Escrutinio y proclamación de la Flor del Trabajo

La Voz de Caldas: 1926-2019

“Ayer a las cinco  p.m., se llevó a efecto el escrutinio de los votos depositados en las varias urnas, cuyo resultado fue el siguiente:

Por la señorita Alicia Villa 3.731 votos

Por la señorita Margarita Zuluaga 3471 votos

Por la señorita Pastora Ramírez 13 votos

Por la señorita Sola Robledo 13 votos

Por la señorita Elvira Arcila 18 votos

Por la señorita Soledad Cuartas 20 votos

Obtuvo la gran mayoría la señorita doña Alicia Villa.

A las siete p.m. fue proclamada solemnemente en el lugar escogido por ella, la Escuela de Artes y Oficios. Ante una gran concurrencia, muy principalmente de obreros, llevo la palabra en el acto de la proclamación el señor Luis Eduardo Robledo, a quien contestó la señorita Alicia, con las frases que verán en otro lugar nuestros lectores. La Flor fue obsequiada con una retreta ejecutada por la banda del regimiento.

De esta manera se inicia la Fiesta de Trabajo, que ha de resultar muy lucida según los preparativos que ya tienen hechos la junta organizadora.

Palabras de la señorita Alicia Villa en el acto de su proclamación como Flor del Trabajo

Señor Robledo:

Cuánto os agradezco el bello mensaje que os encomendó la honorable junta organizadora de esta Fiesta del Trabajo. Comprendo que no merezco el altísimo honor que venís a comunicarme porque los ideales del trabajo son tan altos que yo no alcanzo a verlos todavía; pero siento que ellos hacen vibrar mi corazón, y que me obligan a la obediencia porque esa es la soberana voluntad de la simpática clase obrera, de la cual llevo con orgullo su misma sangre.

Queridos obreros

No es extraño que la Fiesta del Trabajo me seduzca: es que bajo el alero tibio de mi modesto hogar, he sentido muchas veces la dulce caricia de unas manos encallecidas en los santuarios del taller.

Queridos obreros

En esta noche de alegría siento que mi corazón es una roja flor que se deshoja…. Recoged sus pétalos que son el emblema de mi cariño y el escudo de vuestra bandera.

María Cano. Pintura tomada del portal Palabras al Margen (no iba con el texto original)

 

 

Martes, 27 de abril de 1926. La Voz de Caldas

 

Una Flor no era cualquier reina

En la década de los 20 del siglo XX, mientras los empresarios abrían más fábricas, más explotaban a los obreros. En este contexto comienzan a circular en el país las ideas socialistas y comunistas, los discursos de Marxs y Engels llegan a través de sus libros; así como llegan noticias de las acciones de los bolcheviques en la naciente Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (Urss), de la revolución mexicana, de luchas antidictatoriales y antiimperialistas contra Estados Unidos.

Medellín comienza su proceso de industrialización textil. Se fundan fábricas y en estas fábricas aparece la figura de Betsabé Espinal, una hilandera que dirigió una huelga de obreras en la Fábrica de Tejidos de Bello, en 1920. Fue la primera vez en Colombia que las mujeres se organizaron para reclamar sus derechos laborales.

Betsabel Espinal, líder sindical. Foto tomada de la Biblioteca Marco Fidel Suárez (Bello)

Luego apareció María Cano Márquez (sobrina de Fidel Cano, fundador del diario El Espectador). María estaba vinculada a círculos literarios disidentes, simpatizantes del modelo soviético. Ella realizaba acciones sociales en los barrios pobres y apoyaba las causas obreras con mucho compromiso. Por ello los orejones, artesanos, contratistas y maestros de obra la nombran, el 1 de mayo de 1925, como la Flor del Trabajo, algo así como una reina de los proletarios cuya obligación era realizar labores sociales a favor de ellos. Con este título, María escuchaba las quejas de los trabajadores sobre sus condiciones laborales en fábricas y trilladoras de Antioquia, confrontaba a los empresarios y a las autoridades; fomentó la unión de la lucha obrera a través de conferencias y ayudó para reorganización del periódico El Rebelde.

Cuenta Ricardo Sánchez Ángel en su texto La Flor del Trabajo (Banco de la República), que María comenzó a viajar por el país para escuchar a los obreros. En cada ciudad visitada, entre ellas Manizales, lanzaba discursos de rebeldía e invitaba a la huelga como método para exigir mejores condiciones laborales. En el Tercer Congreso Obrero (Bogotá, noviembre de 1926) y como miembro de la directiva del Partido Socialista Revolucionario (PSR) se le otorgó el título de Flor Nacional del Trabajo. Estas luchas la llevaron a prisión por siete meses, en 1929.

Ignacio Torres Giraldo, gran amigo de María Cano, dijo de ella: “…María no usaba de ningún artificio de belleza facial ni en su talle el clásico corsé o la faja que le venía a reemplazar, con menos humos de señorío. Era negligente en el vestir y en general carecía de gusto para elegir colores y modelos de sus trajes”.

El ejemplo que María Cano dio como Flor del Trabajo Nacional motivó a que en otras ciudades del país los obreros nombraran a su Flor de Trabajo local. Así Manizales coronada a Alicia Villa.

Sábado, 27 de abril de 2019. UMCentral

Avisos de ayer

 

 

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy (las transcribimos tal como fueron publicadas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *