Deterioro en sede Bicentenario de la Universidad de Caldas afecta estudiantes

UMCentral Unidiario

“Una vez yo estaba en clase y se soltó un aguacero y el encielado se empezó a caer, el salón se empezó a inundar y el profesor canceló la clase”, cuenta Sebastián Marín, estudiante de Licenciatura en Biología y Química sobre la situación de la sede Bicentenario de la U. de Caldas.

El detrimento del inmueble, que tiene más de 20 años y fue comprado por la institución en 2009, se da por la falta de adecuaciones e inversiones.

Jefferson Pineda, estudiante de Sociología y actual representante ante el Consejo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, se refirió al asunto: “El problema es que la infraestructura es demasiado vieja y no cuenta con los parámetros pertinentes de sismo-resistencia y garantías para personas discapacitadas o rutas de evacuación adecuadas.” Cabe aclarar que en esta sede todas las carreras reciben clase.

Pineda asegura que al 2018 la U. de Caldas presenta un déficit de 26.000 millones de pesos (14.000 millones de funcionamiento y 12.000 millones de inversión). Según Pineda, debido a esto es que se le invierte poco a la edificación.

 

El vicerrector administrativo, Manuel Jiménez Ramírez, indicó que el tema de las lluvias se ha manejado y que ya no es un riesgo en el momento; añadió que se han venido corrigiendo algunas áreas que se inundaban por falta de algunos canales para evacuar correctamente la lluvia.

Miguel Botero Villada, arquitecto de la Universidad Nacional, asegura que el edificio presenta claras afectaciones con la humedad por la falta de canales eficientes que permitan que el agua salga correctamente sin comprometer la estructura; adicional comentó: “El inmueble es probable que no cuente con los requisitos de la norma de sismo-resistencia de 2010, razón por la que la estructura no puede garantizar la seguridad de los estudiantes”.

Según el Vicerrector se está trabajando de la mano con las distintas universidades estatales para conseguir que el gobierno aumente los recursos para las instituciones de educación superior públicas y así aumentar las inversiones en infraestructura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *