Cuarenta mil ‘Pilos’ alcanzaron a favorecerse del programa que llegó a su fin

UMCentral

Alexander Zuluaga, de Pensilvania (Caldas), es estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales y uno de los beneficiados del programa Ser Pilo Paga. Para él, la decisión de cerrar el programa es “desafortunada”.

“Hasta que apareció el programa Ser Pilo, yo no contemplaba la posibilidad de ingresar a la universidad de alta calidad”, dijo el joven ante la noticia del Gobierno Nacional de cerrar el programa, con la que 40 mil ‘Pilos’ accedieron a un cupo de educación superior.

Lea también: Continuidad de Ser Pilo Paga está en duda

El rector de la Universidad de Manizales, Guillermo Orlando Sierra, dijo en UM Radio Noticias El Matutino, que parte de la discusión ahora “es cuál será la solución para que todos puedan, tanto los de arriba, en medio y los de abajo, y es que la calidad de la educación debe ser atractiva para todos aquellos que deseen ingresar, no podemos generar una política social”. Agregó que se debe legislar desde las mayorías y no desde las minorías. Ahora, se espera que exista seguridad jurídica con los estudiantes que ya comenzaron procesos educativos bajo el programa.

Por su parte, el rector de la Universidad de Caldas, Alejandro Ceballos, aseguró que era evidente que los recursos de este programa afectaran el financiamiento de la universidad pública: “El Gobierno Nacional debió tratar con igualdad a las universidades privadas y públicas, ya que esto benefició a la educación privada con recursos públicos, a través de los pagos de matrículas, siendo esto el doble o triple de lo que se paga en una pública”. Ceballos se refirió a las nuevas estrategias del Gobierno, que prometen educación superior de calidad para jóvenes vulnerables y financiaciones para el sistema universitario estatal. 

Lea también: Ser Pilo Paga, sinsabores de un programa emblema

Cómo funciona

Ser Pilo Paga inició durante el segundo semestre de 2014, bajo el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos. La idea era otorgar créditos condonables a los estudiantes de bajos recursos que obtuvieron los mejores resultados en las pruebas Saber 11 y lograron ser admitidos en Instituciones de Educación Superior con acreditación de alta calidad, sin importar su programa.

En colaboración con Icetex Colombia, se genera un crédito a cada estudiante, bajo la premisa de obtener el acta de grado en la carrera correspondiente, para así librar los pagos y excedentes que conlleva cada pregrado. Además de cubrir la matrícula de los estudiantes, esto brinda a sus beneficiarios un subsidio de sostenimiento que depende del lugar escogido para realizar sus estudios, y si este es o no el lugar en donde reside su núcleo familiar. El auxilio varía entre un salario mínimo legal.

En este momento, el Gobierno Nacional se encuentra estudiando los enfoques positivos de programa y cómo podría servir para dar continuidad a otro. Hasta ahora, ‘Todos somos Pilos’ suena como idea a la futura propuesta, pero deja entredicho que se convertiría en un “espejo retrovisor” de las decisiones pasadas en Colombia.

Escuche aquí la entrevista:

Foto tomada de: El Espectador

En la imagen: Ministra de Educación, María Victoria Angulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *