Un buen establecimiento de baños

La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

“Tuvimos no hace mucho ocasión de visitar el establecimiento de baños de don Miguel Naranjo, situados una cuadra al sur del Parque de Caldas y podemos por lo tanto declarar que ofrecen para el público las mejores garantías, especialmente para las señoras.

La limpieza es admirable en toda la extensión de la palabra. Los sistemas de desinfección son completos. El servicio de agua fría y caliente es abundante y constante.

La señora esposa del señor Naranjo atiende el establecimiento en lo que se refiere con las señoras las cuales tienen sus apartamentos especiales. Y el señor Naranjo atiende a los caballeros.

Establecimientos de esta naturaleza son los que se necesitan entre nosotros y son los que debe el Municipio apoyar. Por cada baño que se etablezca en la ciudad debería en consejo conceder una prima.

 Llegó ayer el comandante Guizado

Ayer en las horas de la tarde llegó el Comandante Guizado, procedente de Panamá, con el objeto de organizar tecnicamente el Cuerpo de Bomberos de la ciudad. El Comandante permanecerá durante algunos meses entre nosotros.

Con el comandante llegaron un hijo suyo, Ingeniero Electricista quien viene a prestar sus servicios entre nosotros y en el Cuerpo de Bomberos y dos bomberos más pertenecientes al cuerpo que funciona en la ciudad de Panamá.

Tanto el Ingeniero Electricista como los bomberos permanecerán entre nosotros el tiempo que sea necesario para darle a los bomberos de Manizales una instrucción conveniente y completa y es muy seguro que el Honorable Concejo Municipal contrate con uno de ellos la dirección permanente del Cuerpo de Bomberos, lo que desde ahora es digno del mayor aplauso y de la gratitud pública.

La gratitud que Manizales ha adquirido con el Comandante Guizado es inmensa. De ella nosotros nos hacemos eco“.

Jueves, 6 de mayo de 1926. La Voz de Caldas

 

Agua, agua…

Se dice que en 1854 se construyeron las primeras fuentes públicas comunitarias, en el centro de Manizales. Los ciudadanos de entonces usaban para sus necesidades el agua de las quebradas, charcos y ríos. Algunas (pocas) casas tenían pozos y aljibes o buscaban otros mecanismos para llevar el agua de los nacimientos a sus hogares.

En 1884 se intentó construir el primer acueducto, usando como fuente la quebrada Olivares, pero no había dinero suficiente para financiar el proyecto. Después se buscó aportes por parte de la Nación y a través de la venta de suscripciones para obtener el servicio. La idea tomó fuerza en 1886 cuando desde la quebrada Sacatín (cerca al primer cementerio, en Chipre) se levantó unos conductos que transportaban el agua hasta una cuadra de la Plaza de Bolívar (Palacio Nacional, que estaba en construcción).

Dos años después (1888) el Concejo destinó 400 pesos para arreglar el acueducto e instalar una fuente en la Plaza de Bolívar, agua que provenía de la Quebrada Olivares. Este incipiente acueducto tenía 102 suscriptores (cada uno pagaba 20 centavos mensuales), con 636 llaves arrendadas y 86 fuentes públicas y privadas distribuidas por la ciudad.

Entre 1900-1920 el Concejo compró 800 metros de tubería para reponer la que estaba en la carrera de la Esponsión y para instalar en otros sectores de la ciudad; y ordenó comprar predios con nacimientos de agua, para preservarlos. En 1922 el Concejo permitió la creación de la Junta del Acueducto Municipal, su fin era dotar a Manizales de un acueducto moderno.

Con los incendios de 1925 y 1926 la empresa Ulen (encargada por el Gobierno Nacional para reconstruir el centro incinerado de la ciudad) planteó levantar un acueducto con mejores condiciones. El nuevo acueducto permitió que el agua llegara a las casas. Ya en la década del 40 se amplió la red de distribución del agua, a través de tanques satélite en distintos barrios (como el de Chipre) y se construyeron los tanques de purificación en la planta de Niza. Entre 1960 y 1970 se construyeron tanques de potabilización y otros tres tanques (en Belén, en Pío XII y en el convento de las Adoratrices). En 1962 nació las Empresas Públicas de Manizales, encargadas de administrar el acueducto, el alcantarillado, aseo, teléfonos, matadero, galerías…

Entre 1970 y 1980 se construye la Planta Luis Prieto Gómez; además comenzó a usarse aguas termales para purificar la del acueducto de Manizales. Entre 1990 y 2000: El Concejo le concedió facultades al alcalde Mauricio Arias Arango para transformar las Empresas Públicas de Manizales. De ahí nació Aguas de Manizales, empresa encargada del acueducto y alcantarillado de Manizales.

La llegada de Guizado

Después del incendio de 1922 surgió la necesidad de crear un cuerpo de bomberos y mientras se pensaba en cómo crearlo ocurrió el segundo incendio en 1925, que destruyó 32 manzanas del centro de la ciudad y se usaron explosivos para frenar la conflagración.  El 1 de noviembre de 1925 es aprobado el decreto 023 que permitió la creación del primer cuerpo de bomberos de Manizales. Según el portal bomberostgs.blogspot.com la primera escuadrilla oficial tenía 10 trabajadores remunerados y 28 voluntarios, todos a cargo del comandante Roberto Zuluaga. Tuvo varias sedes provisionales, la primera estación se ubicó en donde hoy está el parque de los Fundadores. Se mandaron a pedir de Estados Unidos implementos para la estación, pero no llegaron a tiempo para el tercer incendio, el del 20 de marzo de 1926.

En 1926 llegaron de Panamá los capitanes Juan Antonio Guizado y Ernesto Arozemena. El primer camión de bomberos llegó en 1927. En 1952, en el parque Olaya Herrera, se construyó la primera sede oficial; en 1977 se trasladó a la sede actual, vecino del estadio Palogrande. En 1988 el cuerpo de bomberos pasó a ser administrado por la Alcaldía y en 2008 hace parte de la Oficina Municipal para la Prevención y Atención de Desastres (Ompad).

Lunes, 6 de mayo de 2019. UMCentral. Ana María López

Avisos de ayer

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy (las transcribimos tal como fueron publicadas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *