Foráneos, extranjeros y financiación son los retos en el cese de actividades

Unidiario

“Lo más difícil es la presión de la familia. Saber que uno está acá pagando arriendo, alimentación y en realidad no está haciendo nada, no está recibiendo la educación que se merece”, afirmó Stéfany Peñaloza Vanegas, estudiante de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad de Caldas, sobre el posible paro en el que entrarán las universidades públicas del país. Hoy se realizarán protestas en todo el país para reclamar mayor para el 2019.

Estas acciones se toman en torno al debate del Presupuesto General de la Nación (PNG) que plantea el actual gobierno, en el cual no se ve reflejado un incremento adicional a los recursos que se aplicarán a la universidad pública en los próximos cuatro años. Según un comunicado del Gobierno Nacional, cerca de 1.97 billones de pesos se destinarán para calidad y fomento de la educación superior, financiación del programa Ser Pilo Paga, estampilla UN y el fomento a la educación superior.

A raíz de esto las universidades públicas de Manizales cesaron sus actividades desde el pasado mes de septiembre. Mientras tanto, algunos estudiantes de las privadas apoyarán las marchas. Al respecto, Giovany Palacio Colorado, representante estudiantil de la Universidad Nacional, dijo que “es algo que puede ser perjudicial pero es necesario apoyar. Estamos tratando de negociar con el gobierno para poder formar unos pliegos de peticiones y mejorar el déficit en la financiación”.

Consecuencias

EL 43.6% de los estudiantes universitarios en Manizales provienen de otros departamentos de Colombia, por este motivo, se ven directamente afectados por el cese de actividades. “El mayor miedo que genera la cancelación del semestre es perder toda la plata y el tiempo que llevamos invertido en la carrera”,  afirmó Juan José Robayo Yepes, oriundo de Ibagué, Tolima y estudiante de Ingeniería Electrónica de la Universidad Nacional.

El encargado de registro y matrícula de la Universidad Nacional de Colombia sede Manizales, Jhon Jairo Vásquez Largo, aseguró que “desde Bogotá no se ha tomado una decisión sobre la cancelación de semestre”, también agregó que desde la apertura de la sede Manizales esto jamás ha ocurrido.

Para el representante estudiantil de la Universidad de Caldas, Juan Camilo Muñoz Ospina, la terminación de las clases del semestre en curso no es posible ya que “dependen de la voluntad política por parte de la administración para garantizar la recuperación de los contenidos académicos”.

 

Al respecto, el secretario general de la Universidad de Caldas, Juan Guillermo Correa García, explicó que la institución no ha pensado en un cese total de actividad, por ahora, esperarán lo que ocurre hoy en la marcha, y también se tomará una decisión el 20 del mismo mes, día donde debe de estar aprobado el presupuesto de la Nación para el 2019.

Estudiantes extranjeros

Marius Lütke Glanemann, de origen alemán y estudiante de Historia y Literatura aseguró: “Mi intención era hacer el semestre en Manizales pero si por alguna razón se cancela me devolveré para Alemania a realizar mi semestre académico normal”. Por el contrario,  el estudiante mexicano de Artes Escénicas de dicha universidad, Jesús Silverio Chávez Sánchez afirma que la Universidad de Caldas debe responderle por las materias del pénsum que vino a cursar.

UniDiario intentó comunicarse con Bienestar Universitario de la Universidad de Caldas pero no obtuvo respuesta alguna sobre lo que ocurre con quienes están de intercambio.

Un déficit en aumento

Las 32 universidades públicas del país saldrán a marchar para exigirle al Gobierno Nacional una financiación responsable, también buscan reafirmar la educación como un derecho y no un servicio, en el que sea posible cultivar el pensamiento crítico, la formación ciudadana y el florecimiento cultural, para esto las universidades exigen 15 billones de pesos para infraestructura y 3.2 billones de pesos para su funcionamiento.

“Con la marcha buscamos sensibilizar a los senadores y representantes a la Cámara para que en la discusión de presupuesto se involucren los dineros que hacen falta para terminar el año y poder seguir funcionando, si no, habría que cerrar las universidades”, aseguró Hernán Gómez Londoño, docente de la facultad de Ciencias Agropecuarias de la UC.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *