U. Manizales capacita en el uso de desfibriladores

UMCentral Unidiario Universidad

La Universidad Autónoma de Manizales (UAM) ha capacitado a 382 personas de la comunidad universitaria, hasta el 1 de marzo, sobre el manejo adecuado del Desfibrilador Externo Automatizado (DEA), dispositivo que sirve para restaurar el ritmo cardiaco. Los autorizados para utilizarlos son los paramédicos de la UAM y la Unidad de Seguridad y Salud en el Trabajo. Lea: Hospital simulado en la U. de Manizales cumple 4 meses de funcionamiento.

“El DEA es un dispositivo que apoyado sobre el pecho del paciente interpreta el ritmo cardíaco e imparte instrucciones a quien lo está operando para descargar un choque eléctrico que, en un 80% de los casos, permite recuperar la actividad cardíaca normal. Este proceso se denomina destilación”, así lo define la Fundación Cardiológica de Argentina. En Colombia, mueren unas 80 personas al día por estas afecciones, según información del Ministerio de Salud.

La UAM cuenta con cuatro dispositivos DEA desde hace unos dos años. Están ubicados en la entrada del bloque 13, la recepción del Sacatín, Torre Fundadores y en el gimnasio. “En la UAM no lo hemos tenido que utilizar, pero sí se han identificado personas que se están infartando. Realizamos capacitaciones con todo el personal para que conozcan la importancia de este dispositivo”, contó Luis Carlos Ríos Díaz, profesional en Salud Ocupacional y paramédico de la UAM. Quizás también le interese: Desarrollan software para analizar las corrientes eléctricas del cerebro.

En la U.Manizales

“Cuando se abre el cajón donde se encuentra el DEA, se activa una alarma e indica que alguien lo está utilizando porque una persona está sufriendo un paro cardiorrespiratorio”, explicó Sandra Milena Manrique, enfermera del Servicio Médico y coordinadora de la brigada de emergencia de la U. de Manizales, quien también agregó que al año hacen 5 capacitaciones y una de ellas es sobre el uso de este aparato. Los DEA de la UM se encuentran ubicados en el segundo piso de la biblioteca, en el campus deportivo y en los pisos primero y décimo segundo de la Torre Emblemática.

“Las personas que presentan un paro cardiorrespiratorio han pasado por una condición previa de algún trauma, accidente o patología. Sufren una disminución en el aporte de oxígeno de todos los tejidos, cerebro y corazón. Esto puede comprometer las funciones cognitivas y producir la muerte si no se reacciona rápido. Por eso es importante utilizar el DEA”, aportó la médica especialista en ultrasonido, Angélica María Velasco Díaz.

La U. Caldas cuenta con tres de estos dispositivos distribuidos en las facultades de Ciencias de la Salud, Jurídicas y en la sede principal de la universidad. Daniel Martínez Muñoz, coordinador de las brigadas de emergencia de la U. de Caldas contó que el precio de estos dispositivos está entre los 4 y 10 millones de pesos.

Lea el UniDiario de hoy 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *