Fue sangre el líquido vertido a la quebrada Olivares

Caldas En portada

Por Marco Mosquera Ramírez

“Podemos decir con certeza que sí es sangre”, afirmó Juan David Arango Gartner, gerente de Corpocaldas en relación al tono rojizo que adquirió la quebrada Olivares en cercanías a una central de sacrificio de ganado y a la empresa Aguas de Manizales (Comuna 6) el pasado lunes 4 de febrero.

Arango Gartner, en declaraciones a El Matutino de UMFM 101.2 en la mañana de hoy 6 de febrero, agregó que “a lo largo del tramo que adquirió el color rojo encontramos el conducto por donde llegó la sustancia”. Cerca del sitio hay una central de sacrificio animal y una empresa que procesa la sangre del matadero para producir harina para el ganado, pero no hay certeza de ellas sean las responsables del hecho.

La comunidad está preocupada porque el vertimiento se presentó cerca a Aguas de Manizales, encargada de abastecer del líquido a los habitantes. Alejandro Estrada Carmona, gerente de Aguas, manifestó: “No hay ningún problema, nosotros captamos el agua mucho más arriba, tenemos controles en línea, en tiempo real, para saber qué agua suministramos a los habitantes de Manizales”.

No es la primera vez que ocurre este tipo de vertimiento rojizo a la quebrada Olivares y en el mismo sector. El pasado 15 de diciembre y el 5 de enero ocurrió algo similar. Corpocaldas y Aguas tratan de establecer los responsables del hecho, que podrían ser sancionados con millonarias multas y el cierre del establecimiento, de acuerdo al Régimen Sancionatorio Ambiental que mediante la Ley 1333 de 2009 impone y ejecuta medidas preventivas y sancionatorias, así lo aseguró Adriana Martínez Gómez, subdirectora de Evaluación y Seguimiento Ambiental de Corpocaldas. “Lo primero que tenemos que hacer es individualizar al infractor y cuantificar el daño ocasionado por el vertimiento del día lunes. Tenemos claro que en este caso se tratará de una multa pecuniaria. Podemos pensar que el infractor es también el responsable de los otros dos casos presentados recientemente”, agregó Martínez para UMCentral.

Para Diego Arteaga Castaño, administrador ambiental de la Universidad Tecnológica de Pereira, los vertimientos de tipo industrial (empresas textiles, por ejemplo) tienen cargas químicas más complejas que las de tipo orgánico (como la sangre). Pero por tratarse supuestamente de sangre animal en grandes cantidades, es muy grave por la presencia de agentes patógenos en el cuerpo de los animales, capaces de producir enfermedades o daños.

 

Habitantes de la comuna 6 enviaron fotografías a Corpocaldas para denunciar el derrame. Foto: Twitter.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *