Redes de apoyo, eje vertebral en la salud mental

Página UMCentral

El deterioro en la salud mental de los jóvenes es foco de interés para organizaciones internacionales, estatales y privadas; además, representa un terreno frágil en el que las instituciones educativas están invirtiendo esfuerzos e investigaciones. En Manizales, las universidades ofrecen una red de apoyo, pero advierten que el acompañamiento debe darse desde la niñez.

El día está soleado, y las calles, contaminadas con el ruido de los vehículos que transitan por la avenida Santander. Entre la multitud aparece Santiago*, un joven delgado, con aproximadamente 1.70 metros de estatura, luciendo un blazer gris que combina con su morral negro. A simple vista, es tímido y ensimismado, pero suelta sonrisas espontáneas, tiene el paso firme y se expresa fluidamente.

Parecer feliz no quiere decir que se esté bien por dentro. Estrés, depresión, ansiedad, entre otros trastornos comunes en los jóvenes, representan un deterioro en la salud mental.  

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es el “estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

Santiago, como muchos otros, pasa su vida sin que los demás identifiquen que sufre de depresión y ansiedad. Fue diagnosticado en el 2016. Ha pensado en desertar de su carrera y a veces, cuando estaba bajo los efectos del licor y los alucinógenos, tuvo otras ideas que trató de ignorar.  Actualmente, él espera continuar con su proceso terapéutico acompañado de los profesionales de la universidad donde estudia, ya que como lo manifestó, el método es más efectivo por esta institución que por su Entidad Prestadora de Salud (EPS).

Según la Política Pública en Salud Mental de Caldas, durante el año 2016 se registraron 21.159 consultas externas relacionadas con trastornos mentales y del comportamiento, de las cuales, el 44% eran hombres y el 56%, mujeres. El problema es que, según el Informe de Salud Mental del 2015, ni siquiera el 40% de quienes solicitan este tipo de atenciones la reciben. Para ese mismo año, la tasa de mortalidad por suicidio en Caldas, con relación al resto del país, fue de 6,57 casos por cada 100.000 habitantes.

Trastornos comunes

La depresión y la ansiedad son algunas de las enfermedades más populares en los jóvenes. Valentina Giraldo Osorio, psicóloga de la Fundación Seres, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), explica que la población está contaminada en diferentes sentidos; por ejemplo, por la tecnología y su mal uso, por las drogas, el  alcoholismo, la promiscuidad, la vulneración de los derechos humanos, entre otras.

El resultado, en la mayoría de ocasiones, es la frustración. Al respecto, Giraldo asevera que “todas estas situaciones combinadas y mal tratadas, pueden hacer que el individuo se aleje del amor y la conexión con las otras personas y así se va acercando a un mundo de aislamiento social, personal y familiar”.

El psicólogo Andrés Suárez respalda esta idea y añade que “hay una susceptibilidad e influencia” por el ejercicio de la experimentación (con sustancias psicoactivas, por ejemplo), que usualmente hace que los jóvenes permanezcan en una condición negativa, y esto va en contra de su salud física y mental.

Hay otras causas más mundanas como los ciclos de competencia en las redes sociales, los cuales los llevan a rivalizar entre ellos, otros sienten presión por ser youtubers, tener cierto número de likes, amigos o número de personas en sus redes para medir su popularidad. La vida deja de vivirse en el mundo real.

Atención temprana

En la capital de Caldas, las universidades tienen áreas y profesionales para asistir a los jóvenes, docentes y administrativos que lo necesiten, y aunque esto es importante, el seguimiento debe comenzar antes, si no, podría ser tarde. Así lo señala Erika Alexandra Marín Zapata, psicóloga de Acompañamiento Integral de la Universidad de Manizales: “Debe ser un hábito de autocuidado que se practique desde la infancia y que se instaure como una pauta tan rutinaria y natural como bañarse o lavarse los dientes”.

Por su parte, la psicóloga de Vicerrectoría de la Pastoral y Bienestar Universitario de la Universidad Católica de Manizales, Esmeralda Torres Betancourt, manifiesta que “no solo es pensar en el estudiante como en su proceso de formación en conocimientos, sino en su desarrollo personal”. Durante el 2018, en esta institución 597 personas acudieron a consulta psicológica y psicopedagógica. Se trata de un espacio que siempre está para quienes deseen acudir.

En la Universidad Autónoma de Manizales, el programa de acompañamiento a los estudiantes y comunidad universitaria en general se denomina Ser Más. El psicólogo de Bienestar Universitario y coordinador de Ser Más, Mauricio Chica Valencia, explica que una de sus ventajas es que se desarrolla como si fuera un seguimiento médico, se trabaja en horario de oficina y la persona interesada agenda su cita para ser atendido tan pronto como sea posible. Los casos que se manifiestan con mayor frecuencia son los que tienen que ver con ansiedad, depresión y sobre todo, problemas sentimentales.

Añade Chica que se presentan muchos casos de inseguridad o de baja autoestima debido a los modelos o estereotipos sociales impuestos, lo que apoya la tesis de Suárez que se expuso anteriormente. “Para nosotros esto es una forma de crecimiento personal; no es ir al psicólogo porque tienes un problema mental”.

Del mismo modo, el coordinador del Programa de Acompañamiento Integral de la Universidad de Manizales, José Orlando Herrera Campiño, manifiesta que están trabajando en transmitir un mensaje sobre la importancia que tiene el acompañamiento en la vida para todos los seres humanos. Esta dependencia tiene tres oficinas y 15 profesionales en el campus de la universidad. Durante el 2018 atendieron a 1.987 personas.

Tanto la salud física, mental y emocional forman el estado de bienestar del ser humano. En la vida, desde que el individuo está en su etapa de formación lo preparan para convivir con otros y le enseñan primeros auxilios para cuidar y preservar la vida, pero en la salud emocional y mental no se promueve su autocuidado desde que se es infante. Marín Zapata también expresa que cualquier persona puede ser un agente de acompañamiento, tener la capacidad de ver al otro ser humano igual y socorrerlo en la crisis emocional que pueda presentar, ya sea en un ámbito social, personal o familiar.

Primeros auxilios psicológicos

Qué hacer en una situación urgencia. Mauricio Chica Valencia, psicólogo de bienestar universitario de la UAM, recomienda lo siguiente:

  1. Estar preparado para recibir el caso (no es viable si una persona está pasando una situación inestable).
  2. Buscar empatía para escuchar sin juicio ni crítica.
  3. Sondear posibles soluciones y revisar qué ha hecho o qué podría hacer la persona. Mostrarle diferentes salidas, pero que sea ella quien decida tomarlas.
  4. Hacer seguimiento al caso. Llamar, escribir, buscar. Si se puede, estar pendiente de la persona.  
  5. Si la situación persiste o es muy grave, remitir a un profesional de la salud mental, sea psicólogo o psiquiatra, o una persona que tenga capacidad de intervención en psicoterapia breve.

Frase

“La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Cifra destacada

Caldas ocupa el puesto 11 en comportamientos relacionados con la violencia de género entre los 32 departamentos de Colombia. Se ubica después del departamento del Cauca y antes del Cesar con 1036 casos reportados y con un 2,7% del porcentaje nacional de eventos de este tipo.

  1. En algunos casos, los estudiantes no conocen los espacios de acompañamiento psicológico.
  2. Es importante formar al ser humano como agente de acompañamiento para cualquier entorno de la vida.
  3. Las rupturas amorosas, problemas económicos y la falta de empleo, son algunas causas que inciden en la manifestación de afecciones mentales.
  4. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 y 19 años.
  5. Cada año se suicidan aproximadamente 800.000 personas y por cada suicidio consumado hay más de 20 personas que lo han intentado. (OMS)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *