“La paz es algo para todo el mundo, porque en realidad en la guerra no hay nadie que gane”: Joseph Ndwaniye

Unidiario

Buscar qué se puede aprender de Ruanda para aplicar en el posacuerdo en Colombia, a partir de los conocimientos del escritor Joseph Ndwaniye sobre su experiencia de la construcción de paz, perdón y proceso de justicia que vivió este país en 1994, fue el objetivo de los conversatorios de ayer (Lea: Docentes recibirán Cátedra de Paz virtualmente) en el auditorio Carlos Náder de la Universidad de Caldas, actividad con la Alianza Francesa.

“Quien gana hoy la guerra, la perderá mañana. Lo importante es hacer las paces, dialogar, discutir, para encontrar un acuerdo, una solución de paz”, fueron las palabras del escritor ruandés, quien presentó la novela La promesa hecha a mi hermana.

En Ruanda murieron alrededor de un millón de personas en 1994 por las diferencias étnicas entre Hutus y Tutsis (Quizás también le interese: Caldas es el primer departamento que cuenta con soldados para la paz). Después del conflicto, se convirtió en un referente de paz para el mundo. “En un primer momento, se hizo necesario detener la gente que fue acusada de haber participado en el genocidio, al menos los que se encontraban en Ruanda porque había muchos otros que estaban refugiados en países vecinos; y después, establecer una suerte de jurisdicción popular, se formaron jueces para tratar de hacer un juicio en las reuniones populares”, explicó el escritor, quien también aseguró que fue necesario implementar políticas para apoyar la construcción de paz y perdón.

El profesor de la U. de Caldas, doctor en Paz Conflictos y Democracia, Mario Hernán López, quien fue el moderador de la charla, afirmó que el gobierno colombiano está utilizando su agenda política para radicalizar, judicializar y profundizar la división del país, como un obstáculo para la paz.

La novela cuenta la historia de un ruandés que regresa, 10 años después del genocidio a su país. Vivía en Bélgica y luego de trabajar allí y tener familia, retorna y se da cuenta de las huellas que dejó la guerra, y finalmente, busca reconstruir la memoria de su país, como un legado a su hermana, quien murió en el genocidio.

“En el país estamos con este debate donde se nos dice que en Colombia no ha habido conflicto, porque quieren de nuevo recaudar el discurso de la amenaza terrorista. Creo que la literatura y la ficción, como lo propone Joseph, pone a pensar la historia y la memoria”, expresó Jaime Andrés Quintero Gaviria, psicólogo de la U. de Caldas y moderador de la actividad.

Lea el UniDiario de hoy 21-03-19.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *