Morir…

UMCentral

Para Vallejo hablar de la muerte fue natural. Página le pregunta a varios escritores sobre cómo poetizan su muerte.

Amparo Inés Osorio (poeta, ensayista): Expresa que al ser la vida un instante, prefiere no pensar en el tema de la muerte. Le es indiferente morir cualquier día de la semana, con cualquier clima. Pero sí es importante estar rodeada de las personas a las que ama y morir en el mismo país que la vio nacer.

Orlando Mejía Rivera (filósofo): No piensa en un contexto o sitio exacto para su muerte, para él, el mejor consejo que se puede seguir es el del teólogo francés Alanus ab Insulis, quien dijo: “Estudia como si fueras a vivir siempre, vive como si fueras a morir mañana”.

Gloria María Medina Jiménez (escritora): Pensar en su muerte no es algo complejo. Le gustaría morir en Manizales, en la tranquilidad de su cama y con su pareja al lado, mientras mira en el jardín la visita de los pájaros, un espacio con el que siempre ha soñado, compuesto de verde, flor y canto de pájaros mañaneros. Le gustaría morir un martes soleado porque es el día de los hechizos y los conjuros.

Joaquín Mattos Omar (poeta): Como Vallejo le gustaría un día de lluvia, pero que sea domingo, porque es un día tranquilo, a veces desolado, pero le gusta porque: “Permitiría que la música de la lluvia se escuchara con absoluta nitidez y, por tanto, tuviera ese carácter envolvente y protector que se desea en dicho trance”.

Obra

“Vallejo es un poeta universal en la medida en que su obra y sus versos trascendieron; no solo es una referencia en el lenguaje castellano, sino que también se expandió a muchos idiomas y culturas”, afirma Héctor Peña Díaz, escritor y poeta.

Luis Felipe Valencia Tamayo, profesor de literatura de la Universidad de Manizales, dice que Vallejo revolucionó la poesía del siglo XX, pues la liberó de la influencia española que caracterizaba a la literatura de entonces, y logró que en su lugar, aquella poesía plasmara las diferentes situaciones que se vivían en América. Su poesía rompe la cotidianidad y la forma de expresar las ideas, tiene la capacidad de ver el sufrimiento de la humanidad y escribía basado en la experiencia.

El estilo de realidad de Vallejo se refleja en el dolor individual y colectivo que plasma en su obra. “Cuando él publica su libro Trilce, nos demuestra que la poesía podía ir más allá de las instancias del siglo XIX para instalarse en el siglo XX, dejando así las puertas abiertas a nuevos escritores para que exploraran un nuevo lenguaje”, señala Juan Carlos Acevedo Ramos, de la Red Departamental de Bibliotecas Públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *