, la Universidad de Manizales cuenta con espacios destinados para su parqueo en la entrada principal de la institución. El uso de este transporte monoplaza, además de ser amigable con el medio ambiente, contribuye con la movilidad en las entradas del centro educativo; sobre todo, en horas pico.

Finalmente, el secretario de Movilidad de Manizales, Carlos Alberto Gaviria Marín, opinó sobre la labor en la ciudad para fomentar el uso de la bici: “Es un trabajo duro, lento, pero seguro. Cuando empezamos, no había nada. Ojalá pudiésemos tener más ciclorrutas y ampliarlas. No es fácil por la topografía, pero la gente está saliendo cada día más”, afirmó.

Encuesta

UniDiario encuestó a 20 estudiantes de 4 universidades de Manizales sobre el uso de la bicicleta y sobre su conocimiento del programa Manizales en Bici. Los motivos que entregaron los estudiantes para no usar las bicicletas son que poseen vehículo particular y desconocen el funcionamiento del programa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *