“Pensé que me iba a morir y las Farc seguirían”: Margarita Martínez

Página UMCentral Unidiario

El documental La Negociación cuenta los últimos años de Colombia desde que empezaron los diálogos del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc-EP, el movimiento guerrillero con más antiguedad en el país. Margarita Martínez Escallón, directora del proyecto audiovisual, estuvo en la Universidad de Manizales compartiendo con estudiantes, docentes y público en general sobre el proceso, las experiencias y sus reflexiones de lo que viene para los colombianos.

En entrevista con Página, la periodista, abogada y documentalista contó por qué se decidió por el proyecto y otros detalles del mismo. Comenzó describiendo su gusto por hacer documentales: “Recuerdo que cuando estaba pequeña, yo veía a Margarita Vidal y pensaba: ‘¡Ay!, yo puedo ser como ella”.

¿Por qué narrar y revivir la violencia de Colombia?

Como yo tuve la oportunidad de ir por todo el país y conozco casi todos los departamentos. Muchas veces, me mencionan un municipio y de una lo recuerdo por alguna masacre o toma. Yo siento que la gente de Bogotá y de las ciudades en general están tan alejadas de esas situaciones. Por eso más que revivir, yo quería era contarlas. Siempre que hago un trabajo así, pienso en mi mamá, porque ella no puede creer que esas cosas pasen.

¿Cómo nace la iniciativa de realizar La Negociación?

Yo he cubierto la violencia de tantas maneras que era algo difícil de asimilar. Yo pensé que me iba a morir y las Farc iban a seguir. Para mí, que ya no existan como organización guerrillera, es una sorpresa. Yo cubrí el tercer intento de negociación en el Caguán y llegué un poco desesperanzada a La Habana. Sin embargo, creía que si esto salía iba a ser algo histórico. Me involucré porque conocía a varios de los jefes negociadores de ambas partes, aunque hay que decir que muchas de las imágenes yo no las filmé, son un trabajo de recopilación que hicimos.

¿Qué piensa de las críticas?

Más que críticas, hubo fue intento de censura y sin haberse visto la película. Álvaro Uribe, por medio de un tuit, le pidió a Cine Colombia que retirara el documental, y ellos accedieron por unas horas. Gracias a la presión ciudadana en redes, se mantuvo los cuatros días en los que habíamos quedado, aunque no quisieron extender pese a ser un éxito en taquillas. Pero nunca recibí amenazas.

¿Cómo se financió?

Hubo recursos del Centro de Mujeres Periodistas, el Instituto de la Paz de Estados Unidos, Humanity United, y lo que más me ha llenado, la “vaca” digital. Más de 150 personas donaron. Hubo gente que nos donaba diez o veinte mil pesos y gracias a ellos, sacamos esto adelante. Recogimos con eso, 55 millones de pesos.

¿Cuál es la escena que más recuerda?

‘El peluquero’ es mi escena favorita. Después nos dimos cuenta de que lo mataron en  Buenos Aires, Cauca. Él fue el desmovilizado número 66 y nos dio muy duro porque ya había algo personal por la entrevistas. También recordar que en 2012 me mandaron a hacer un documental de Caracol y llego a un hospital en zona de conflicto, y veo a los especialistas jugando voleibol. Se había acabado la guerra y Colombia no sabía. Años antes llegaba y había montañas de piernas mutiladas. Me gustan las escenas de reconciliación, me gusta cuando los enemigos se hablan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *