El escritor Antonio García… para qué meterse en esa complicación tan grande

Feria del Libro Manizales UMCentral

De izquierda a derecha, Fernando Ramírez y Antonio García, hablando de literatura. Foto por Maria Camila Galeano

“Si podés vivir sin escribir, para qué te vas a meter en esa complicación tan grande”, sentenció Antonio García Ángel, escritor y editor caleño en el conversatorio Su casa es mi casa, que se realizó en el Auditorio Centro Cultural Rogelio Salmona de la Universidad de Caldas.

Con Fernando Alonso Ramírez, editor del periódico La Patria, conversó sobre su trayectoria como escritor.

Su novela Su casa es mi casa (2001) es la historia de un joven llamado Martín Garrido, que se muda a un apartamento y comienza a recibir llamadas de una empresa de mensajería que pregunta por un tal Alejandro Villabona. A partir de ahí se desata un misterio policíaco.

García Ángel contó que esta novela comenzó por una apuesta entre amigos, mientras tomaban gaseosas en la cafetería de la Universidad Javeriana, la misma que lo graduó en Comunicación y Literatura. Estos amigos de semestre llegaron a la misma conclusión: “En Colombia no hay novelas policíacas, deberíamos hacer una de esas”. Con esa promesa finalizaron la tarde.

Para todos fue un trato sin trascendencia, menos para García Ángel. A él le quedó sonando la idea, y ese mismo día de 1995 escribió la primera página de Su casa es mi casa; así empezó una travesía que finalizó al ganar el Premio Iniciativa Artística Rolex, y al conocer a Mario Vargas Llosa, uno de sus ídolos literarios.

Su más reciente novela, Declive (2016), fue inspirada en la miserable existencia de un hombre que trabajaba en un call-center y siempre le pasaba lo peor. “Pensé en una vida de mierda para poder inspirarme en esta historia”, afirmó García.

Aseguró que para tener éxito en la escritura siempre es importante llevar un diario para contar lo que pasa y lo que pasará, al igual que estar solo: “Una persona que no es capaz de estar sola, no es capaz de escribir”, sentenció. Agregó que un escritor tiene que estar enamorado, “no es escribir y ya”, sino que la relación entre la literatura y el escritor debe estar mediada por la pasión y no por triunfar en esa industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *