Género y sexualidad… retos en la literatura infantil

Feria del Libro Manizales UMCentral

Fotografía cortesía, literaturarespetuosa.blogspot.com

Escrito por Sthefanía Bravo Arias y Ana María Hurtado Jaramillo 

En nuestra infancia ¿a cuántos de nosotros los libros infantiles nos enseñaron que los bebés los traía la cigüeña? ¿O que las niñas tenían que ser frágiles, temorosas, educadas, limpias y, por el contrario, los niños tenían que ser fuertes, valientes, aunque no siempre educados y limpios? Esos libros o cartillas nos enseñaron, a través de metáforas, símiles y otros recursos literarios, una manera de asumir la vida y nuestros cuerpos que pudieron alejarnos de la realidad y sus hechos.

El escritor venezolano Armando José Sequera (ganador premios literarios, entre ellos de literatura infantil) se pregunta si es necesario evitarle a los niños temas como el divorcio de los padres, la prostitución y la pornografía infantil; el despertar sexual. Para él estos temas no pueden ni deben evitarse, nunca, así sean niños.

De esta forma, el pequeño, pequeña o pequeñe (quien no se idéntica ni como niño o niña), de la mano con la literatura infantil, crea un mundo en el que de forma inconsciente pone en práctica lo que lee en su vida cotidiana. Constantemente se escucha que los niños de hoy saben más que sus propios padres. Televisión, redes sociales y juegos en los que la violencia, el sexo y el doble sentido son constantes, por eso, la literatura debe convertirse en un contrapoder para explicar, de manera entretenida, la realidad.

La sexualidad

Por medio de la literatura y la ilustración se les puede enseñar a los niños sobre la sexualidad y la violación sexual. “Por su cuerpo, por el hecho de no dejarse tocar, no dejarse exhibir, si ellos no se sienten confortables con eso, eso ya es una alerta, hacerlos entender que su intimidad solo es de ellos y que no todo el mundo es su amigo”, esto lo comentó Beatriz Eugenia Vallejo Franco, escritora e ilustradora de cuentos para niños.

Explicar qué es la violencia sexual, cómo se manifiesta, y, más importante aún, qué pueden hacer los niños es necesario en un país en el que, según el ICBF, en el 2017 abrió 24.330 procesos por casos de este tipo, y hasta marzo de este año la cifra ya rondaba los 6.000.

Se les puede hablar con toda la naturalidad posible y siendo claros respecto a este contenido, sin tapujos. Para Vallejo “se debe tener en cuenta que el lenguaje debe ser absolutamente claro con ellos, tanto el oral como el visual”. El uso de metáforas, símiles y otros recursos era común. Ahora, cuando los niños tienen acceso al mundo a un clic, la verosimilitud de la historia es esencial, también explicó la autora.

De acuerdo con Vallejo: “El tema de la violación sexual es polémico y eventualmente peligroso para un niño pequeño pero se puede abordar desde la literatura infantil”. La literatura entrega herramientas a los niños para preguntarse sobre su entorno, sobre su vida y sus vivencias, además los prepara para tomar decisiones.

Claudia Marcela Quiceno Hoyos, pedagoga, expuso que la sexualidad en la infancia es un proceso, desde el nacimiento los niños la exploran. Los cuentos infantiles son un pilar perfecto para enseñar sobre estas situaciones de prevención. “Un cuento bien diseñado y bien escrito ayuda a los niños a identificar cuáles son las situaciones que pueden conllevar a una violación o cuándo pueden ser abusados, juega un papel muy importante en la prevención”, explicó.

Identidad de género

“La literatura infantil debe poner como protagonistas a niñas y mujeres en situaciones de fortaleza, en situaciones en las que no son vulnerables, en las que son independientes, fuertes, valientes”, opinó Beatriz Eugenia Vallejo. Y esa literatura, dijo, debe respetar desde el principio la identidad sexual de cualquier persona.

Temáticas que complican a los padres de familia. ¿Cómo comunicarle a un niño o niña que una cosa es la identidad de género, otra la sexualidad, otra muy diferente la orientación? O que existen homosexuales, lesbianas, transexuales, intersexuales, asexuales…

Un cuento o ilustración es una buena opción para contar lo que siente y vive un menor mientras explora la vida sexual. ¿Cómo cuidarse y con quién resolver dudas?, son preguntas que libros como Sexo para descubrir a las chicas, de Carla Nieto Martínez o Ya no soy una niña, de Violeta Babić, responden.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *