Un libro para hurgar en el pasado y entender nuestro presente

Caldas Feria del Libro Manizales UMCentral Unidiario

Fotografía cortesía, elespectador.com

 

La historia de Colombia por momentos se hace cíclica. La situación que vivimos hasta hace muy poco entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe ya se había dado en el país años atrás entre Alfonso López Pumarejo y Laureano Gómez, solo que en la primera ocasión terminó con la renuncia de López a la presidencia en 1945. Se dice que cuando no conocemos nuestra historia, estamos condenados a repetirla y es por eso que muchos consideran necesario hurgar en el pasado para entender nuestro presente.

Historia (privada) de la violencia en Colombia. La crisis colombiana de mediados del siglo XX contada por los descendientes de sus protagonistas (editorial Debate) es el libro de Otty Patiño presente en la Feria de Libro. Es el resultado de una investigación sobre la guerra antes del Frente Nacional y las consecuencias que esta acarrea al día de hoy.

En un pasillo del tercer piso de la Universidad de Manizales, en una oficina que permanece cerrada todo el tiempo, está Otty Patiño, ex guerrillero del M-19 quien, tras dejar las armas en 1990, sigue siendo una figura visible en el panorama nacional, no protagónica, pero sí permanente.

Desde 1970 el M-19 se enfrentó, por la vía armada, contra el Gobierno colombiano. En 1990 firmó la paz. Patiño dice ser un hijo de la guerra, guerra que hasta el día de hoy lo inquieta y que quiere comprender mejor, porque según él, su participación en ella fue motivada por la interpretación que tuvo en esa época de lo que estaba pasando y de cómo cambiar esa situación “indeseable”. Él cree que a veces, cuando se “entra al activismo político, como que no se piensa cuál es el origen de las cosas”.

La guerra entre conservadores y liberales terminó con la creación del denominado Frente Nacional, un pacto entre estos dos partidos para repartirse el poder entre 1958-1974. Otty describe este pacto como un fenómeno de exclusión política, y aunque en apariencia ese episodio histórico quedó en el pasado, afirma que la exclusión permanece, al igual que “el peso que tiene el presidencialismo y el poco peso que tienen las regiones en la elaboración de los planes de desarrollo y del presupuesto nacional”. Esas son herencias del pedazo de historia y es necesario narrarlas para comprenderlas hoy en día, asegura el escritor.

Para comprender mejor el complejo fenómeno de nuestra guerra, Otty emprendió la labor de investigar sus orígenes, a través de fuentes primarias, relatos y noticias de medios de comunicación sobre el conflicto.

El hombre, con una voz que no refleja su pasado guerrerista, comenta que tiene una biblioteca muy completa sobre la época de la guerra entre liberales y conservadores, tema en el que centra su investigación. Además de consultar libros de aquel momento histórico, Patiño se entrevistó con varios descendientes de los protagonistas de la “crisis colombiana de mediados del siglo XX”, quienes apoyaron su investigación con relatos de lo sucedido y cifras. Estos relatos le dan carga narrativa al libro académico.

Otty admite que, al menos, un veinte por ciento de su obra cuenta con fuentes de internet. Aclara que sacar fuentes de esta herramienta “puede ser una magia, pero también es un riesgo muy grande, porque hay mucha cosa buena, pero también hay mucha basura”.

Esta obra busca entonces que los colombianos, y en especial las nuevas generaciones, comprendan la situación que viven ahora, desde sus orígenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *