Periodismo y emprendimiento sin filtros

Página

La denuncia como esencia del periodismo, uno que muerde y tiene carácter, con un sello y una marca para ganarse el respeto de sus lectores, reflejan el pensar de La Cola de Rata (Pereira) y El Olfato (Ibagué), medios de comunicación digitales que en los últimos años se han convertido en la piedrita en el zapato para los protagonistas de hechos de corrupción, denuncias y otro tipo de acontecimientos en sus regiones.

Abelardo Gómez Molina y Luis Eduardo González Rincón, directores y fundadores de estos medios estuvieron en la celebración del Día del Periodista de la Universidad de Manizales, realizado el pasado 8 de febrero en la que fue la primera Cátedra de Periodismo Orlando Sierra Hernández del año. Allí dialogaron sobre temas como cuál es el proceso para la creación de un medio independiente -con sus ventajas y desventajas-, cómo actúan frente a la censura y de qué manera abordan o no temas sensibles como el suicidio.

Quiénes son, por qué se destacan entre otros medios. Página les preguntó y esto fue lo que respondieron.

La Cola de Rata

www.lacoladerata.co

La ‘Rata’, como le dicen sus allegados, se dedica a la investigación periodística. Nació en Pereira en un aula de clase en abril del 2011; luego decidió unirse con profesionales de otras disciplinas para seguir creciendo en su proyecto de emprendimiento. Es independiente y le gusta destacarse por los temas que sus colegas no tocan.

¿Cómo decide qué contar?

Cuando es un tema invisible en la agenda. Si los otros van para la izquierda, yo quiero ir a la derecha. El tema que no toquen los otros, es el mío.

¿Qué hace en sus tiempos libres?

Repensarme con ayuda de todo mi equipo de trabajo, tanto en lo periodístico -como en lo administrativo- en cómo conseguir recursos; en eso gastamos mucho tiempo, aunque hay personas encargadas, es un tema de todos.

¿Cree que para ser independiente hay que ser de oposición?

Ser diferente e independiente es ser revolucionario. En esta sociedad uniforme, donde el halago y la connivencia predominan, se castiga mucho la independencia. Ser independiente es ser indeseable, por eso ambas palabras empiezan por in, pero serlo es una apuesta de vida.

¿Cuál es la pregunta más difícil que le han hecho?

¿Por qué hace periodismo?

¿Cuál es el mejor piropo que le han hecho?

Creemos y confiamos en usted.

¿Qué consejo le daría a un millennial?

Trate de que su cerebro no quede tan plano como la pantalla del celular que está mirando.

¿Cuál ha sido su momento más difícil?

Las amenazas de muerte a Daniel Silva Orrego, periodista que trabaja conmigo. Nos tocó recurrir a la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Esa parte fue muy dura, pero la FLIP pudo brindarnos un esquema de seguridad.

¿Ha pensado en rendirse con su proyecto?

Soy como las cucarachas: entre más me barren, más me pego a la escoba, entonces aunque haya adversidades uno se vuelve más insistente y cuando intentan dañarme, en vez de hacerme desistir me hacen insistir.

¿Qué cambios haría?

Sobre todo en la parte de financiación, estamos necesitando muchos recursos porque nos están pidiendo muchas investigaciones; muchas no podemos cubrirlas por falta de personal y nos toca postergarlas o no hacerlas.

¿Cómo logra diferenciarse de los demás?

Con independencia, absoluta transparencia y con algo que hoy en día es invaluable para el periodismo, que es pensar en la ciudadanía, no pensar en los intereses míos como medio o de los periodistas.

El Olfato

www.elolfato.com

Es un tolimense dedicado al periodismo de investigación y denuncia. Está próximo a cumplir su primer lustro en abril de este año. Le gustan las empanadas, la cerveza y el fútbol, chiviar a sus colegas y creer que las bromas entre compañeros amenizan el ambiente laboral. Quiere vivir durante mucho tiempo y tener hijos.

¿Cómo decide qué contar?

Porque es una información que le sirve a la ciudadanía para transformarse.

¿Qué hace en sus tiempos libres?

Con todo el grupo de trabajo hacemos matoneo positivo: nos burlamos unos de otros, comemos mucho, jugamos fútbol, hacemos salidas nocturnas, vamos a comer y tomar cerveza.

¿Cree que para ser independiente hay que ser de oposición?

No necesariamente, yo hago oposición a todo lo que va en contra de la sociedad, pero si un alcalde o gobernador hace las cosas bien, sería absurdo no reconocérselo. Entonces, no es hacer oposición por hacerla sino para mantener un equilibrio de poder, para que los poderosos no se sientan intocables.

¿Cuál es la pregunta más difícil que le han hecho?  

Fue una vez que nos metieron una encuesta falsa y estaba perdiendo la credibilidad, que es, tal vez, el activo más importante de la empresa, que la gente preguntara ¿Por qué El Olfato publicó una información falsa? Era muy duro, ha sido la pregunta más desafiante.

¿Cuál es el mejor piropo que le han hecho?

Juegan mucho con mi nombre, entonces sería: “Si el olfato lo olió, es porque algo malo está pasando”.

¿Qué consejo le daría a un millennial?

Que entienda que la vida no gira alrededor de él, que en la vida no hay nada fácil, hay que trabajar para buscar un sueño porque la etapa en la que están viviendo se pasa, pero van a llegar a una edad donde van a sufrir las consecuencias de lo que hicieron en esa franja de su vida.

¿Cuál ha sido su momento más difícil?

He tenido varios problemas con el manejo del personal, los chicos no aceptan un reclamo o un llamado de atención y renuncian. Cuando éramos tres periodistas, que renunciara uno, generaba una crisis enorme. Una vez, el actual alcalde de Ibagué, en venganza por una nota que sacamos, les ofreció trabajo a los dos periodistas que estaban conmigo y ellos renunciaron con mentiras, porque dijeron que era para estudiar, pero luego supe que fue para trabajar en la Alcaldía. Además, se llevaron correos de la oficina y varias cosas. Fue muy duro quedar solo. Ni las amenazas, ni la escasez de la pauta han sido tan difíciles como el manejo de personal.

¿Ha pensado en rendirse con su proyecto?

No, eso no. Yo sueño con ser un periódico centenario como La Patria, sueño con que los hijos de mis fundadores sean los directores y eso vaya de generación en generación.  

¿Qué cambios haría?

Cambios para mejorar, para hacer más multimedia, videos podcast; en eso sí, de resto, nada.

¿Cómo logra diferenciarse de los demás?

Tener mejores fuentes, enterarme primero de las cosas. En ocasiones me pasan primero la información a mí y les gano a los otros medios. Me gusta ganar en primicias, pero bien contadas, con contexto, soportes, documentos, eso me apasiona, chiviar a los otros.

Perfiles directores

Abelardo Gómez Molina

Periodista, editor, comunicador social y docente universitario con estudios de maestría en Literatura. Ha trabajado en medios como La Patria, La Tarde, el periódico Vecinos Pereira y como freelance en Semana y El Espectador.

Es editor de la Revista Comfamiliar Risaralda. En abril del 2011 fundó La Cola de Rata. tiene que quedar de 46 palabras.

 

Luis Eduardo González

Comunicador social de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia. Comenzó su carrera trabajando como voluntario en un canal local, luego pasó a Caracol Radio y después a Tolima 7 días, un semanario del periódico El Tiempo. Siguió su carrera en Bogotá, con Caracol Radio, el noticiero CM& y nuevamente en El Tiempo. En abril del 2014 fundó El Olfato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *