En Salamina (Caldas) se vende este pedazo de monumento nacional

En portada Salamina

Cultura. Esa es la palabra que define a Salamina, Caldas. Su arquitectura antioqueña y la preservación de las casas solariegas del siglo XIX le han proporcionado al pueblo el reconocimiento de Patrimonio Universal de la Humanidad por parte de la Unesco, además de ser un bien de Interés Cultural. Sin embargo, tales reconocimientos solo han traído problemas a los propietarios de los predios debido a las rigurosas medidas que impone el Ministerio de Cultura para cambiar una simple tabla.

Sector quemado de la carrera sexta. Fotos Sergio Luis Gutiérrez

Por hacer bien, ¿hicieron mal?

Salamina forma parte de la Red de Pueblos de Interés Cultural de Colombia, según la resolución n.° 087 del 2 de febrero de 2005, la cual delimita el centro histórico (incluye una gran parte del sector urbano salamineño). Esta resolución fue la que provocó que en 2007 se desarrollara el Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) que propende por la preservación, mantenimiento y salvaguarda del conjunto patrimonial. Ese Plan es el que limita hasta hoy las modificaciones a los predios. Es decir, el Ministerio de Cultura debe estar pendiente y autorizar cada modificación en las estructuras.

Las intervenciones en estas estructuras se categorizan en tres niveles: el primero tiene que ver con los sitios históricos que necesitan una conservación integral, las casas de nivel dos son los predios que deben
mantener su arquitectura, y los hogares de nivel tres son aquellos que no poseen relevancia histórica, pero que deben mantener el contexto cultural que propone la arquitectura antioqueña.

Salamina es cultura e historia. Con sus 194 años, este municipio cuenta las anécdotas de los abuelos a través de sus casas y habitantes, el problema radica en que muchos de los propietarios se sienten abandonados por el Ministerio de Cultura mientras ven sus casas, literalmente, cayéndose a pedazos.

Rígidos y difíciles de contactar

El arquitecto Aurelio Arango hace parte del grupo que trabaja por recuperar la carrera sexta luego de un
incendio que quemó 22 locales y ocho viviendas en la Calle Real hace dos años, y explicó las complicaciones que se tienen al momento de intervenir: “El Ministerio tiene unas normas supremamente rígidas y centralizadas en Bogotá, nada se puede hacer desde Manizales y Salamina. El Ministerio obstaculiza cualquier tipo de intervención, tenga que ver con el incendio o sea solo el cambio de una simple tabla. Los delegados que han ido siempre han tenido presente esta situación pero no han podido encontrar solución”.

Es una realidad, los ciudadanos que tengan sus hogares en el centro histórico “no pueden hacer ninguna construcción sin pedirle antes una autorización al Ministerio, y esta entidad puede tardar años en responder”, así lo argumentó Amparito Serna Isaza, dueña de la Casa del Degüello, uno de los sitios más representativos del municipio. Ella cuenta que ha tenido que realizar reparaciones mínimas, pero que el Ministerio de Cultura le ha dado respuestas tardías.

Infinitos deberes y pocos derechos

¿Cuánto cuesta mantener en pie una estructura de más de 100 años?, ¿qué tanto se debe invertir para mantener viva la historia?, muchos de los propietarios recibieron sus
casas como herencia. El Estatuto Tributario de Salamina le da un descuento del 20 % en el impuesto predial si su hogar es de nivel uno, un 10 %, si es tipo dos y un 5 % para el tipo tres. Ese es el único beneficio que reciben por mantener y cuidar los bienes de Interés Cultural.

La Casa de la Cultura de Salamina cerró sus puertas al público

Estructuras de nivel de conservación 3.

 

Un llamado al respeto

Una pared de la Escuela Taller de Salamina, ubicada en la calle 5 # 7-34/60, colapsó el 5 de octubre de 2018. Los veedores del patrimonio salamineño calificaron este desastre como “la prueba definitiva
del abandono por parte del Ministerio”, pues afirman que “si se derrumbó uno de los sitios más representativos del municipio, nada podrán hacer ellos por sus domicilios”.

Ellos se contactaron con el Ministerio de Cultura, denunciaron la situación de varias estructuras, contaron el colapso de la Escuela Taller y solicitaron mayor presencia estatal. El director de Patrimonio, Alberto Escobar Wilson-White, respondió así: “El cuidado y mantenimiento de los bienes inmuebles corresponde a sus propietarios o poseedores. En aquellos casos en que una construcción de carácter patrimonial se vea afectada por acción, o bien, por la omisión de las acciones necesarias para garantizar su mantenimiento y buen estado, el propietario deberá restituir a su estado original la edificación”. Los propietarios quedaron en las mismas.

Un final inquietante

La respuesta del Ministerio deja aún más preocupados a los veedores. Imploran por soluciones y no por excusas, y afirmaron que continuarán pidiendo que dicha cartera deje de ser el espectador en primera fila de la debacle de este trocito de monumento histórico.

El incendio de la carrera sexta se produjo el 6 de abril del 2017 debido, presuntamente, a un cortocircuito.

Se vende este pedazo de monumento nacional
El nombre del municipio, Salamina, nació como homenaje a una isla griega. Cerca de 18 mil personas viven en este poblado ¿del centronorte  caldense

 

Salamina, la dueña de la Casa del Degüello tuvo que esperar más de medio año para cambiar las tablas de su suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *