La noble influencia

La Voz de Caldas: 1926-2019

“Hablábamos ayer del Instituto Universitario y de lo mucho que en él se ha hecho en poco tiempo. Hoy vamos a dedicar unas pocas líneas a la Escuela Normal de Señoritas.

La labor de los buenos maestros y de los sistemas pedagógicos empleados en la instrucción y la educación, no es, casi nunca, de efectos inmediatos. Su influencia no viene a conocerse en todo su valor sino a través del alma social, es decir, cuando ya la persona ha dejado de ser escolar de sus actividades sociales. Los sentimientos que se inculcaron en la escuela, cuando efectivamente ha sido ella la prolongación del hogar, no se olvidan jamás y se tiene siempre de presente en todos los actos de la vida. Puede afirmarse, pues, de una sociedad que fue preparada por maestros verdaderamente sabios y que solo a ellos debe, exclusivamente, la condición de ser buena.

Por eso el buen pedagogo, que es aquel que se da cuenta exacta de su papel social y de su responsabilidad ante la sociedad, concede prelación a la educación sobre la instrucción, porque tiene mayor importancia y más trascendencia. La instrucción sólo tiene una facultad para atender: la inteligencia, que se satisface con un acervo determinado de conocimientos elementales y se prepara para recibir otros.

´La educación, dice Concepción Arenal -y dice bien- se dirige a todas las facultades que constituye al hombre social y moral; a los impulsos perturbadores para contenerlos; a los armónicos para fortificarlos; a la conciencia para el cumplimiento del deber; a la dignidad para reclamar el derecho; a la bondad para que no se apure contra los desventurados, y por último a la formación del carácter´.

Este es un verdadero programa de educación, cuyas influencias hemos podido observar en el Departamento, en lo que se refiere a la sociedad femenina, a sus costumbres y a sus procedimientos.

Visitamos en una ocasión un pequeño pueblo de Caldas, y nos llamó la atención la diferencia entre la presentación espiritual de los hombres y la de las mujeres. Eran aquellos un poco retraídos, cultos de expresión y timidones. Las mujeres en cambio, se presentaban con dignidad. Hablaban fácil y cultamente; eran bondadosas y atenciosas; sus virtudes ciudadanas eran la guardia del honor que defendía su personalidad. En el hogar eran superiores también a los hombres: mejor organización doméstica, mayor dulzura con los hijos y mejor templado carácter.

Como éste hemos observado otros pueblos en Caldas. Intrigados de esta evidente superioridad de la sociedad femenina sobre la masculina, nos dimos a investigar las causas y nos convencimos que todo ello era el fruto de la educación. Las institutoras del pueblo, tenían inteligencia, ilustración y un altísimo concepto de su misión educativa. Habían sido graduadas en la Escuela Normal de Señoritas, bajo la dirección de doña Margarita Arbeláez. Otra cosa observamos muy grata y muy importante: el cariño filial de las ex-discípulas hacia sus preceptoras, que se conserva a través de los años.

Esta es la influencia de la Escuela Normal de Señoritas en la sociedad femenina del Departamento de Caldas. Pero a pesar de la influencia que es efectiva, visible y sostenida, no falta quien afirme que las mujeres deben ganar menos que los hombres. Sí, porque trabajan más y con más provecho”.

Nota: la fotografía de la portada en la que aparecen docentes y alumnas de La Normal de Señoritas en 1928 fue tomada del libro Manizales de ayer, álbum de fotografías. No iba con el texto

 

Jueves, 15 de abril de 1926. La Voz de Caldas

La noble influencia sigue 109 años después

La Normal en el siglo XX, la Escuela en el siglo XXI

En 1909 se crea la Escuela Normal de Varones de Manizales y el 26 de enero de 1910 se funda la Escuela Normal de Señoritas de Caldas. Luego aparecen otras en el Departamento. Un dato interesante es que había más escuelas normales para señoritas que para varones en Caldas: de las 16 instituciones existentes en el departamento, 14 eran para señoritas. Lo anterior es posible que se explique desde los planteamientos de Herrera, M. (1993, p. 117) “en la enseñanza normalista se fortalecieron instituciones femeninas que proporcionaron el personal docente para las escuelas primarias femeninas; aspecto que se dio en virtud del rol formador y familiar que ofrecían las mujeres para atender a los infantes”. Información tomada de la investigación Origen de las Escuelas Normales en el Departamento de Caldas, de Yasaldez Eder Loaiza Zuluaga (Universidad de Caldas).

La Escuela Normal de Señoritas de Caldas hoy se llama Escuela Normal Superior de Caldas. Primero fue un colegio de niñas con modalidad en música y ahora es una institución mixta. Juan Carlos Gómez Montoya, secretario de educación de Manizales, dice por qué este cambio: “La educación ya es integral, ya no es solamente orientada a objetivos individuales de carácter masculino o femenino, sino que es una integralidad donde a ambos les interesa cómo hacer que las individualidades funcionen y también el tema grupal”. Entre las instituciones que se han sumado a este cambio se encuentran el Colegio Mayor de Nuestra Señora, Seminario Redentoristas, Colegio San Rafael y el Colegio Filipense, antes reconocidos por ser masculinos o femeninos.

La Normal surgió porque el país necesitaba maestros que educaran y los que pertenecieran a esta, debían de ser los mejores, no debían enseñar pedagogía sino que debían ser ejemplo de los nuevos maestros para que aprendieran a enseñar como ellos. La educación para la fecha de los siglos XX estaba liderada por mujeres maestras o religiosas. Los mejores maestros, según Aleyda Quintero Valencia, rectora actual de la Normal Superior de Caldas, eran los mejores porque debían de poseer características como: compromiso, solidaridad, honestidad, responsabilidad, amar a los niños y que tuvieran pedagogía. “Por esto las alumnas que son graduadas de las Normales son tan buenas, deben de cumplir, además de las mismas características de un maestro, aprender a enseñar desde el ser”.

Las Normales se crearon para que los niños de las clases sociales más bajas llegaran, actualmente los maestros son aceptados por medio de un concurso y los alumnos para poder graduarse como maestros profesionales deben de cumplir con el Programa de Formación Complementaria, que va de 8° a 11° y para poder que se gradúen como profesional de educación se deben de cumplir los requisitos como: excelente en componentes pedagógicos y educabilidad es decir “formar el ser pero enseñar la ciencia”.

Lunes, 15 de abril de 2019. UMCentral. Sofía Quintero Ramos

Avisos de ayer

En 2014 INVIMA prohibió que la Pasteur importara o vendiera la crema Orion, era un gel que la mujer se aplicaba para sentir placer, ya que tenía altos porcentajes de estradiol que es la hormona del sexo femenino. Actualmente existe el divigel que cumple la misma función pero tienen un porcentaje de 0.1% de la hormona.Las gotas pectorales de Pasteur aún las maneja el laboratorio, son utilizadas para enfermedades de los bronquios, la pueden consumir niño y adultos.
 

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy (las transcribimos tal como fueron publicadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *