Desarrollan proyecto para el tratamiento de aguas negras con apoyo holandés

Unidiario

La Universidad Católica de Manizales, Corpocaldas, Aguas de Manizales, la Alcaldía de Manizales, el Gobierno Nacional y la autoridad de aguas de Holanda, Dutch Water Authorities (DWA), trabajan conjuntamente en el desarrollo de una planta para el tratamiento de aguas negras. “Se vienen gestionando dos líneas de trabajo importantes asociados a la prevención y control de contaminación hídrica, y otra orientada a mejorar esquemas de oferta y demanda del recurso hídrico”, aseguró Juan Carlos Bastidas, miembro de la subdirección de evaluación y seguimiento ambiental de Corpocaldas.

La alianza contará con la asesoría de la DWA para tratar las aguas del río Chinchiná, uno de los más contaminados de Colombia.  Javier Mauricio Naranjo, docente de la Facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Católica, comentó que se está trabajando en la valorización y disposición final de los sólidos que se obtienen del tratamiento de las aguas residuales. Esta será la responsabilidad de la institución porque desde el 2016 investigan sobre este tema. La planta inicialmente purificará el agua residual, lo que genera líquido claro y en los equipos quedan los lodos que es la materia orgánica y contaminante, conocidos como biosólidos.

El gran desafío técnico es saber qué se va a hacer con estos. La tecnología que se escogió en Manizales para este manejo se llama lodos activados. Actualmente se busca una alternativa que no sea disponer de un relleno sanitario, en algunos países los queman y producen energías como en Holanda, también los usan como abono de cultivos y para producir materiales de construcción. Lo que busca el proyecto es valorizar estos biosólidos. La primera etapa iniciativa, en la que se tratarían las aguas de la zona sur de Manizales y Villamaría, deberá estar lista para el 2022.

En el 2030 entraría la segunda etapa, que cubriría toda la capital de Caldas. El lote de la planta está ubicado detrás del Terminal de Transporte Los Cámbulos y tendrá una inversión de $103.145 millones. En el proyecto están vinculados profesores y estudiantes de la Facultad de Ingeniería Ambiental. El proceso de selección fue a través de las contribuciones que se hicieron al proyecto por medio de sus tesis de grado.

Este tratamiento de las aguas es muy importante para generar conciencia ambiental  en la ciudadanía, y más ahora cuando conocimos el maltrato que sufre la quebrada Olivares y los trabajos que hace la comunidad para salvarla, protegerla.

 

Lea el UniDiario de hoy 18-03-19

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *