El hospital veterinario de la de Caldas también sufre por la asamblea permanente

Unidiario

Los animales también sufren por la asamblea permanente en la U. de Caldas. Ya se cumple más de un mes del cese de actividades y uno de los afectados es el Hospital Veterinario Diego Villegas Toro. Actualmente solo se presta el servicio de consulta externa, mientras que procedimientos más complejos como hospitalización, servicios quirúrgicos, toxicología y los análisis de laboratorio están deshabilitados debido a que la mayor parte de docentes y estudiantes del programa de Medicina Veterinaria y Zootecnia, encargados de estos, se encuentran en asamblea permanente por el tema de la desfinanciación de la educación pública.

El director del departamento de Salud Animal de la U. Caldas, Raúl Fernando Silva Molano, afirma que “solamente se están llevando a cabo algunos procedimientos simples como consulta general, cirugías ambulatorias y vacunaciones”, y agrega que estos son realizados por algunos estudiantes rotantes de noveno semestre de manera voluntaria.

Estos rotantes cumplen con la labor de enfermería, por lo que habitualmente permanecen durante las 24 horas de cada día de la semana en el hospital, pero por la situación actual, solo unos pocos la realizan de manera voluntaria, esto, sumado a que todos los profesores de la universidad encargados de los procedimientos complejos entraron en asamblea, obligó a que la clínica funcione solamente de lunes a viernes y sin los servicios ya mencionados.

Paula Tatiana Chica Aguirre, una de las afectadas, comentó: “El fin de semana pasado tuvimos que llevar a nuestra mascota a otra clínica veterinaria, en donde la atención es más costosa porque se nos presentó una urgencia y el hospital de la universidad se encontraba cerrado”, así que tuvo que esperar hasta el jueves para poder llevar su mascota a una consulta general de control en el Diego Villegas.

Por su parte, la rotante de noveno semestre, María Paula García Gutiérrez asegura que fue la clínica en general la que entró en asamblea, principalmente por problemas económicos. “Esto se debe a que, técnicamente, el hospital no existe como empresa. Los dineros que se obtienen por los servicios que acá se prestan van directamente a la zona administrativa y el retorno es complicado, además de todo, los docentes no están contratados como médicos veterinarios y zootecnistas”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *