Salud e higiene pública

La Voz de Caldas: 1926-2019

El señor Alcalde de la ciudad y el doctor Carlos Arturo Jaramillo, director departamental de higiene, han presentado a la consideración del Concejo un proyecto que por su trascendencia merece la atención decidida de aquella entidad y del pueblo entero de Manizales. Trata él del establecimiento de una oficina de seguridad e higiene públicas, encargada de todo aquello que tienda al mejoramiento de las condiciones higiénicas de la ciudad y de la fiscalización de los establecimientos, donde la higiene debe reinar y presidir.

Eso nos faltaba. Este periódico lo ha dicho a cada día, con la frase que aparece siempre a la cabeza de una de sus páginas: UN PUEBLO SIN AGUA Y SIN HIGIENE ES UN PUEBLO ENFERMO.

Por nuestra parte, prohijamos con todo entusiasmo la idea de aquellos ciudadanos y encarecemos al Concejo su rápida aprobación.

Se necesita hacer recuento de todas las actividades que está llamada a ejercer la oficina de pública salubridad. Con decir los barrios menores de Manizales, son cloacas infernales, que emanan vahos pestilentes; con agregar que tenemos muladares a dos pasos de la plaza principal; con decir que hay escuelas sin excusados suficientes; casas o furgones, donde comen gentes humildes, que son verdaderas amenazas a la salud; peluquerías indecentes, expendios de carnes, aún en plena plaza de mercado, que son alarmantes; que las moscas nos están matando, queda dicho todo un extenso programa.

Pero eso no es todo y en el Concejo se debe clamar porque se establezca inmediatamente un dispensador de sanidad, para los enfermos y las enfermas de dolencias vergonzosas, que pululan por las calles y que están tendiendo a cada paso el señuelo de la ruina corporal y de la desolación de los espíritus.

Hablar de esto, sin fastidio, sin enojo, en un pueblo como el nuéstro, que se ha abandonado como el que más al empuje de las amenazas, no se puede ni se debe.

Y nosotros a fuer de periodistas, debemos hablar de esta manera, porque será uno de los mejores servicios que podamos hacer a nuestros conciudadanos.

Manizales debe higienizarse; he aquí el sentido del proyecto de acuerdo con lo que venimos comentando y que debe ser aprobado sin dilación.

Sábado, 17 de abril de 1926. La Voz de Caldas

Mayor higiene

Hace 93 años la preocupación era alarmante por varios factores: 1. los incendios de 1922, 1925 y 1926; 2. la ausencia de un sistema de acueducto, alcantarillado y de purificación de aguas (muchos ciudadanos se bañaban en las quebradas) y 3. la presencia de migrantes de otras poblaciones que llegaban a Manizales por ser un centro de desarrollo, y entre esos foráneos habían ladrones, mendigos y mujeres de la llamada vida alegre, a quienes se les culpaba por el aumento de enfermedades venéreas.

Hoy Manizales tiene una oficina de Salud Pública, encargada en temas de higiene, en controlar el saneamiento ambiental y los factores de riesgo de enfermedades, aunque los problemas de higiene siguen, como lo vemos a diario con las basuras en la calle.

Jueves, 18 de abril de 2019. UMCentral. Sofía Quintero Ramos

Avisos de ayer

 

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy (las transcribimos tal como fueron publicadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *