Nuestro ambiente literario

La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

En Manizales se lee muy poco; eso está ya corroborado por el menguado éxito que siempre han tenido los libreros; ellos, sometidos al solo negocio de los libros, no alcanzarían a lograr el plan cada día.

Parece que la hechura de la ciudad, la lucha intensa y sostenida para asegurar la primacía comercial de nuestro suelo; la herencia de nuestros mayores, desposeída del atalaje espiritual, si bien copiosa en las prácticas de fecundo trabajo material todo ello, prima por sobre los hábitos de dar el espíritu todo el alimento que ha menester. Aquí falta tiempo para trabajar, ellos se dice y es cierto, sobre todo en estos días, en que se ha tomado la ciudad en un solo diligentísimo hormiguero.

Mas ha de aparecer por alguna parte el rayito de luz, que tonifique el agitado cuadro de nuestra febril psicología; los muchachos se están iniciando y parece que se cuajan los entusiasmos. Eso hacía falta. Si ya la juventud escribe y lee, no durará mucho esta época de tan marcado positivismo.

Queremos dedicar esta noche a las tres publicaciones nuevas, reveladores del entusiasmo de los jóvenes, que están llamadas a vivificar nuestro ambiente literario.

AZUL, de nuestro camarada Jaramillo Meza, reconocido poeta y escritor, regala a sus lectores en cada entrega, con trozos selectísimos; en ella aparecen los cuentos de doña Blanca Isaza, estilista original, cuya fama pertenece a la República. AZUL ha conquistado las avanzadas en el campo de las revistas y ha de durar mucho, según son de constantes los esfuerzos de su director.

PORVENIR, que dirige Bernardo Gutiérrez H., un mozo de coraje, que luchando contra todos los obstáculos, lleva publicados cinco números que han sido muy leidos y bien recomendados. Es lástima que este muchacho, que revela buena fibra de escritor, no desbroce lo bastante sus producciones, en especial sus versos. Pero lo hará, estamos seguros. El último cuaderno representa un verdadero esfuerzo, y es, algo de correctísima factura tipográfica. Cuide mucho Porvenir, de publicar esmerado material, que ella es parte principalísima de su éxito.

JUVETUD. Es la hoja de los universitarios, que han formado un centro literario, amparado por las alas invisibles de Ariel. Nada que diga mejor de ansias estudiantiles que esto de habérselas desde el primer trasegar de los libros, con las rudas luchas de la idea y la palabra. Noble tribuna han levantado los del Instituto, para conquistar sus deseos, que han de ser siempre encendidos y férvidos. Los números que de Juventud hemos leído, traen para nosotros el grato recuerdo de los claustros, el arma que se conserva intacto en el corazón y que tanto entusiasmo cuando se rememora el dulcísimo pasado. Muy buenos artículos, escarceos literarios, reseñas históricas, brotes poéticos, han mostrado de los universitarios. ¡Adelante! Es un comienzo digno de la juventud que frecuenta las aulas.

El público rara vez considera cuánto esfuerzo cuesta echar a los cuatro vientos un periódico. Nada que se parezca tanto al ajetreo que demanda una corrida de toros, como la de poner en manos del lector, la hoja en que se consumen al par el trabajo del espíritu en pervigilia y el esfuerzo del tipo de imprenta. De todo hay en el periódico; la más mínima insignificancia lo echa a perder.

Manizales debe estimular el esfuerzo de los jóvenes que en buena hora le dan lustre, haciendo ver afuera, que también tenemos espíritu y ambiciones. Poco cuesta sacar una moneda que se gasta fácilmente y que no hace mengua, en sostener las publicaciones a que nos referimos. A la postre, son retoños del cuarto poder, la fuerza que se señorea del mundo, y que le da la principal característica de cultura.

Aquilino Villegas, maestro en las lides de la prensa dijo en un párrafo robusto de un diario, y nosotros decidimos con él, de cualquier periódico: ´Hacer un diario es ya una tarea abrumadora. Pero crearlo de todas las piezas, hacerlo vivir, hacerlo progresar darle sólido fundamente financiero es algo magnífico. Enseñar y acostumbrar una ciudad a leer todos los días en papel, crearle la necesidad civilizada de saber qué pasa en el mundo y en su patria, hacer de la noticia, del artículo de ocasión, del párrafo literario o del cuento fácil o de la crónica internacional un vicio tan arraigado como el café y el tabaco, en un pueblo como el nuestro, trepidante de tráfico y acción corajuda y desdeñoso de la retórica, debía considerarse obra tan meritoria, por lo que menos como fundar un nuevo banco.”

¡Ello es así! Nosotros damos testimonio.

J. Palex

Miércoles, 12 de mayo de 1926. La Voz de Caldas

Manizales lee

Hoy en día la lectura en Manizales crece. Luis Felipe Valencia Tamayo, docente de literatura y periodismo de la Universidad de Maizales, dice que “en el promedio nacional Manizales tiene buenos hábitos de lectura, esto influye mucho el que sea una ciudad universitaria con docentes que tengan claro que la lectura es fundamental para los procesos educativos. Se sabe que el promedio nacional es bajo, entonces decir que aquí somos buenos en medio de un panorama que es pobre, no es decir mucho porque tampoco nos da la medida de lo que deben ser las lecturas a medida internacional”.

Felipe recalca que el hábito de lectura se inculca en la crianza de los niños, formando nuevas y pequeñas bibliotecas en los hogares, llevándolos a festivales de lectura como la Feria del Libro de Manizales o -Face+Book, clubs de lectura que aportan al crecimiento intelectual de los niños, jóvenes y adultos.

Domingo, 12 de mayo de 2019. UMCentral. Valentina Arias

Avisos de ayer

En 1926 vendían este medicamento, que también servía para la estabilización de la circulación y el sistema nervioso.  Hoy este medicamento es remplazo por el Acetaminofén, la Aspirina o el Tramadol.

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy (las transcribimos tal como fueron publicadas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *