La U. Nacional de Manizales busca mejorar la energía en Mitú

Unidiario

Educar y capacitar a estudiantes sobre el buen uso de la electricidad por medio de circuitos portátiles prácticos es la meta de la segunda visita del proyecto de extensión de la Universidad Nacional sede Manizales en el municipio de Mitú.

Actualmente, la capital del Vaupés tiene un uso elevado de energía eléctrica. La población consume 300 kilovatios por hora y debería estar por debajo de los 150; por lo que se lleva a cabo el proyecto de extensión Caracterización de la demanda eléctrica para el desarrollo de programas de eficiencia energética en Mitú, el cual busca las razones de este aumento injustificado y plantear soluciones para la misma. También le puede interesar (Powey: Mezcla de diversión y responsabilidad)

Juan Felipe García Franco, participante del proyecto dirigido por la docente Sandra Carvajal, piensa que además de dar soluciones, hay que capacitar a las personas para crear conciencia ambiental. “Ellos no cuidan porque no tiene afectaciones monetarias directas y por eso diseñé un prototipo para que en la visita de mayo capacitemos a los estudiantes sobre los bombillos que deben de usar y cómo instalar interruptores para regular su uso”, dijo García Franco.

El proyecto consta de tres visitas a la zona: en la primera, se evaluaron los entes territoriales a los que se enfrentan para lograr la concientización; en la segunda, se pretende capacitar a los estudiantes para el buen uso de la electricidad y en la tercera se presentarán los logros de la iniciativa, en la que también participan César Arango y Jairo Pineda.

Lea ( Creg asigna cupo de energía a Hidromiel 2)

Para determinar el porqué de la tasa energética tan elevada, Santiago Bedoya Sánchez, encargado de la parte práctica del proyecto, explicó que la energía se genera a través de plantas Diesel, además al no contar con vías terrestres, el costo aumenta porque deben utilizar aviones para llevar la gasolina. Según el DANE, Mitú cuenta con aproximadamente 16.580 habitantes de los cuales el 82,4% tienen conexión a energía eléctrica subsidiada por el Estado. Uno de los problemas que han encontrado es que cuando estas plantas empiezan a trabajar, todos los bombillos se encienden porque no es común utilizar interruptores.

“Nosotros en la segunda visita del proyecto pretendemos llegar a la comunidad para concientizar, desde el punto de vista ambiental, sobre el impacto que tiene el alto consumo de energía proveniente de combustible, enseñando de qué forma y cómo pueden contribuir al medio ambiente”, expresó Bedoya Sánchez.

Lea el UniDiario 23/04/19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *