La historia detrás de un libro. La chica del sombrero

Caldas Feria del Libro Manizales UMCentral

Era un día soleado. Padre e hijo salen de su casa, ubicada en las afueras de Manizales, a orillas de la Autopista del Café. Se disponen a cruzar la carretera, de una calzada a otra para abordar el transporte de bajada hacia La Rochela. Alejandro Serna Marín ayuda a su padre, que está en silla de ruedas por un derrame cerebral, a cruzarla. El separador tiene un espacio que parece del tamaño exacto para pasar la silla. Pero es muy estrecho y queda atrapada allí. Del otro lado de la vía aparece un señor bien vestido, luce un sombrero, y le ayuda a Alejandro a liberar la silla. Padre e hijo siguen su ruta. El señor del sombrero, al devolverse al lugar donde se encontraba inicialmente, es arrollado por una moto. Muere.

Alejandro guarda durante un tiempo el sombrero en una tienda cercana a su casa. Al difunto nadie lo conoce, nadie sabe quién era. “Ese era un ángel de la guarda, porque lo que le pasó a él le iba a pasar a usted, me dijo una vecina”, cuenta Alejandro. Así nació su novela La chica del sombrero.

De hombre a chica

Su novela tiene una diferencia: el hombre del sombrero pasa a ser una chica. “Porque una mujer vende más, es más comercial”, dice el escritor. La obra inicia con el accidente, pero su final es inesperado. La chica del sombrero es… Para saberlo hay que leer la obra.

Alejandro comenta que él en la novela pasa a llamarse Felipe Sandoval, de unos 36 años. Personaje con un trastorno disociativo, que lo lleva a ver en cada momento de su vida a la chica del sombrero, porque piensa que es la mujer que vio morir en el accidente de aquella mañana. Pero es solo su imaginación. Felipe sabe algo, pero su trastorno lo hace imaginarse otro panorama. Alejandro Serna comenta que lo interesante de su novela es ese inicio llamativo y su final inesperado.

La novela está relatada en dos partes: lo que el personaje principal vivió, y lo que se imagina diariamente. En presente y cursiva está su imaginación y en pasado el resto de la historia. Todo ocurre en lugares de Manizales, como el Hospital Santa Sofía, la Universidad de Caldas, Milán… Felipe es instructor de un gimnasio en el barrio La Enea.

La historia tiene relación con la vida real de Alejandro solo en el momento del accidente. Su desarrollo es obra de su imaginación, de un encierro de varios meses para terminarlo en poco tiempo. “Yo no escribo libros muy de seguido, pero cuando lo hago, me concentro, me encierro, hasta que lo vea terminado”, asegura el escritor.

La chica del sombrero estaba lista desde hacía dos años, pero no se había enviado a ninguna editorial. Alejandro decidió que participara en el Programa Departamental de Estímulos para el Arte y la Cultura de Caldas 2018. Allí ganó el premio a Mejor Edición Literaria, ahí es momento en que decide publicarla.

Además de escritor, Alejandro empezó a estudiar música, aunque no completó sus estudios; también se formó como radiólogo industrial. “Jamás estudié nada relacionado con escritura, todo es empírico, pero esto se convirtió en mi profesión”, puntualiza.

El 28 de septiembre, a las 5:00 pm., Alejandro Serna Marín estará en el Parque de la Mujer en un conversatorio sobre su obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *