ÚLTIMA HORA: el crimen de la tarde

Caldas La Voz de Caldas: 1926-2019 UMCentral

“Hoy en las horas del medio día fue a bañarse el señor Ignacio Duque a la manga de la señora doña Amelis Villegas de Hoyos. Había en la orilla de la fuente dos individuos desconocidos que al parecer jugaban dado, Duque se desvistió y dejo sus ropas junto a los sujetos mencionados y cuando se echó agua vio que uno de ellos le metía la mano al bolsillo del saco. Le llamó la atención y se salió del agua a poner sus ropas en seguridad, pero uno de ellos lo recibió armado de barbera y le causó una herida en la cabeza.

En la inspección de don Vicente Abad conocen del asunto pero nada se sabe sobre quiénes sean los sujetos mencionados, ni se sabe tampoco su filiación.

El inspector envió una comisión de agentes de policías a ver si se logra la captura de estos dos apaches”.

La fotografía de portada, fue publicada por El Espectador en un especial sobre la vida en 1930. El texto original se publicó sin fotos.

Miércoles, 17 de marzo de 1926. La Voz de Caldas

Costumbres de la época

En el artículo: el señor Duque fue robado mientras tomaba un baño en una quebrada. Manizales posee muchas corrientes de agua que los habitantes de ese entonces usaban para bañarse y pescar, teniendo en cuenta que según Albeiro Valencia Llano en su documento Manizales en la dinámica colonizadora, para 1926 la ciudad no contaba con un acueducto capaz de abastecer de agua potable y en cantidades considerables a los habitantes. A esto se sumaba el deficiente alcantarillado público, situación que cambió luego de la reconstrucción que requirió la ciudad tras el incendio que la consumió en 1926.

Cuando don Ignacio llegó a bañarse, encontró a dos hombres jugando dado, un pasatiempo de azar que consiste en realizar apuestas al resultado que se obtendrá al lanzar dados. Quien obtenga un número mayor, gana. También se indica que fue atacado con una barbera. Un instrumento fino, medio curvo, de mucho filo y fácil de esconder. Para la época no era común que se fabricara en el país, por eso las importaban. No solo las adquirían barberos, también lo hacían aquellos hombres que querían afeitarse en casa.

Domingo, 17 de marzo de 2019. UMCentral

Avisos de ayer

Este aviso hacía referencia a un nuevo almacén que abrieron los sucesores del señor Ismael Sánchez Q. en la esquina de los correos. Vendían ropa de seda solo para mujeres. Sánchez Q. fue un reconocido hombre de negocios de la época. Tuvo acciones en varios proyectos como se referencia en el libro Almas en pena chapolas negras, biografía de José Asunción Silva, escrita por Fernando Vallejo; y en el Diario Oficial de Bogotá del 25 y 26 de marzo de 1913 donde se informaba la venta de su compañía a un grupo familiar de apellido Mac Allister:

“Que los señores Ismael Sánchez Q., Ernesto y Jose Mac Allister e Isabel Vanegas, domiciliados en esta ciudad han declarado que el señor Sánchez Q. ha transferido a los señores Mac Allister los derechos y acciones que tenía en la Sociedad colectiva civil y de comercio denominada Sánchez & compañía, construída entre la señorita Vanegas y el mismo señor Sánchez Q. , el 3 de noviembre de 1909”.

La Voz de Caldas circuló entre 1926 y 1939, luego de que en 1938 fuera asesinado su director Eudoro Galarza Ossa por un militar. En el 2018, Carlos Eduardo Galarza Jaramillo, nieto de don Eudoro, donó 800 ediciones del periódico a la Universidad de Manizales. Esta sección busca rescatar notas publicadas en este periódico en 1926 y contextualizadas hoy (las transcribimos tal como fueron publicadas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *