Dos Aldos: trío entre ciencia, amor y cómic

Caldas Feria del Libro Manizales UMCentral

Fotografía cortesía, radionica.rocks

Se llama Dos Aldos. Narra una historia que transcurre en un laboratorio de neurobotánica, en medio del desierto. Allí ocurre un triángulo amoroso entre unos jóvenes científicos que están metidos en un experimento sobre una especie que copia a otras especies (es una criatura verde). El triángulo amoroso es entre Aldo, su novia Julia y una copia de Aldo.

Los autores son Henry Díaz y Pablo Guerra. El libro nació porque a Pablo le rondaba en la cabeza la idea de lo doble, tenía la imagen de Julia despertándose junto a Aldo, pero en realidad se despierta junto a una copia de Aldo.

Oro

Después de que Pablo y Henry terminaron el libro, se sacó con el sello de Editorial Laguna en el 2016. Henry conocía el concurso Manga de Japón, que premia los mejores cómics e historietas, hace tiempo, un premio donde participan personas de 60 países y hay más de 400 aplicaciones anuales. Decidieron participar en el 2018 “para ver en qué estábamos”, dicen al unísono. Nunca pensaron ganar.

Cuando recibieron la llamada en marzo les dijeron que ganaron y que se acercaran a la embajada en Bogotá. Guerra y Díaz pensaron: “nos ganamos el bronce”. En la embajada les dijeron que ganaron el premio de oro. Viajaron a Japón a recibirlo con dos sonrisas enormes en sus caras. Es la primera vez que se premia a un latinoamericano en el concurso Manga. Lo más importante para ellos fue darse cuenta de que lo estaban haciendo bien. “El libro me ha sacado del país y me ha traído a varios lugares en Colombia, entonces ha sido muy bonito”, cuenta Díaz.

Aldo 1 y Aldo 2: Diferencias

Todas. Físicamente Aldo copia es exactamente igual a Aldo original. Guerra explica que “con la copia ni siquiera sabes si siente lo mismo o si ve las cosas de diferente manera, solo sabes que es una copia”. La historia narra cómo Julia debe acoplarse a esa copia de su novio e intenta conocerlo y saber qué piensa, qué hace, qué es. “Trata mucho de lo que nosotros pensamos qué es humano y lo que no”, dice Díaz.

Más que del gusto y enamoramiento por alguien, la historia trata de otras formas de afecto que son más “profundas, más complicadas”, expresan los autores.

Historietista-guionista

Henry Díaz desde pequeño escribía, estudió diseño gráfico pero no encontró en la carrera temáticas sobre cómic, lo que lo apasiona. Tuvo varios trabajos que no le cuajaron. En las editoriales le fue mal porque no sabía usar la tableta digital y sus procesos eran largos y torpes, entonces desistió de ser ilustrador. Luego se unió al Clan Nahualli, un grupo de jóvenes que hacían historietas y cómics. Allí conoció a Pablo Guerra.

Pablo Guerra tenía un grupo de comiqueros que se llamaba El Globoscopio. Henry se unió a ellos y comenzaron a sacar la novela gráfica Dos Aldos, por medio de un blog, publicaban dos páginas semanales. Se demoraron dos años para sacar el libro en Laguna, en donde trabajaba Guerra de administrador. Con esta editorial también publicaron Caminos Condenados, un cómic documental.

Construcción del libro

Pablo tenía una idea inicial, quería proponerla a una revista pero nunca les contestaron. Entonces decidieron hacerlo por su cuenta y publicarlo en el blog del Globoscopio. Los historietistas se reunían y llevaban ideas. Generalmente Henry interpretaba la idea que Pablo tenía, así funcionaba el dueto.

“Es complementar y fortalecer la idea que tiene Pablo, él tiene al menos una imagen vaga de lo que quiere y yo, a través del dibujo, le propongo algo que se asemeje o que cambie pero funcione”, explica Henry. Puntualiza: “Uno siempre piensa que uno tiene que dibujar como el mejor pintor o dibujante, pero no”.

Sobre ellos

Henry Díaz: historietista e ilustrador. 38 años. La mamá le pagó un curso de caricatura en Bogotá y ahí le empezó a coger el gusto. Cada semana ella le llevaba una historieta que se llamaba Memin Pingüín, y él se enamoró del dibujo.

Pablo Guerra: Guionista, editor y crítico de cómics. Mayor que Henry. Le gusta la ciencia porque le interesa mucho la relación que hay en un experimento entre el objeto investigado y los investigadores. Piensa que cuando uno está haciendo un experimento uno también es parte de lo que está siendo investigado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *