El negro Ortiz: “Uno entre miles”

En portada Especiales Periodismo Región

Foto tomada de abrelamemoria.com 

“(…) Mi voz, la que está gritando,

mi sueño, el que sigue entero.

Y sepan que solo muero

si ustedes van aflojando,

porque el que murió peleando

vive en cada compañero”.

-Milonga Del Fusilado, Pepe Guerra.

 

Hernán de Jesús Ortiz Parra fue para muchas personas un maestro, guía, un orientador sincero, amante del progreso, de la igualdad y del cambio; “el hombre compañero de esa gente de abajo, siempre defendiéndolos en todo momento”, como señala su hermano Leonardo Ortiz Parra.

“La vida de Hernán está llena de mucha lucha, mucha entrega a la gente, lo querían demasiado (…) le llamaba mucho la atención la vida sindical, porque en esa época la docencia se hacía más difícil”, dice Elva María Álvarez, viuda de Ortiz.

Hernán de Jesús Ortiz Parra nació en Marmato (Caldas) el 17 de octubre de 1940, fue cofundador con el docente Nelson Betancourt del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos. Al lado de varios dirigentes sindicales trabajó por una organización que defendiera a los indígenas y afrocolombianos.

Elvia Marina y Hernán contraen matrimonio en 1964 en Marmato, de esa unión nacen dos hombres y tres mujeres y una niña que murió a los seis años.

Su esposa lo recuerda como un hombre cariñoso, un buen padre, buen hermano; entre sus gustos musicales se destacaban los tangos y milongas. “Para nosotros fue un martirio los últimos años, porque él era una persona muy extrovertida, le gustaba la parrandita (…) a él le llegaron muchos anónimos, muchas amenazas, yo sabía que él salía por la mañana, pero no sabía si él volvía”.

 “Yo nunca, nunca vi a Hernán de mal genio porque tuviera que atender a una persona en un día de descanso (…) si el sábado le daba a una viejita por venir o un domingo y estar toda la tarde para hablar de su problemática, él la escuchaba con todo el cariño”, expresa Elvia Marina.

Hernán de Jesus Ortiz Parra

Leonardo cuenta que la humildad en la que se tuvieron que desenvolver en Marmato hizo que se enamoraran de “su gente de abajo, la gente humilde”; fue por eso que desde el Sindicato de Educadores Unidos por Caldas (Educal) vieron la capacidad, el liderazgo y la honradez en el trabajo político que tenía Hernán, y lo invitaron a trabajar con ellos.

En Educal se desempeñó como secretario de Asuntos Sindicales, representante ante el Fondo de Prestaciones Sociales del Magisterio y su último cargo en la Junta Directiva de Educal fue de vicepresidente.

Todos los trabajos con los mineros, Banco Agrario y demás, a los que Hernán estuvo haciendo acompañamiento, hizo que el Estado pensara: “Es aliado de la guerrilla”, expresa su hermano al recordar su muerte.

El viernes 12 de abril de 2002, paramilitares de la zona asesinan al líder sindicalista en un restaurante de la plaza principal de Aranzazu (Caldas) a las 7:30 p.m., junto a su amigo José Robeiro Pineda, activista del Sindicato de Trabajadores de la Energía de Colombia (Sintraelecol).

Una profesora que en ese entonces trabajaba en un colegio de Aranzazu, le cuenta a Leonardo: “Ese día todo mundo sabía que iban a matar a dos guerrilleros, ya se había regado la idea en todo Aranzazu (…) pero cuando amanece miramos que los dos guerrilleros eran los profesores que nos habían dado la charla el día anterior, que injusticia tan grande se cometió”.

Asesinato de Hernán de jesús Ortiz

Nelson Enrique Toro, alias ‘Fabio’, aceptó el asesinato del líder sindical en febrero de 2011, después de nueve años de investigaciones de una fiscalía de derechos humanos y se acogió a sentencia anticipada en ese entonces, según el archivo del 22 y 23 de enero del 2011 del periódico Q`hubo de Manizales. Posteriormente, alias ‘Fabio’ tras pagar trece años de prisión por paramilitarismo, lo asesinaron dos sicarios en el barrio Los Alcázares de la capital caldense, el 21 de octubre de 2017.

Su hermano Leonardo dice que queda un sinsabor, porque matan a alias ‘Fabio’, pero nunca dijo quién le ordenó matar a Hernán.

Escuche un poco más de la historia de Hernán Ortiz:

Vea el trabajo multimedia completo 99 voces silenciadas en Caldas

 

Vea la historia de Luz Yohana López Vidal. 
Vea la historia de Segundo Salvador Forero.
Vea la historia de Luis Gonzalo Castaño Zapata
Vea la historia de Libardo Antonio Rengifo Vargas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *