Pintando fachadas buscan mejorar la convivencia

Unidiario

El proyecto Armas de Paz en Vi­llamaría busca, a través de la pintura, apoyar la resocialización y conviven­cia de personas adictas a las drogas. Actualmente trabajan en dignificar el barrio Alto de la Virgen, conocido como Coloya, el cual ha sufrido de in­seguridad y violencia.

Desde hace tres años y medio la fundación Coloreando Montañas ha trabajado en 45 veredas del Eje Cafe­tero y cuatro departamentos del país en las que han pintado 55 escuelas con el apoyo de las comunidades.

Armas de Paz busca los barrios más vulnerables para llevarles un poco de cultura y arte e interactuar con perso­nas que han estado inmersas en la vio­lencia. “Mi gran sueño es ver a todo el mundo pintar, no importa la condición en la que vivan”, expresó el líder de Coloreando Montañas, Felipe García Chiquito.

Desde el inicio del proyecto la co­munidad y la Institución Educativa Villa del Rosario acogieron de manera voluntaria los cambios que se desean realizar en el sector con recursos eco­nómicos, mano de obra y materiales. Junto con los padres de familia se re­caudaron unos $ 4.000.000.

García Chiquito dice que “hasta el momento solo he recibido apoyo del colegio Villa del Rosario. Con el que se empezó a realizar el proyecto de la mano del Ejército, la Policía, niños y residentes del barrio”, subraya que “ha buscado ayuda con entidades del go­bierno pero no hemos recibido ningu­na respuesta lo que ha hecho las cosas difíciles”

Alejandro Valencia, conocido como Pelu, es uno de los consumidores del sector y participante de la campaña, aseguró: “Me parece excelente porque Felipe se preocupa por la comunidad y piensa en los demás. La verdad es que yo soy un drogadicto fuera de serie, a veces me siento bien con la droga, pero los ratos que pinto con Chiquito me ayuda en mis momentos de locura”.

La fundación Coloreando Monta­ñas y sus voluntarios han pintado 10 murales en Villamaría y Manizales y próximamente iniciarán en la Avenida Santander, frente al batallón Ayacucho.

 

Tatiana Cardona residente del barrio.

“Me parece muy bueno porque hace embellecer los muros, es más cultura para la gente, para los niños. Es algo muy educativo”.

Carlos Alberto Lince Gómez Residente

“Es un proyecto muy bueno, pero la falta de apoyo de la administración es una falencia grande”.

Vea el UniDiario del 18 de febrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *