Navidad que viene, tradición del año…

Cultura Página UMCentral

“Llegó diciembre con su alegría, mes de parranda y animación, que se baila de noche y día y es solo juergas y diversión”- empieza a sonar en emisoras y en las mentes de los colombianos. Letras picarescas, de doble sentido y ritmos tropicales llegan en este mes en el que se unen la fiesta, comida y música.

La cultura y el contexto latinoamericano en Brasil, México, y Colombia tiende a ser de especial jolgorio en la celebración de estas fechas. Sin embargo, por nuestra ubicación geográfica y los múltiples elementos culturales que vienen desde los litorales Pacífico, Caribe y la zona Andina, desde que somos pequeños nos criamos con Pastor López, Buitraguito o Darío Gómez cada diciembre.

Las canciones decembrinas en Colombia son un ingrediente fundamental para las reuniones familiares y con amigos. Permiten incluso recordar a quienes no están presentes pero se desean ver. -“Vamos a brindar por el ausente que el año que viene esté presente, vamos a desearle buena suerte y que Dios lo guarde de la muerte” – dice El ausente de Pastor López. 

Muchos sobreviven con esta música, sino que lo digan las casas disqueras que cada año publican los 14 cañonazos o “lo mejor del año”, generalmente con las mismas canciones del año anterior.

Duvier Mauricio Londoño Cortés es vocalista y director de la orquesta Dubby y los Primos Band, expresa que estas canciones “nos traen recuerdos de cuando estábamos pequeños, de la cuadra, la pólvora, el buñuelo, la natilla, la fritanga… entonces la música de por sí tiene ese poder de evocar momentos y lo que hace es rememorar esas fechas y  épocas en las que no teníamos preocupaciones, no teníamos deudas, simplemente éramos felices”. Explica cuando llega diciembre este trabajo pasa de ser una obligación a un deleite, además considera que como banda están colaborando a llevar alegría a la gente.

Sandra Velásquez Puerta, comunicadora social con maestría y doctorado en la industria de la música independiente de la Universidad de Montaigne en Francia, explicó: “Tenemos que entender la música desde un contexto donde están los medios de comunicación, los músicos y las políticas de regulación”, también añadió que en Colombia el asunto de la payola hace que las personas escuchen lo mismo año tras año, pues las disqueras pagan para que cierta música suene más.

Es por eso que las emisoras comerciales no dan espacio a otro tipo de canciones en esta época, sin embargo, existen otros medios que permiten encontrar otro tipo de productos para las fiestas de fin de año. “Donde suena música diversa en los medios de comunicación es en las emisoras públicas, universitarias, culturales o los medios regionales de comunicación, porque allí hay un interés diferente al comercial”, enfatiza Velásquez.

Un vínculo con la memoria emotiva musical es otra razón por la cual, sin importar qué está de moda, en diciembre regresamos a las mismas canciones. Desde el punto social, esta música es un cohesionador del baile, del licor y del ambiente festivo.

Lo anterior lo explica el sociólogo Andrés Gómez Ospina, quien añade que la respuesta fundamental del porqué se escuchan las canciones de siempre, es por la memoria. “Ese es el elemento que siempre nos lleva a un contexto familiar, de alegría, esa música no puede faltar en diciembre porque nos revive épocas anteriores. Es algo muy andino colombiano el sentimiento de recordar el pasado permanentemente”.

Ospina también explicó que la unión de elementos afrodescendientes, europeos e indígenas, hace de los colombianos una cultura diferente al del resto del mundo. Esa “trietnicidad” es la que ha generado que la música navideña esté compuesta de varios elementos. “Es un tiempo en el que se disfruta, así la gente quede con deudas, es una época en la que se tiene más dinero, hay una oferta comercial amplia”, concluye. Lo cual se evidencia incluso en algunas letras decembrinas – “Al cacharrero de la esquina fue y le sacó un pantalón, 4 faldas y una blusa y yo pagué porque claro como aquí está el bobo… que aunque no tenga él hace el modo”- como reza Aquí está el Bobo de Hernán Darío y los Muchachos Decentes.

El próximo 31 de diciembre a las 11:55 p.m. en barrios, comunas, esquinas, edificios y fincas se escuchará al unísono una canción que ya cumple casi 40 años: “Faltan 5 pa’ las doce, el año va a terminar, me voy corriendo a mi casa abrazar a mi mamá… Quiero pasarla contento junto con la gente mía, quiero cantarle a mi pueblo y brindar con alegría. ¡Feliz año nuevo!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *