Cable aéreo Manizales

Cable al Chocó o catástrofe

La Voz de Caldas: 1926-2019

Señor Gobernador:

Nos es honroso acompañaros el memorial en que la ciudadanía manizaleña, interpretando el más grande anhelo de nuestro Departamento, os pide todos vuestros esfuerzos para aquella obra EL CABLE AL CHOCÓ que cambiará nuestros destinos y nos dará autonomía; al ponernos en contacto directo con el Océano civilizador y con las rentas marinas.

Ese memorial -síntesis de miles de páginas que pudieran escribirse- y en el cual la densidad está en relación inversa de la concisión, expresa, con elocuencia insuperable, las poderosas e incontables razones -económicas, fiscales, políticas y hasta de propio decoro- que, haciéndola vital, imponen aquella obra, cuyos trascendentales alcances no se os escapan. Ella robustecerá nuestra naciente estructura industrial, suministrándole combustible; independizará y abastecerá nuestro tráfico ferroviario, permitiéndole alimentar sus fuentes propias, las calderas de sus locomotoras; abrirá a la agricultura, dándole mercados, extensas comarcas; vigorizará nuestro comercio, acercándole importantes núcleos consumidores; pondría al alcance de nuestras energías raciales, vastas regiones colonizables e inexhaustos veneros de metales preciosos; fortalecerá y hará indestructible la unidad departamental; y, finalmente libertará nuestro decoro y suprimirá, con el natural ejercicio de las funciones esenciales, el organismo económico, la forzosa intervención de núcleos rivales, y algunas veces émulos, que -fresco está en el recuerdo- quisieran imponernos las horcas cautivas.

Os enviamos ese memorial enmarcado, rogándoos sea colocado al alcance de vuestra vista, para que os recuerde, todos los días, y todas las horas, aquel supremo anhelo de Caldas; para que vuestro sucesor, más tarde, tenga también en ese mudo permanente testigo que le marque la orientación fundamental que el Departamento persigue; y para significar, finalmente, la intensidad de esta corriente de opinión que desea evadirse de las fórmulas y del papeleo y que busca evitar el natural proceso de todas las solicitudes que se elevan a los mandatarios; pasan fugazmente bajo su vista y van luego a los archivos, a construir elementos de historia antigua y casi siempre, pasto de polillas.

Manizales mayo de 1926.

Señor Gobernador,

Tiberio Obispo, Félix M. Salazar, Alejandro Gutiérrez, Roberto Gutiérrez, Jaime Gutiérrez, Pompilio Gutiérrez, Karl Luchau, S. Ocampo G., Juan de J. Calle, Miguel Salazar J., Roberto Vélez, Luis Salas B., E. Toro, Aquilino Villegas, Rafael Jenaro Mejía, Emilio Arias Mejía, Manuel Mejía J., Gabriel Jaramillo B., Julio Vélez, Santiago Vélez, Antonio Arango G., J. M. López Velázquez, Emilio Latorre, L. Toro, José Ignacio Villegas, José M. Villegas, R. Toro V. Manuel A. Posada, Julio Restrepo B., Alfonso Villegas Arango, M. Piedrahita, Joaquín Gómez B., Víctor Hoyos, Marco Gómez B., A. González, José M. Arango, José Joaquín Arango, José M. Gómez B., Daniel Arango J., Jorge Luis Vargas, Carlos Sanín, Miguel Hoyos B., Silvio Villegas, Daniel Restrepo Escobar, Abel Mejía M., Nicolás Jaramillo J., J. Hoyos R. Julio Buitrago A., Jaime Ángel V., Camilo Uribe, Bernardo Ocampo, José Ángel, Julio Ocampo, Vicente Gutiérrez M., Alberto Mejía, Ernesto Botero S., Francisco Jaramillo Ochoa, Alberto Arango Tavera, José Manuel Escobar, Pablo Escobar J., Lino Jaramillo, José J. Hoyos, Francisco Jaramillo M., Luis Restrepo Isaza, Manuel Ocampo, Gilberto Gutiérrez Vélez, Valerio A. Hoyos, Benjamín Gómez Duque, Francisco Gutiérrez A.”

Sábado, 22 de mayo de 1926. La Voz de Caldas

Jamás se construyó

Monumento al Cable de Manizales

Desde 1923 comenzó a estudiarse la idea de un cable aéreo entre Manizales y Chocó, al que llamaron Cable de Occidente. Este inició su construcción en 1927. El texto Cuando Caldas tenía cables aéreos, de Albeiro Valencia Llano, dice que en diciembre de 1928 entró en funcionamiento la primera sección con 25 vagonetas de pasajeros y 70 de carga, 5 kilómetros que iban hasta la estación de La Linda. Luego cubrió otros 5 kilómetros hasta la Estación de Malabrigo, un poco más adelante de La Linda, vereda de Manizales. Dejó de funcionar en 1935.

Para el ingeniero Duque Escobar ese cable aéreo no pretendía darle una mirada al Chocó, sino a los habitantes del municipio de Riosucio (Caldas), el núcleo más densamente poblado del Departamento en ese entonces y por donde pasaría el cable. En 1929 este medio de transporte movilizó 1.547 toneladas y 22.066 pasajeros. Según Duque un accidente, en el que perecieron varias personas, acabó con la idea de continuar la construcción de las demás líneas de este cable.

Los cables aéreos se construyeron en Caldas para solucionar el problema de transporte debido a los obstáculos de la topografía montañosa del Departamento.  Luego de construirse el cable Manizales- Mariquita (1922-1961) se impulsó la construcción de otros, como el de Manizales-Aranzazu (su destino final sería Aguadas, y operó entre 1928 y 1942) y Manizales-Villamaría, solo funcionó 3 años.

Construir hoy un cable aéreo que comunique a Manizales con el Chocó es inviable, asegura el ingeniero Gonzalo Duque Escobar. Dice que las barreras topográficas hacen imposible su viabilidad y sería muy costoso, además movilizar por aire es hasta tres veces más oneroso que por vía terrestre; igualmente hay que tener en cuenta el flujo de pasajeros, debe existir el suficiente número de personas que lo utilicen para que logre sostenerse.

Miércoles, 22 de mayo de 2019. UMCentral. Santiago Zapata

Avisos de ayer

“Biliosidades, agrieras, mareos, indigestiones, se curan tomando UROL. El empleado necesita vigorizar su organismo tomado siempre UROL, sal efervescente granulada”, así se promocionaba este medicamento en el diario El Colombiano, de Medellín (aviso del señor); y en La Voz de Caldas, en Manizales.

 

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy (las transcribimos tal como fueron publicadas).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *