Un camión atropelló ayer un soldado

La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

Ayer a las cuatro de la tarde el autocamión manejado por el chofer  Jorge Agudelo atropelló  al soldado del Regimiento Ayacucho Jesús Antonio Osorio. Este camión con el atropello causó al chofer contusiones que el médico considera de alguna gravedad.

Los soldados del Regimiento estaban en formación en la Avenida y el dicho Osorio era el último. Aquellos al ver a éste bajo las ruedas del aparato se abalanzaron contra el chofer con ánimo de lincharlo y algunos hasta calaron las bayonetas, pero los oficiales que dirigían el pelotón contuvieron el ataque y, a Dios gracias, evitaron que Agudelo pereciera en ese momento.

Sobre la culpabilidad o no culpabilidad del chofer hay varias versiones. Unos dicen que no es culpable porque hizo sonar el pito con tiempo y el soldado no se quitó sino que permaneció quieto en su puesto apesar de que era aquel lugar de muchísimo peligro. Efectivamente en ese mismo punto más o menos hace pocos días se volcó un carro que fue a atropellarse contra otro.

Otros opinan, y con estos están los elementos del Ejército, que el chofer es absolutamente culpable porque echó encima el aparato al soldado y que solo pitó cuando ya estaba encima y no daba lugar a ponerse en salvo.

De una manera o de otra el chofer ha sido reducido a prisión mientras se investiga su responsabilidad en este deplorable asunto.

Pero de una o de otra manera nosotros nos permitimos  muy atentamente excitar al señor comandante del Regimiento a que disponga que los soldados no escojan la Avenida Cervantes como campo para sus ejercicios. La Avenida fuera de que es muy estrecha tiene un tráfico considerable que todos los días va desarrollándose considerablemente. Nosotros hemos observado varias veces que por los ejercicios de los soldados hasta momentáneamente se ha suspendido el tráfico en la Avenida.

Esto constituye verdaderamente un peligro de la mayor seriedad, pues de un lado el tráfico que es continuo y es veloz, y de otro los soldados que en sus ejercicios militares son inamovibles, es decir, no pueden retirarse de sus puestos sin la orden de sus superiores.

Martes, 4 de mayo de 1926. La Voz de Caldas

 

De Cervantes a Santander

Avenida Cervantes, calle 51, en 1939. En 1940 sería la Avenida Santander. Foto de Nelson Sierra

A comienzos de siglo XX la vía más importante de la ciudad la llamaban El Carretero (por transitaban las recuas de mulas y bueyes). Con el desarrollo de la ciudad se le hacen mejoras a esta vía y en 1916, para conmemorar los 300 años de la muerte del escritor Miguel de Cervantes Saavedra (22 de abril de 1616), los poetas e intelectuales manizaleños proponen darle el nombre de Avenida Cervantes.

La ciudad sigue creciendo, llegan los incendios de 1922, 1925 y 1926, además de varios terremotos. Estas tragedias hacen que se levanten nuevas obras. Entre 1926 y 1931 se construyeron en Manizales cerca de 200 edificios y la Avenida Cervantes fue mejorada, ya por ella transitaban carros y a lado y lado de la vía se levantaron barrios como Vélez (para trabajadores de estrato medio-bajo), Versalles (para personas de estratos altos); Lleras, Palogrande y La Estrella.

En la investigación  La proxemia del espacio público caso de estudio ´bulevar del Cable Avenida Santander´, de Diana Marcela Noreña Chica, cita a P. Fabio, quien en su texto Historia de Manizales, llegó a escribir: “Indudablemente, la ciudad elegante y confortable se desenvolverá a lo largo de la Avenida Cervantes, mientras la ciudad comercial, industrial, continuará en su área arrugada imitando una bahía embravecida, pero solidificada de repente. Resulta hermosa la Avenida por su trazado, por las edificaciones, por las fábricas en ella ubicadas, que os acreditan de industriales y adelantados, por los planteles de enseñanza con que avíes adornado, como el Instituto Universitario, que desarrolla procedimientos educacionistas al estilo de Alemania y Bélgica, y hasta por el nombre de Cervantes que es cifra y espejo de cultura, hidalguía y porvenir de una raza pobladora de mundos con superhombres y pobladora de cielos con santos.”

Luego, en 1940, para conmemorar los 100 años de la muerte de Francisco de Paula Santander (6 de mayo de 1840) se le cambia el nombre por Avenida Santander. Ésta hace recorrido en sentido oriente-occidente (2 carriles) y occidente-oriente (2 carriles). Esta avenida en su totalidad hace su recorrido por la carrera 23 desde la calle 32 en el sector de Fundadores hasta la calle 71 en el sector del Batallón y viceversa.

Sábado, 4 de mayo de 2019. UMCentral. Ana María López

Avisos de ayer

Esta velada de boxeo se anuncia desde que el boxeador ecuatoriano Ernesto Avilés retará al campeón Jaime Toro a un duelo el 27 de abril de 1926.´Por la presente carta me limito a retar a usted a un encuentro de boxeo a 10 rounds y a K.O. y en cuyo match quiero disputarle el campeonato de todos los pesos de Caldas que usted actualmente posee´, publicó La Voz de Caldas. Al día iguiente Toro le respondió en el mismo periódico: “Con verdadero placer le manifiesto que acepto el reto que me hizo y en el cual se jugará el campeonato de Caldas. Para las condiciones que estime convenientes puede entenderse con mi apoderado señor Miguel Zuluaga Z.”

 

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy (las transcribimos tal como fueron publicadas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *