Foto ensayo | Frutas prohibidas

Página

 

 

Maria Camila Rodríguez Giraldo

Parece que desnudarse fuera sencillo; mostrar el cuerpo, básico. También es fácil, aparentemente, construir una opinión estética sobre cómo lucimos o cómo nos vemos.

¿Es un hecho tan cotidiano como cualquier otro? A lo largo de los años, la mirada del cuerpo se ha divinizado y la mujer, símbolo del pecado original, ha terminado ocultándose detrás de algo.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *