Antígona y la política

Página Teatro

Esta Antígona nació hace tres años por el deseo, cada vez más fuerte, del director David Gaitán
por crear un ambiente de resistencia frente a los sistemas políticos autoritarios de Latinoamérica
y de su país. Este clásico de Sófocles montado por el grupo de Teatro de la Universidad Nacional
Autónoma de México (Unam) logró adaptarse ante el público del Teatro Los Fundadores en la
inauguración de la versión 50 del Festival el pasado viernes 5 de octubre.
Sostiene Gaitán que una de las mejores experiencias que ha tenido es la de construir a esta
Antígona latinoamericana, pues encuentra la oportunidad de crear una polémica en torno a los
temas de justicia, democracia y de activismo político, a la vez que conserva el mito original de
aquella tragedia griega: los hermanos Polinice y Eteocles se matan entre ellos. El rey Creonte
decide que el traidor de la patria es Polinice y ordena que no sea sepultado para que lo devoren
los animales. Antígona, hija de Edipo y Yocasta, y hermana de los dos guerreros muertos, entierra
a Polinice. Por desobedecer es condenada a muerte, pero ella se suicida.
En la versión de Gaitán se da un enfrentamiento en escena entre 3 sectores: quienes gobiernan,
quienes se resisten a obedecer y quienes, camuflados dentro del público, gritan y protestan para
impedir que Antígona sea castigada.
Trasfondo


La adaptación se hace en un momento en el que México pasa por una fuerte violencia, situación
ocasionada desde el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Esto lleva a Gaitán a una
reflexión por medio de lo que más le apasiona… el teatro. “Mi aspiración es que cada espectador
se sacuda y cambie su postura, y que se involucre el que no esté familiarizado con el fenómeno
político”, expresa Gaitán. Para él los ciudadanos no se interesan por lo público por la saturación
de información que rodea a la sociedad, lo que lleva a que no se entiendan estos fenómenos.
Sostiene que contar de una manera no convencional, con humor y diversión, se hace necesario
para la apropiación del público.

El director no pasó por alto el lado humano de cada personaje, ese que marca la diferencia y que
en medio de las polémicas ciudadanas suele no reconocerse. Con esta base, Gaitán construye al
rey como un autócrata arrogante y tirano, pero también es divertido y tiene una inteligencia
arrolladora, cualidades que permitieron una fuerte empatía con los asistentes al Fundadores. El
guardia es frío, obediente e insensible, pero en momentos deja ver sus inseguridades. En la
propuesta de Gaitán nada es blanco o negro, hay matices. “Quise hacer una búsqueda de cómo
las personas tienen virtudes y defectos, que existen distintos momentos de personalización”.
Agrega que en esta reinterpretación contemporánea de Antígona se busca que el espectador se
aleje de la postura maniquea que ve la política como una relación entre buenos y malos, y a la vez
que se entretenga y reflexione sobre el poder, la democracia, la forma de hacer política, la
rebeldía, la desobediencia civil y la resistencia.
Si bien Gaitán no se inspiró en un personaje de la vida real para construir a su Antígona ni piensa
en uno que tenga aquel perfil, basa su deseo en que el espectador se quede con la determinación
que la caracteriza, esa que la lleva a querer hacer justicia, a discutir, argumentar y movilizarse
frente al poder al que enfrenta. “Quiero definir cómo es estar en un puesto de mando, sus
implicaciones”.
El público que busca Gaitán no se clasifica por edad ni por cultura. Debe ser uno cercano a los
temas políticos. Uno que “esté ansioso de interpretar universos clásicos en contextos
contemporáneos”.
De Manizales para el teatro latinoamericano Varios grupos de teatro de la ciudad tienen obras

en esta edición del Festival. Aquí los presentamos

Obra: Aquel amor ya nostalgia
Grupo: A Cántaros Danza
Presentación: Sábado 14, 11 a.m. y 3 p.m. Teatro El Escondite:
La agrupación nace por el interés de dos bailarines en hacer danza contemporánea y danza teatro:
Yolanda Arias Gómez (actual directora) y Willy Barreto. Desde el 2004 está integrado por jóvenes
de distintos estratos sociales de la ciudad. “El arte de la escena es un arte de comunicación,
nuestra danza la caracterizamos no tanto por ser un baile, sino un sentimiento que se vuelve
movimiento “, afirma Yolanda. A Cántaros considera que el arte es una expresión que sale del
alma.
La obra Aquel amor ya nostalgia se centra en la posguerra europea, cuando afloran los problemas
que el conflicto bélico mantenía ocultos como el amor, la poesía y la música, reflejadas en
cantantes y compositores de esa época. Así se realiza una recreación para abordar desde otras
perspectivas los conflictos del amor, el desamor y la soledad.
Yolanda Arias asegura que “las personas deberían ir a ver esta obra porque trata un tema general,
que nos afecta a todos pero no por eso lo sabremos manejar”.

Obra: Un mundo al revés

Grupo: Circodelia Circus
Presentación: Viernes 12, 4 p.m. plazoleta Facultad de Arquitectura. Domingo 14: 11 a.m. Torre
del Cable y 4 p.m. parque Ernesto Gutiérrez.
Este grupo nació en Manizales en el 2010. Está conformado por artistas de artes escénicas y de
biología. En el colectivo se hacen intercambios de saberes, los cuales ayudan a enriquecer la
pedagogía y la investigación de sus actores.
Jonnatan Rodríguez, su director, cuenta que el circo teatro trabaja a partir de la experimentación
del cuerpo, de donde surgen grandes historias y personajes que ofrecen diversión y “humanizan a
través de la risa, que sirve para alivianar el alma”. Trabajan la improvisación y la interacción con el
público, lo que hace que los espectadores se diviertan y sean protagonistas.
Se presenta por primera vez en el Festival con una obra unipersonal llamada Un mundo al revés,
en donde su protagonista es Dominic, un payaso sensible que va entre la línea del bien y el mal,
quien tiene toques de locura pero es cuerdo a la vez. “Es un personaje que se ha venido creando
desde hace tres años, es un ser que paso a paso enfrenta sus retos y miedos, transformando el
fracaso en éxito. Dominic, con sus fascinantes aventuras, te sumerge en un mundo absurdo y al
revés”, concluye Rodríguez.

Obra: La Ceniza del Tiempo
Grupo: Los Chicos del Jardín
Presentación: Viernes 12, 5 y 8 p.m. Teatro El Escondite.
Sobre esta obra David Carmona Patiño, su director, comenta: “Es una representación de la posible
visualización de lo que será el futuro del ser humano en el año 2059”. Sostiene que trabajaron
tres temáticas: la vejez, la soledad y la muerte. “Este montaje es la segunda parte de una trilogía
que tiene que ver con el tiempo”. La primera fue titulada Polvo, en la que se trabajó el pasado
(refiriéndose a la escala del tiempo) y ha tenido 78 funciones. Ceniza es un viaje hacia al futuro. La
tercera entrega tendrá como temática el presente, pero aún no está disponible al público. Como
son obras no lineales, cada una puede ser entendida por separado. Esta trilogía está inspirada por
las experiencias de sus creadores, por esto los personajes utilizan los nombres reales para
poetizar la vida y llevarla al escenario.
Chicos del Jardín se creó en el 2009. Otras de sus obras son: El Jardín de Pulpos (del dramaturgo
Arístides Vargas) y De la Tierra a la Luna.
Obra: Re-existencias
Grupo: Caza Retasos
Presentación: Jueves 11, 5 y 8 p.m. Teatro El Escondite.
En esta obra Caza Retasos encarna a los jóvenes del país que de alguna manera fueron afectados
por la guerra pero que no desfallecieron, por el contrario, “logran florecer, pese a todo”, como
dice su lema.
Este es el eje central de una de las investigaciones realizada por el Centro de Estudios Avanzados
en Niñez y Juventud de la Universidad de Manizales y la Fundación Centro Internacional de

Educación y Desarrollo Humano (Cinde) que pretende traducir el lenguaje de un proyecto de
investigación a un escenario de las artes escénicas.
Jaime Pineda, docente investigador del Centro de Estudios Avanzados en Niñez y Juventud,
manifiesta: “Con esta obra se logran comprender las distintas formas de la movilización social en
condición juvenil en el mundo contemporáneo, además, nos permite un escenario de consciencia
frente a lo que hoy está pasando como resistencia y que nosotros llamamos Reexistencia”. Agrega
que hay que valorar y consumir más teatro, pues este se justifica en sí mismo al ser un escenario
de lucha simbólica, crítica, y consciencia, “es tal vez el lugar más elaborado en torno a una forma
de resistencia”. aún no está disponible al público. Como son obras no lineales, cada una puede ser
entendida por separado. Esta trilogía está inspirada por las experiencias de sus creadores, por
esto los personajes utilizan los nombres reales para poetizar la vida y llevarla al escenario. Chicos
del Jardín se creó en el 2009. Otras de sus obras son: El Jardín de Pulpos (del dramaturgo Arístides
Vargas) y De la Tierra a la Luna.
Caza Retasos también presentó en los primeros días del Festival la obra de teatro callejero El
Reino de la Miseria. Pablo Castro, su director, comenta que lo que buscaron con este montaje fue
encontrarse nuevamente con el arte callejero.
Obra: Ecoseres y mitos de leyenda
Grupo: Teatro Inverso
Presentación: Miércoles 10, 4 p.m.: Universidad de Caldas (hall central); 7 p.m.: Plazoleta
Arquitectura U. Nacional. Sábado 13, 4 p.m.: Plazoleta Arquitectura U. Nacional.
Quejidos y lamentos similares a los del Mohán, la Pata Sola, La Llorona, La Madremonte y otros se
escucharán en esta obra, mezclados en el aire con melodías musicales, risas, gritos de asombro y
aplausos.
Las danzas, los colores y los actores encarnando a estos seres mitológicos, construyen este
montaje, producido con el fin de resaltar y contextualizar al público sobre la importancia que
tiene la mitología colombiana dentro de la cultura y creencias en las comunidades.
Los seres mitológicos tienen su propia escena y en orden, con sus coreografías de baile,
acompañados de un narrador en segundo plano, resumirán el inicio, nudo y desenlace de su
historia y de las costumbres que generaron en sus comunidades.
Carlos Julio Jaimes, uno de los productores de la obra, resalta que ella le apuesta a la apropiación
interna y externa de estos personajes importantes de la cultura del país, “dándoles vida de nuevo”
para que se expresen a través del cuerpo de los actores.

Obra: Amores Perversos
Grupo: Teatro Inverso-Teatro La Esfinge
Presentación: Sábado 13, 5 y 8 p.m. Teatro El Escondite
En esta obra, bajo la dirección de Carlos Alberto Sánchez, se resaltan las principales problemáticas
a las que se enfrentan las mujeres contemporáneas en su cotidianidad. Para Sánchez es muy
importante no caer en la repetición de obras en donde la mujer maltratada sale a la escena a

mostrar sus problemas y, al final, se soluciona todo. Para evitar esto, él extrajo a las protagonistas
de dos obras literarias y las transformó en dos mujeres del siglo XXI: La primera es Nora Helmer,
de Casa de Muñecas (del dramaturgo Henrik Ibsen), una mujer frágil y manipulable que debe
dejar sus miedos para enfrentar los retos a los que es expuesta. La segunda es Medea (tragedia de
Eurípides), una mujer formidable, sabia, fuerte, hábil, luchadora y por eso es amada por unos pero
temida y respetada por otros.
Las actrices Liliana Hurtado (Teatro Inverso) y Amparo Olaya (La Esfinge) recrean a estas mujeres
en las tablas. Nora y Medea son las encargadas de mostrarle al público cómo es la vida de la mujer
contemporánea, los maltratos a los que se expone día a día, y los múltiples golpes físicos y
emocionales que reciben por parte de los hombres en la sociedad.
Para Hurtado estos productos teatrales deben ayudar a la sociedad a denunciar, pero sobre todo a
contextualizar todos los tipos de abuso que a veces las mujeres pasan por alto porque los
considera inofensivos, por eso, disfrutar de estas obras ayuda a romper con pensamientos como
“si no duele no es maltrato” en las mujeres manizaleñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *